Estrasburgo, en el corazón de Alsacia

5/5 - (3 votos)

«Entre Francia y Alemania»

Dedico este post a mi amiga Mariluz, con la que hice aquel maravilloso viaje de Interrail en Abril de 2005. Espero que te guste el post de Estrasburgo…¡qué días tan estupendos aquellos!:). ¡Un beso! – Virginia

Estrasburgo es una ciudad situada cerca del río Rin, en el noreste de Francia, en la zona de Alsacia. Es la capital de la región del Gran Este y la sede formal del Parlamento Europeo, así como del Tribunal Europeo de Derechos Humanos o Corte Europea de Derechos Humanos. Se ubica muy cerca de la frontera con Alemania, por lo que posee una cultura y una arquitectura que mezclan influencias alemanas y francesas.

En Estrasburgo estuvimos en Abril de 2005, en el viaje de Interrail que hicimos por Francia y Bélgica. Guardamos un recuerdo magnífico de nuestro paso por esta ciudad. Constituyó sin duda uno de los puntos fuertes del viaje, siempre nos acordaremos de nuestro paso por allí. ¡Fueron días muy especiales y divertidos!.

Estrasburgo es una de las ciudades más importantes de Francia e incluso de Europa, ya que se la reconoce como una de las capitales europeas, junto con Bruselas y Luxemburgo. Posee sitios muy interesantes y, por supuesto, os recomendamos encarecidamente esta visita.

¿Qué ver en Estrasburgo?

Estrasburgo es una ciudad con un casco histórico de cuento, por las casas que lo forman, así como por la majestuosidad de su Catedral. Al ser sede del Parlamento Europeo, es una urbe con una gran actividad en cuanto a la celebración de congresos y actividades culturales como exposiciones de arte o actuaciones musicales, entre otras. Constituye una gran población que hay que vivir in situ y que se puede conocer en dos o tres días.

Aunque por temperatura la primavera y el verano son las mejores épocas para conocer toda la zona de Alsacia, la Navidad es sin duda el momento más especial…y es que los mercados navideños de los que podréis disfrutar son preciosos. Si os gustan estas cosas, ¡os encantará esta experiencia!.

A continuación os enumeramos los puntos que no os podéis perder paseando por esta maravillosa ciudad.

La Petite France

Es sin duda el punto más bonito de Estrasburgo y una de las cosas imprescindibles que visitar en la ciudad. La Petite France es el barrio más pintoresco del casco antiguo de Estrasburgo. Antiguamente los pescadores, molineros y curtidores de pieles vivían y trabajaban en este barrio construido a ras del agua. Sus magníficas casas con entramados de madera datan de los siglos XVI y XVII. Sus tejados inclinados se abren a los desvanes donde antiguamente se secaban las pieles.

Le Petite France

Pasear por las calles empedradas, sentarse en alguna de sus terrazas con vistas o dar un paseo en barco por los canales, mientras se divisan las casas reflejadas en el agua, son solo algunas de las mejores cosas que hacer en este antiguo barrio de pescadores. Entre todas las construcciones típicas de Alsacia de La Petite France destaca la Maison des Tanneurs, una antigua casa de curtidores convertida en restaurante, que os recomendamos no perderos.

Maison des Tanneurs

La Catredal de Notre Dame

A 10 minutos andando de Le Petit France se encuentra la Catedral de Notre Dame. De estilo gótico, construida a lo largo de cuatro siglos, entre el 1015 y el 1439, fue durante más de dos siglos el edificio más alto del mundo con sus 142 metros, que alcanza su campanario. Además de subir a él para disfrutar de las vistas, os recomendamos observar los detalles y esculturas de la fantástica fachada principal de la catedral y entrar en el interior para ver el púlpito, el órgano y sobre todo, un precioso reloj astronómico.

Fachada de la Catedral de Notre Dame de Estrasburgo

La Plaza de la Catedral

En la Plaza de la Catedral, además de ésta, también hay otros puntos de interés. Uno de ellos es la casa Kammerzell, situada en una esquina. Es el edificio medieval mejor conservado y más bonito de Estrasburgo.
Esta casa de tonos oscuros y de estilo gótico se construyó en 1427. Impresiona por sus numerosas ventanas rodeadas de esculturas sacras y profanas, su planta baja de piedra y el ornamentado entramado de madera de los pisos superiores. Para visitar su interior y ver los frescos del pintor Léo Schnug, hay que comer en su restaurante o hospedarse en el hotel, ambos bastante caros.

Casa Kammerzell

En la Plaza de la Catedral también se encuentra el Palacio Rohan de estilo clásico y que alberga en su interior el Museo de Bellas Artes, el Museo Arqueológico y el Museo de Artes Decorativas.

Pont Couverts y la Presa Vauban

Ponts Couverts o Puentes Cubiertos son un grupo de tres puentes y cuatro torres defensivas, que marcan la entrada al barrio de La Petite France. Estos puentes se construyeron entre 1230 a 1250 sobre el río Ill, un afluente del Rin, como defensa para repeler los ataques de los enemigos. Antaño estaban cubiertos por techos de madera, de ahí viene su nombre. Originariamente había cinco torres, pero una se destruyó durante un incendio en 1869.

Pont Couverts

A pocos metros de estos puentes se encuentra la Presa Vauban, cuya finalidad era defensiva al elevar, en caso de ataque, el nivel del río y dificultar el avance del enemigo mediante inundaciones. En el interior de esta presa de 120 metros se pueden ver diferentes esculturas y disfrutar de las vistas desde su terraza a los Ponts Couverts y al barrio de La Petite France.

Presa Vauban

El Barrio Alemán

El Barrio alemán o Barrio imperial, es el resultado de la ampliación de la ciudad realizada por las autoridades alemanas durante su anexión entre los años 1880 y la Primera Guerra Mundial.

Alemania quería hacer de Estrasburgo una ciudad importante dentro de su imperio y construyó una nueva ciudad llena de edificios oficiales y monumentales, al norte del centro histórico. Entre sus edificios más destacados se encuentran la Biblioteca Nacional y Universitaria de Estrasburgo, el Palais du Rhin, el Palais Universitaire y la estación de tren.

Las grandes plazas de Estrasburgo

La Plaza Kléber, situada en la zona comercial, es la plaza principal y la más grande que visitar en Estrasburgo. En ella destacan la estatua del general Kléber, nacido en la ciudad, y el edificio de Aubette de estilo clásico.

Plaza Kléber

Otra de las plazas más famosas de la ciudad es la Plaza Gutenberg que debe su nombre a Johannes Gutenberg, el inventor de la imprenta moderna. En ella una estatua le recuerda.

Plaza Gutenberg

Para llegar a estas dos plazas os recomendamos coger la Rue du Vieux Marché Aux Poissons, una de las más concurridas de la ciudad. Está llena de tiendas y restaurantes. Es un placer pasear por ella.

Las iglesias de Estrasburgo

Entre las iglesias que ver en Estrasburgo podemos destacar dos en concreto, la de Saint-Pierre-le-Jeune y la de San Pablo.

La iglesia protestante de Saint-Pierre-le-Jeune tiene sus orígenes en 1031 y está situada en el centro histórico. En el interior de esta iglesia de estilo gótico se encuentran varias joyas como frescos del siglo XIV, el claustro con columnas del siglo XI, el palco y sobre todo, los vestigios de una antigua iglesia del siglo VII utilizada, en la actualidad, como cripta.

Iglesia de Saint-Pierre-le-Jeune de Estrasburgo

La iglesia luterana de San Pablo, un imponente edificio de estilo neogótico y declarado monumento histórico de Francia, es otra de las iglesias más impresionantes que ver en Estrasburgo.

Iglesia de San Pablo de Estrasburgo

El Barrio Europeo

Es en el llamado Barrio Europeo donde se concentran la sede de varias instituciones de la Unión Europea como el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

A pocos metros de estos edificios se encuentra el Parc de l’Orangerie, el parque más antiguo, perfecto para pasear por los senderos llenos de naturaleza y relajarse haciendo un picnic a la orilla de un lago.

Parc de l’Orangerie

En medio del parque se encuentra el palacete Josephine Pavillon de principios del siglo XVII, que sirvió como residencia real de la emperatriz Josephine y como invernadero de naranjos.

Palacete Josephine Pavillon

Una ciudad muy navideña

Si vais a Estrasburgo en Navidad, como hemos dicho no os podéis perder los mercados navideños. Son planes imprescindibles, disfrutaréis de uno de los mejores ambientes y decoraciones navideñas del mundo.

La mayoría de los 11 mercados navideños, repartidos por las plazas más bonitas de la ciudad, abren del 25 de noviembre al 31 de diciembre, incluido el más antiguo de Francia, que se monta en la Plaza de la Catedral.

Además de este mercado del año 1570, merece la pena acercarse al mercado de la Petite France lleno de productos artesanales, el de la Place Broglie con todo tipo de artículos para Navidad y puestos de comida, el de la Place des Meuniers para comprar productos típicos de Alsacia y el de la Plaza Gutemberg, que cada año va dedicado a un país o región.

La Rue du Vieux Marché Aux Poissons se decora con el famoso cartel luminoso de «Strasbourg, Capitale de Noel».

Transporte en Estrasburgo

Como siempre decimos, caminar es la mejor forma de conocer las ciudades y en Estrasburgo es por supuesto lo que también os recomendamos. El centro no es excesivamente grande y se puede llegar fácilmente andando a todos los puntos de interés.

No obstante, por supuesto hay una amplia red de transporte público, que cuenta actualmente con 6 líneas de tranvía y 30 líneas de autobús que comunican toda el área urbana.

Estrasburgo cuenta con un aeropuerto, situado a 12 km del centro de la ciudad.

Información general de Francia

Otros post relacionados:

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.