Avignon, el corazón de la Provenza

5/5 - (1 voto)

«La ciudad de los Papas»

Avignon es una ciudad y comuna francesa, capital del departamento de Vaucluse, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. Está situada en el margen izquierdo del río Ródano, a unos 653 km al sureste de París.

Esta ciudad fue sede papal de 1309 a 1377 y esta circunstancia la convirtió en la más poderosa de Europa. Ello generó un rico patrimonio arquitectónico y cultural que ha permanecido en buen estado hasta el día de hoy.

La Provenza es famosa por sus diversos paisajes, desde los Alpes en el sur y los valles de Camarga hasta los ondulados viñedos, los olivares, los bosques de pino y los campos de lavanda. Como parte de su atractivo se encuentra Avignon. Estuvimos allí en nuestro viaje de Interrail hace ya muchos años…y aunque solamente pasamos algunas horas, nos pareció un punto interesante que sin duda no deberíais dejar de visitar si os encontráis por esta parte del país. 

¿Qué ver en Avignon?

Aunque Avignon no es excesivamente grande, cuenta con varios lugares interesantes que visitar. Uno o dos días son suficientes para conocer lo más representativo de esta ciudad, que constituye sin duda el corazón de la Provenza francesa. A continuación os enumeramos aquellos puntos que no os podéis perder.  

El Palacio Papal

Es sin duda el punto más importante y una de las razones por las que es conocida esta pequeña ciudad francesa. El Palacio Papal es considerado uno de los edificios de estilo gótico más grandes e importantes de Europa.

Construido entre 1335 y 1352 por el papa Benedicto XII y su sucesor Clemente VI, este imponente palacio forma parte de los 10 monumentos más visitados de Francia. Muestra todo el esplendor que adquirió la ciudad durante la Edad Media, cuando se trasladó la sede papal desde Roma y se convirtió en la capital de la cristiandad.

Tanto el exterior, como el interior, este último albergando salas llenas de frescos impresionantes, os sorprenderán.

Palacio Papal de Avignon

La Catedral de Avignon

Llamada Catedral de Notre-Dame-des-Doms, está situada junto al Palacio de los Papas en la magnífica Place du Palais. Es otro de los lugares que no os podéis perder en Avignon. 

Construida en el siglo XII en estilo románico, esta catedral impresiona a primera vista por la escultura de plomo dorada de 6 metros de la Virgen que corona una de las torres y por el conjunto del edificio. Tiene además algunos detalles impresionantes, como el pórtico de entrada, el precioso mausoleo del papa Juan XXII, la capilla de la Resurrección, el órgano del siglo XVII y el coro tallado en madera.

Catedral de Avignon

La Plaza del Reloj

La Plaza del Reloj o Place de l’Horloge, situada en el corazón del centro histórico, es una de las plazas más bonitas de Avignon. En la actualidad representa uno de los rincones con más ambiente de la ciudad, donde los locales y turistas se sientan en las terrazas de los cafés y restaurantes para tomar algo y disfrutar del ajetreo diario.

Entre los edificios más destacados de la plaza están el Teatro de la Ópera y el Ayuntamiento, ambos del siglo XIX. En este último se conserva un torreón del siglo XIV donde se puede ver el famoso reloj que da nombre a la plaza. 

Plaza del Reloj en Avignon

El Puente de Avignon

También llamado Pont St-Bénézet, está situado sobre el Ródano. Este puente medieval construido entre 1171 y 1185 era utilizado por los peregrinos y comerciantes de camino hacia España o Italia, siempre que las guerras y conflictos armados lo permitieran. Solo permanecen en pie cuatro de los veintidós arcos que tuvo.

El puente también es famoso por la canción popular francesa «Sur le pont d’Avignon», además de por tener en uno de los arcos, la capilla de San Nicolás o de San Bénezet.

Puente de Avignon

Petit Palais

El Petit Palais, declarado Patrimonio de la Humanidad junto con el Palacio Papal, la catedral, el puente y las murallas, es otro de los lugares importantes que ver en Avignon.

Este palacio renacentista fue residencia de diferentes cardenales y obispos durante siglos. En la actualidad es un museo y galería de arte que contiene una valiosa colección de pinturas y esculturas renacentistas de grandes maestros italianos y franceses entre las que destaca «La Virgen y el niño» de Botticelli.

Petit Palais de Avignon

La Rue de Teinturiers

Sin duda la pintoresca calle adoquinada Rue des Teinturiers es uno de los puntos fuertes de Avignon. Rodeada de antiguas casas de piedra, pasear por ella es un auténtico placer para el viajero.

La historia de esta calle es larga. Debe su nombre al trabajo de teñido de la seda y lavado que se realizaba en este lugar entre los siglos XIV y XIX, aprovechando el paso del pequeño canal de la Sorgue. En la actualidad todavía se pueden ver los restos de cuatro molinos de ruedas y algunas de las casa más antiguas de la ciudad como la Maison du IV de Chiffre.

Rue de Teinturiers, en Avignon

Las murallas de Avignon

Avignon cuenta con unas importantes murallas que rodean toda la ciudad. Datan de la época romana y se fueron ampliando durante la Edad Media.

Presentan tan buen estado de conservación que se encuentran entre los mejores ejemplos de fortificaciones medievales de Europa. En la actualidad se pueden ver hasta 36 torres cuadradas y 3 semicirculares, entre las más famosas están la Tour des Chiens y la Tour du Chatelet, además de tres puertas del siglo XIV.

Las murallas de Avignon

La Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro de estilo gótico y construida entre 1358 y 1524, es un monumento histórico, que tiene el título de basílica menor. Es una iglesia imponente. La fachada está enmarcada por dos torres y sus trabajadas puertas de madera. En el interior se encuentran hasta seis capillas.

Cerca de esta basílica está el mercado central. Posee un jardín vertical en una de las fachadas y un interior lleno de puestos de productos franceses de buena calidad.

Fachada de la entrada de la Basílica de San Pedro, en Avignon

Otros puntos de interés en Avignon

Además de lo comentado anteriormente, que son los puntos principales e imprescindibles, Avignon cuenta con otras atracciones, como son las siguientes:

  • Jardines des Doms. Es un parque situado en la parte más alta de la ciudad. Es perfecto para descansar, relajarse y disfrutar de unas bonitas vistas
  • Museo Calvet. Situado en un bonito palacio del siglo XVIII, este Museo Arqueológico y de Bellas Artes está entre los más importantes de Francia. Los amantes de estas ciencias son los que sin duda más disfrutarán allí
  • Isla de la Barthelasse. Constituye la isla fluvial más grande de Europa y es estupenda para dar un paseo en bicicleta por ejemplo
  • Iglesia Saint Didier. Es uno de los templos góticos más antiguos y bonitos de la ciudad. Sin duda merece una visita

Visitas cercanas

Desde Avignon se pueden conocer otros sitios muy interesantes. Aunque nosotras no pudimos verlo, un lugar que muchos recomiendan es Aix-en-Provence. Es la ciudad natal del pintor posimpresionista Paul Cézanne. Ya solamente por ese dato está claro que merece una visita. ¡En nuestro caso la dejamos para la próxima vez que vayamos por esta zona!.

Transporte en Avignon

Avignon no es una ciudad grande, la parte de atracciones turísticas se puede recorrer fácilmente caminando y, por supuesto, es lo que recomendamos.

En nuestro caso llegamos y nos fuimos en tren. Por supuesto si disponéis de coche, ello os permitirá desplazaros con facilidad a otros puntos de interés en los alrededores, ya que es una buena base para hacer excursiones por la Costa Azul y la Provenza, dos de las zonas más visitadas del sur de Francia. 

Los aeropuertos más cercanos son los de Marsella y Montpellier. 

Información general de Francia

Otros post relacionados:

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.