Tour por Marruecos, paisajes de película

5/5 - (3 votos)

«Un fin de año distinto»

Marruecos cuenta con ciudades increíbles, sin embargo, en cualquier viaje que se tercie por este impresionante país no debería faltar una ruta por sus magníficos paisajes. Nosotras lo teníamos claro para el viaje que hicimos en las Navidades de 2017. Queríamos pasar la Nochevieja en el desierto…esa experiencia la teníamos en mente desde hacía tiempo. Despedir el año de una forma diferente y exótica es una cosa que nos atraía. Así que planeando la escapada contactamos con la agencia local Tour por Marruecos para definir un poco las fechas y lo que nos apetecía ver.

Alicia y Kada en seguida nos ofrecieron un itinerario que se ajustaba a lo que andábamos buscando. Con salida desde Marrakech, estaríamos 4 días en 4×4 admirando desde las históricas kasbahs hasta los imponentes paisajes y dunas del desierto, todo ello con el Atlas de fondo. Así que no dudamos y lo contratamos. La experiencia con esta agencia fue fantástica y repetiríamos sin duda….¡muy muy recomendable!.

Ruta por Marruecos

A continuación os comentamos lo que vimos cada día y cómo fue la ruta de nuestro tour por Marruecos. Tenemos muchas fotos de todo el recorrido…¡nos costó seleccionarlas!:).

Día 1: de Marrakech a Ait Ben Haddou

El 29 de Diciembre nos recogió en nuestro Riad de Marrakech el conductor y guía que nos acompañaría en el recorrido. Con él fuimos a buscar al resto del grupo. El viaje lo íbamos a hacer 6 personas. Aprovechamos desde aquí para mandar un abrazo a Ricardo, Ana, Diego y Catalina, con los que pasamos muy buenos ratos en aquellos días:).

Tras estar ya todo el grupo junto, comenzamos nuestro tour por Marruecos. La primera noche la pasaríamos en Ait Ben Haddou, así que la idea era parar en distintos puntos hasta llegar allí. El paisaje en esta primera parte del trayecto todavía era algo verde y con aspecto mediterráneo. Tras hora y pico de camino, hicimos parada en el café Tizi Ait Barka para estirar las piernas.

Tras esta parada continuamos. Hicimos otras un poco más adelante, la verdad es que el paisaje era precioso, con tonos rojizos y bastante vegetación. Hacía un sol radiante y la temperatura era perfecta. Se notaba ya la altitud, estábamos en plena zona del Atlas.

De esta manera llegamos a Tizi n’Tichka, o alto de Tichka, el paso de carreteras más alto del Norte de África, con 2260 metros de altura. Además de contemplar los bellos paisajes, también paramos a hacer algunas compras de productos de Argan, elaborados con el aceite del mismo nombre y muy famosos en Marruecos. Nos dieron una magnífica explicación de cómo se elaboran las distintas esencias, cosméticos y jabones.

Nuestra siguiente parada fue para visitar una Kasbah. Las Kasbah son espacios fortificados de origen bereber. Era un lugar donde las personas se protegían contra ataques e intrusos, pero también donde podían protegerse de las tormentas de arena o del exceso de frío que pudiera matar al ganado. Hoy en día constituyen un lugar de visita obligada en cualquier tour por Marruecos que se tercie.

Las fortalezas de este tipo son conjuntos arquitectónicos construidos de adobe y barro, coronados por torres que sirven de defensa, en lo que podría considerarse el equivalente a los castillos medievales. Estas Kasbahs fueron antiguamente grandes pueblos bereberes en el desierto de Marruecos, amurallados y diseñados con el objetivo de defender las casas, las cosechas y los palmerales que crecen junto a sus cauces. Estos pueblos formaban grandes comunidades agrarias y mercantiles con una visión muy particular sobre el Islam.

Es muy famosa la «Ruta de las Mil Kasbahs», desde la cordillera del Atlas hasta el desierto del Sáhara marroquí. En nuestro tour veríamos algunas de dicha ruta. La Kasbah que visitamos en aquel primer día fue la Kasbah de Telouet. 

Kasbah de Telouet

Tras cruzar el Atlas por Tizi-n-Tichka salimos de la carretera N9 para ir por un camino de tierra hasta el pueblo de Telouet.

La Kasbah de Telouet está a 1650 metros de altitud. Se encuentra situada a 136 km de Marrakech y a 107 km de Ouarzazate. Esta kasbah es muy popular entre los marroquíes y no tanto entre los turistas, ya que está un poco alejada de la denominada «Ruta de las Mil Kasbahs». De todas formas el guía nos informó de que es una de las más bonitas.

Este lugar era uno de los pasos del Atlas en la ruta de caravanas entre el valle del Drâa y el África subsahariana. El pueblo ha estado habitado desde la antigüedad. Hasta hace relativamente poco, mitad del siglo XX, era una de las paradas de las caravanas entre Marrakech y Ouarzazate y viceversa.

Esta Kasbah es conocida tanto por el nombre del lugar como por el último señor feudal que vivió allí junto a su familia, el Thami El Glaoui, también llamado «El Señor del Atlas». Gobernó en El Atlas con mano de hierro, e hizo tantos enemigos como fortuna. Sus intrigas familiares y palaciegas hicieron derrocar a dos sultanes que llevaron a la quiebra a Marruecos, Moulay Abdelaziz y Moulay Hafid. Dejaron el país en la miseria y en el más absoluto caos, lo que facilitó la llegada del protectorado francés.

Aquí os dejamos algunas fotos de la Kasbah, ¡espectacular!.

Comida y fin del día

Tras visitar la Kasbah de Telouet, nos dirigimos a comer a un lugar cercano, llamado Le Palace de Telouet. ¡Nos encantó la comida!. Increíble, un lugar acogedor y perfecto para después de la magnífica visita que habíamos hecho.

Al terminar, nos dirigimos al lugar donde pasaríamos la noche. Estaba ya cayendo el sol y los paisajes de nuestro alrededor ya eran muy desérticos. Los tonos ocres y marrones resaltaban con la luz, ofreciendo unos contrastes muy llamativos.

Nuestro alojamiento estaba ubicado en Ait Ben Haddou y se llamaba Hotel La Rose du Sable. El sitio estaba fenomenal. Allí cenamos con el grupo y nos dispusimos a descansar tras este primer día de nuestro tour por Marruecos.

Día 2: De Ait Ben Haddou a Dades

El segundo día nos levantamos temprano y, tras disfrutar del magnífico desayuno del hotel, nos dispusimos a visitar la Kasbah de Ait Ben Haddou. Es una de las más famosas de la zona y nunca falta en cualquier tour por Marruecos.

Kasbah de Ait Ben Haddou

Ait Ben Haddou, o Ait Benhaddou, como algunos escriben, es una kasbah espectacular, a modo de poblado de arcilla y piedra con edificios rodeados por grandes murallas. La cercanía de la Kasbah Ait Ben Haddou y Marrakech (unos 190 kilómetros de distancia) convierten a esta fortaleza en una excursión habitual por turistas procedentes de la «ciudad roja». Por todo ello, se trata de uno de los puntos más bellos del país y un lugar de visita obligada para quienes tengan previsto conocer el desierto de Marruecos y el sur del país norteafricano.

La verdad es que nos llamó mucho la atención. Escenario de rodaje de algunas películas, como «Juego de Tronos» y «Gladiador», la visita no tiene desperdicio. Muy turística, eso si. Aunque nos pareció más auténtica la del día anterior, no cabe duda que Ait Ben Haddou es un lugar que nadie se debe de perder. ¡Aquí os dejamos algunas fotos!:).

Ouarzazate

Tras visitar la Kasbah seguimos el camino y llegamos a Ouarzazate. Este nombre tiene su origen en una frase árabe que significa «sin ruido». Esta ciudad es conocida también como «El Hollywood de África». Alberga varios estudios de cine entre los que se encuentran unos de los más grandes del mundo, los Atlas Studios.

Aunque nosotros no la hicimos por falta de tiempo, la visita de los estudios Atlas es totalmente recomendable y supone un paseo a lo largo de la historia del cine. Películas como «La Joya del Nilo», «Asterix y Cleopatra» o «Los Diez Mandamientos» fueron rodadas en estos estudios.

Nuestra parada en Ouarzazate fue rápida ya que teníamos todavía bastante recorrido por delante.

En Ouarzazate

Vista de los «Atlas Studios»

Continuamos el camino hasta llegar a la Kasbah de Amridil, la siguiente que veríamos en el tour. 

Kasbah de Amridil

La Kasbah de Amridil se encuentra en el valle de Skoura y data del siglo XVII. Es una maravilla de edificación de barro que se halla bien restaurada, aunque no es posible hacer la visita a toda la Kasbah. El núcleo principal permanece cerrado al público, limitándose la visita a un anexo y a varios patios donde pueden verse numerosos objetos de la vida cotidiana.

Esta Kasbah se construyó por orden de la familia Nassiri y hoy en día sigue siendo la propietaria y la responsable del mantenimiento y su restauración.

Tras visitar la Kasbah comimos cerca, en el restaurante Almanadir. Está ubicado en la zona conocida como «El valle de las Rosas» (El Kelaa M’gouna). Una vez más, la comida estuvo fenomenal….¡y es que la gastronomía marroquí es otro de los puntos fuertes del viaje claro!.

Ya con las pilas recargadas, nos dirigimos al alojamiento que teníamos reservado para aquella noche, en la zona de Dades. Es el Riad des Vieilles Charrues. ¡Fue una estupenda elección!:). Recomendable 100%.

Día 3: De Dades a Erg Chebbi

A la mañana siguiente y, tras desayunar en el hotel, emprendimos el camino hacia Todra. ¡Hacía muchísimo frío!.

Las Gargantas del Todra

Situadas en el lado este de las montañas del Alto Atlas de Marruecos, las Gargantas del Todra son reconocidas mundialmente por ser uno de los cañones rocosos más espectaculares. Estas gargantas se encuentran a tan solo unos 25 kilómetros al norte de la ciudad de Tinghir. La carretera que conduce a las gargantas ofrece preciosos paisajes, como Assoul o Ighri así como una bella vista del majestuoso palmeral.

Los acantilados de la garganta cada año atraen a muchísimos escaladores que vienen a disfrutar de su pasión. Las Gargantas del Todra son un lugar que goza de gran reputación entre los escaladores, sobre todo europeos (españoles y franceses en su mayoría), aunque en la actualidad se haya convertido en una enorme escuela. También vienen muchos turistas a refrescarse y disfrutar de los bellos paisajes de la zona. Aquí os dejamos algunas fotos de la visita de Todra durante nuestro tour por Marruecos.

Maravillados con la visita a Todra, la siguiente parada fue en un sitio de souvenirs donde nos compramos unos pañuelos y nos los pusimos enrollados en la cabeza, como se llevan allí. ¡Fue divertido!:).

Después, continuamos el camino y paramos de nuevo cerca, donde había unos orificios en el suelo. ¡Ya no nos quitamos el pañuelo en todo el día!.

Comida en casa de nuestro guía

Tras esta parada llegó la hora de comer. Nuestro guía, que era encantador, nos comentó que nos invitaba a comer en su casa con su familia. Él era de un pueblo cercano, así que hacia allí nos dirigimos. ¡Fue una experiencia super bonita!. El degustar la gastronomía típica de un país en casa de un local es sin duda una de las mejores cosas que hay para adentrarse en una cultura. ¡Siempre recordaremos el cuscús que nos tomamos allí!. ¡Estaba impresionante!. Fue desde luego uno de los mejores momentos de nuestro tour por Marruecos.

La verdad es que pasamos muy buenos momentos en el grupo. Tras la comida, de hecho, paramos en un sitio de chilabas y trajes típicos. Nos vestimos y nos hicimos algunas fotos. ¡Aquí os las dejamos!:).

Llegada a Merzouga

Con la risa de este buen momento en el cuerpo, nos dirigimos ya hacia Erg Chebbi, donde pasaríamos la Nochevieja.

Erg Chebbi, el desierto de dunas más grande de Marruecos, se encuentra cerca de la localidad de Merzouga. Allí estaba el hotel de donde partiríamos en dromedario hasta el punto en el que pasaríamos la Nochevieja, en medio de las dunas. Al llegar al hotel nos comentaron que solo debíamos llevar lo imprescindible para pasar la noche, por lo que todo nuestro equipaje lo dejamos allí. Los dromedarios estaban ya preparados para ir a la zona donde estaba ubicado el campamento. Los tomamos y pusimos rumbo hacia las dunas de Erg Chebbi. El recorrido duró como una hora. No era la primera vez que montábamos en dromedario…¡ya lo habíamos hecho en Marrakech!:).

Nochevieja en el desierto

Cuando llegamos con los dromedarios, nos comentaron cuál era nuestro alojamiento en el campamento, el cual estaba formado jaimas, las tiendas de campaña que utilizan los nómadas árabes. Había bastantes turistas, de distintas nacionalidades. Ya más caída la noche hicieron una hoguera y un grupo local empezó a tocar con instrumentos tradicionales. La verdad que fue una experiencia muy curiosa, el ver a tantas personas juntas, que se acababan de conocer, cantando y bailando, celebrando la llegada del nuevo año. Hacía muchísimo frío…¡eso si!:).

Tras terminar la fiesta nos fuimos a dormir. En nuestra jaima solo estábamos nosotros 6. Pasamos muuuuucho frío…¡pero aún así mereció totalmente la pena!. ¡Nunca olvidaremos la llegada del 2018!:).

Día 4: De Erg Chebbi a Marrakech

El 1 de Enero nos levantamos para ver el amanecer. En fin, os podéis imaginar…la estampa era preciosa. Los colores rojizos y azules empezaban a asomar en el horizonte. Hemos visto la salida del sol en distintas partes del mundo y siempre es un momento que disfrutamos mucho.

 

Cogimos de nuevo los dromedarios y volvimos al hotel, donde pudimos disfrutar de un estupendo desayuno. Al terminar, nuestro guía vino a buscarnos de nuevo para emprender el último día del tour por Marruecos. Era la jornada que más kms íbamos a hacer, ya que debíamos volver a Marrakech y estábamos bastante lejos.

Pasamos por Rissani, aunque no paramos. Continuamos hacia el Valle del Draa.

El Valle del Draa

El Valle del Draa tiene 200 km de longitud y se encuentra entre las poblaciones de Agdz y Zagora. Al igual que el Valle de Dades, es el nombre del propio río quien también le da nombre. Este valle es verde y hermoso, contiene miles de palmeras datileras y está salpicado de Kasbahs.

El río Draa es el más largo de Marruecos y a su paso riega los campos de cereales, verduras, henna, árboles frutales, las más de las 16 variedades de palmeras datileras, etc. En el Valle del Draa hay 1,5 millones de palmeras. Es el segundo palmeral de África, el mayor es el del Nilo. Prácticamente toda la provincia de Zagora vive de manera directa o indirecta de la producción de henna y de los dátiles, en menor medida de otros frutales y poco del turismo.

¡Aquí os dejamos unas cuantas fotos!. Algunas las tomamos desde el coche y otras desde el restaurante donde comimos, el restaurante Ennakhile, en el pueblo de Nkob. Es una antigua kasbah convertida en hotel y también restaurante. Es muy grande y turístico. La comida está buenísima y lo mejor es la terraza que tiene…las vistas son magníficas.

Tras la comida hicimos otra parada, en una zona donde la tierra era rojiza y estaba bastante erosionada.

Llegada a Marrakech y final del tour

Ya de noche llegamos a Marrakech. Así terminó nuestro magnífico tour, del cual guardamos un recuerdo increíble y, por supuesto, os animamos a que lo hagáis. El recorrido fue un auténtico viaje en todos los sentidos que nos permitió adentrarnos más en la cultura marroquí.

Totalmente recomendable la agencia local con la que lo contratamos. Muchas gracias a Alicia y Kada por esta experiencia tan sumamente gratificante.

Nos despedimos con otra foto del grupo. Muchos saludos para todos y…¡¡FELIZ AÑO!!:).

Información general de Marruecos

Otros post relacionados:

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.