Gastronomía marroquí

5/5 - (1 voto)

La  gastronomía marroquí se presenta como una de las más interesantes y variadas del mundo. Su esencia está marcada por el cuscús, verduras, distintos tipos de carnes y la constante mezcla de dulces y salados con diversas especias. Son muy populares las aceitunas, las veréis siempre, ¡en algunos sitios las ponen hasta en el desayuno!. Las sirven junto con el famoso pan marroquí…¡que está buenísimo!. Lo presentan en hogazas y es bastante tierno además de esponjoso. Tiene un sabor algo dulce y lleva pepitas de sésamo…¡no podréis dejar de comerlo!.

En cuanto a las frutas, abundan las naranjas, los plátanos y las manzanas...y si hablamos de bebidas, el té es por supuesto la más común.

No os debéis perder los siguientes platos típicos de la gastronomía marroquí en vuestro viaje a este fascinante país.

Cuscús

El cuscús (semilla de sémola de trigo) es el plato nacional marroquí. Está cocido y se acompaña por verduras, carne de cordero, ternera o pollo. Suele prepararse en las casas los viernes, su día libre, dedicado habitualmente a rezar en las mezquitas, ir al hamman y pasear con las familias. ¡Está riquísimo!. Os dejamos en este enlace la receta para prepararlo:).

Tajín

El Tajín (tajine) es otro de los platos de la gastronomía marroquí que encontraréis por todos sitios. Al igual que el cuscús, podréis comerlo a un precio bastante económico en cualquier restaurante. La cantidad suele ser considerable, por lo que se puede compartir entre dos. Se llama tajín al recipiente de barro en que se sirve. El guiso puede ser muy variado, siendo el más común el de pollo.

Pastela

¡Nuestro preferido!. Es un plato muy elaborado, con capas de hojaldre rellenas de láminas de carne de pollo o paloma, intercaladas con pasta de almendra, todo ello horneado y aderezado con canela y azúcar glas. Ofrece un perfecto equilibrio entre lo dulce y lo salado.

Bissara

Muy popular también, es un plato muy sencillo. Es un simple puré de habas con un generoso chorro de aceite de oliva que podréis ver que sirven en multitud de lugares durante el desayuno o como acompañante de otros platos. No perdáis la oportunidad de comerlo acompañado del esponjoso pan marroquí.

Ensalada marroquí

La encontraréis en todos los sitios. Aunque los ingredientes pueden variar un poco, lo normal es que lleve tomate, cebolla y pepino, todo picado. Está bastante buena.

Harira

Esta sopa es muy apreciada por utilizarse para romper el ayuno durante los días de Ramadán dado su gran aporte calórico. Está hecha con carne de cordero o ternera, legumbres y tomate, condimentada con pimienta negra, cilantro y jengibre. Se suele acompañar con dátiles.

Kefta

Es carne picada aderezada con piñones, cebolla, ajo, perejil, pimentón picante, cominos y aceite de oliva. La kefta se sirve de diferentes formas y todas están buenísimas.

Touajen y Hout

Para los amantes de los sabores intensos, el Touajen será su plato, un estofado de carne de cordero o pollo en escabeche. También se puede hacer con pescado, pero en este caso se llama Hout.

Zaalouk de berenjenas

Es una de las tan típicas y riquísimas ensaladas de Marruecos, especialmente de la ciudad de Fez. También se conoce como caviar de berenjenas. El plato consiste en berenjena hervida y cocinada con un sofrito de tomate y ajo. Después se condimenta con cominos, pimentón rojo dulce y zumo de limón. Todo esto se deja enfriar y se añaden aceitunas negras, cilantro picado, aceite de oliva, sal, ¡y listo para comer!.

Mechui

Es cordero entero asado lentamente en un horno de tierra hasta que la carne se desprenda fácilmente con las manos. Se sirve acompañado con cuscús, almendras y ciruelas. Suele incluirse en el menú de las ocasiones, días festivos o cuando tienen invitados.

Djaja Mahamara

Es un pollo estofado con pasas, sémola, almendras y pasas, que tampoco debéis dejar de probar.

Dulces marroquíes

Los dulces y postres son también increíblemente ricos, como el famoso kaab el ghzal o cuerno de gacela. Suelen ofrecerse junto con té verde como símbolo de hospitalidad. No perdáis la oportunidad de ser educados y disfrutar de su repostería. Hay muchas pastelerías donde venden variedad de dulces, muchos de ellos con dátiles y chocolate. Abundan también bastante los crepes. ¡Están buenísimos!.

En la mayoría de los sitios, casi siempre se incluye fruta como postre tras la comida (naranjas, manzanas, plátanos).

Marcar el enlace permanente.

2 comentarios

  1. Magnifico trabajo, enhorabuena, dan ganas de ir rápidamente a conocer el País, nosotros ya estuvimos allí y no nos importaría volver, recomendamos su visita, esta muy bien explicado como es Marruecos en general, después cada uno que elija que prefiere ver. Recuerdo que el guía que nos toco muy simpatico, hablaba perfectamente Español y nunca había estado en España pero nos dijo que Marruecos históricamente siempre había estado muy cercana a España.

    • Desde luego! Es un país increíble y con muchos contrastes. Además, siempre que hemos ido nos han tratado fenomenal, la gente es muy amable y entrañable. Es un destino para redescubrir una y otra vez. Volveremos sin duda!
      Muchas gracias 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.