Innsbruck, entre increíbles montañas

«El corazón del Tirol»

Innsbruck, capital del Tirol en los Alpes, seduce por su rico patrimonio y su impresionante paisaje.

Esta pequeña y acogedora ciudad austriaca medieval ofrece una mezcla muy interesante. Alterna edificios históricos y una arquitectura innovadora, aportando un contraste muy atractivo que encandila cuando se visita.

Está localizada cerca de la frontera con Alemania, por lo que podréis llegar fácilmente tanto si estáis en Austria, como visitando la zona sur del país germano.

Recomendamos visitar Innsbruck por su gran belleza y sobre todo por ese impresionante entorno entre montañas. En verano disfrutaréis con días no excesivamente calurosos. En invierno y el resto de estaciones, su ubicación la hace perfecta para practicar varios deportes, por tanto ofrece muchas oportunidades en ese sentido. ¡Animaos a visitarla, no os defraudará!.

¿Qué ver en Innsbruck?

Un día o dos son suficientes para visitar Innsbruck. A continuación os detallamos los principales puntos de interés.

Maria Theresien Strasse

Maria Theresien Strasse es, además de la principal calle comercial, una de las más bonitas. Comienza en el Arco del Triunfo. A lo largo de ella se pueden ver la Columna de Santa Ana, la Antigua Sede de la Junta Regional, la Iglesia del Hospital y la Iglesia de los Siervos. Termina en el famoso «Tejado de oro» (Goldenes Dachl). Este edificio se construyó a finales del siglo XVI para celebrar el segundo matrimonio del emperador Maximiliano I. Los 2567 azulejos de cobre bañados en oro que cubren el tejado de 16 metros de ancho sirvieron para intentar acallar los rumores de problemas financieros en la época. Hoy en día es considerado el símbolo de la ciudad.

Maria Theresien Strasse, en Innsbruck

Tejadillo de oro, en Innsbruck

El palacio de Hofburg

Es un antiguo palacio de los Habsburgo, considerado uno de los tres edificios más significativos culturalmente en el país, junto con el Hofburg y el Palacio de Schönbrunn, en Viena. El Gran Salón es una de las atracciones que no os podéis perder en él. Además, en la sala de los retratos, se encuentra una pintura de María Antonieta, la hija número 15 de la Emperatriz María Teresa.

Palacio Hofburg, en Innsbruck

La Iglesia Hofkirche

Es otra de las visitas imprescindibles en Innsbruck. A pesar de que Maximiliano I, uno de los emperadores del Sacro Imperio Romano, se encuentra enterrado en el centro de Viena, la iglesia Hofkirche, también llamada «iglesia de la corte», alberga su ornamentado cenotafio, cortesía de su nieto.

La Catedral de Santiago

Esta estructura barroca de principios del siglo XVIII es uno de los monumentos más importantes de la ciudad. En el interior podréis admirar sus bellos frescos y molduras de estuco, así como unas interminables columnas rosas.

El Palacio de Ambras

Es un castillo y palacio renacentista. Situado en las colinas que custodian la ciudad, el Salón Español en el Bajo Castillo contiene 27 retratos de regentes tiroleses. El Alto Castillo alberga 300 pinturas de la familia real de los Habsburgo.

Palacio de Ambras, en Innsbruck

El zoo alpino de Innsbruck

Podéis tomar el funicular híbrido de la ciudad para visitar el zoo más alto de Europa. Lo mejor del parque son su flora y fauna alpina, con 2.000 animales que incluyen osos, linces y unos 200 tipos de aves.

El trampolín de salto de esquí de Bergisel

El salto de esquí de Bergisel ofrece unas vistas increíbles sobre la ciudad, a 250 metros de altura. Aquí se celebraron los Juegos Olímpicos de Invierno de 1964 y sigue albergando competiciones deportivas anuales.

Trampolín de salto de esquí de Bergisel, en Innsbruck

¿Dónde alojarse en Innsbruck?

En un viaje de este estilo os recomendamos sin duda alojaros en pleno corazón del Tirol. Nosotras estuvimos en el Hotel Tyrolis, situado en el centro de la pintoresca localidad de Zirl, a 10 km al oeste de Innsbruck. Ofrece preciosas vistas a la montaña. Muy muy recomendable.

Transporte en Innsbruck

Innsbruck es una ciudad pequeña que se puede recorrer perfectamente caminando y es como se debe hacer. De esta manera disfrutaréis de sus encantadoras calles y plazas de ensueño.

Información general de Austria

Otros post relacionados:

Salzburgo, música y bailes

«La encantadora ciudad de Mozart»

Salzburgo es la ciudad natal del gran maestro Mozart declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. ¡No podéis dejar de visitarla si vais a Austria!.

Recordada siempre por ser el escenario de la famosa película «Sonrisas y Lágrimas», Salzburgo enamora al visitante. En pleno corazón de los Alpes, pequeña y acogedora, atrae a conocerla.

Está dominada por la gran Fortaleza de Hohensalzburg desde donde se contempla una hermosa vista. ¡Posee un casco antiguo medieval que parece sacado de un cuento!. Sus pequeñas callejuelas, rodeadas por edificios de la Edad Media, románicos y barrocos, son la mejor muestra del paso del tiempo. Recorrer el centro disfrutando de sus rincones y sus encantadoras plazas resulta un auténtico placer para el viajero.

En nuestra opinión la visita a Salzburgo es totalmente imprescindible en vuestro viaje a Austria.

¿Qué ver en Salzburgo?

Uno o dos días son suficientes para conocer lo más representativo de esta bella ciudad austriaca. Los puntos que no podéis dejar de visitar son los siguientes.

Fortaleza de Hohensalzburg

Construida en el año 1077, es la fortaleza que mejor se conserva de Europa. En el interior se pueden recorrer las habitaciones decoradas con piezas medievales y un museo dedicado a los elementos de tortura de la época.

Vista de la ciudad de Salzburgo desde la fortaleza de Hohensalzburg

La casa natal de Mozart

Inaugurado en 1880, el museo ubicado en la casa en la que nació el compositor se ha convertido en lugar de peregrinación para los amantes de la música. Aún se conservan las estancias con su aspecto original, en las que se muestran los instrumentos que pasaron por las manos del artista.

La Catedral de Salzburgo

Con una atractiva fachada y una enorme cúpula de estilo italiano, la Catedral de Salzburgo es el edificio religioso simbolo de la ciudad.

Catedral de Salzburgo

El Palacio de Hellbrunn

Construido en 1612 como residencia de verano para el Príncipe-arzobispo Markus Sittikus, el Palacio de Hellbrunn es una joya arquitectónica rodeada por un maravilloso entorno.

El Museo de Salzburgo

El Museo de Salzburgo ofrece una visión completa de la ciudad a lo largo de su historia. Para aquellos interesados en conocerla de un modo entretenido, es sin duda una visita muy recomendable.

El Palacio de Mirabell

Fue construido en 1606 por el príncipe-arzobispo Wolf Dietrich. Sus jardines son una auténtica delicia. Allí se rodaron algunas de las escenas de la película musical «Sonrisas y Lágrimas».

En su interior, «La sala de mármol», antiguo salón de baile del príncipe-arzobispo, se considera en la actualidad como “uno de los salones de boda más hermosos del mundo”. En él ya tocaron Leopoldo Mozart y sus hijos Wolfgang y Nannerl. Hoy en día se celebran aquí con regularidad bodas, conferencias y homenajes. Esta sala es también escenario de los expresivos conciertos del Palacio Mirabell. «La escalera de los ángeles”, que conduce a la Sala de Mármol, está decorada con muchos querubines.

Jardines del Palacio de Mirabell, en Salzburgo

Un plan muy recomendable

Una de las actividades que recomendamos en vuestra visita a Salzburgo es sin duda asistir a un teatro de marionetas. Muy común en toda esta parte de Europa, es un espectáculo único y original que no os dejará indiferente. Nosotras tuvimos la oportunidad de ver «El barbero de Sevilla» y nos encantó.

Aunque existen distintos lugares en la ciudad para verlos, uno de los más famosos es el Salzburg Marionette Theater. Las entradas se pueden comprar por Internet, pero es recomendable que os acerquéis a la Oficina de Turismo para que os comenten las distintas programaciones y sitios donde ofrecen el espectáculo.

Transporte en Salzburgo

La ciudad es totalmente asequible para recorrerla a pie y disfrutar de sus rincones y calles de ensueño. Es por supuesto lo que recomendamos, caminar y descubrir su esencia.

Salzburgo cuenta con su propio aeropuerto aunque es pequeño. Para llegar desde Viena es muy sencillo. Los trenes entre la capital austriaca y Salzburgo tardan una media de 2 horas y 30 minutos en realizar el recorrido y tienen salidas prácticamente cada hora.

Información general de Austria

Otros post relacionados:

Cine y Literatura en Austria

El cine austriaco

El cine austriaco ha sido internacionalmente conocido por escenificar reales dramas sociales premiados en varios festivales desde los 90.

Cuando hablamos de cine austriaco muchos piensan en el que, actualmente, es uno de los directores más famosos a nivel mundial: Michael Haneke (1942). Aunque nació en Munich, lleva gran parte de su vida viviendo en Austria.

El estilo de Haneke es francamente turbador e inquietante. Sus películas han sido catalogadas por muchos como demasiado duras. Se incluye en muchas de ellas una violencia no explicita que es lo que las hace más aterradoras si cabe. En los últimos años, recibió grandes elogios por parte de las críticas en gran parte de sus cintas. Su película «Amor» («Amour», 2012) consiguió el Oscar a mejor película de habla no inglesa.

Cartel de la aclamada película «Amour», de Michael Haneke

Además, entre las más sobresalientes producciones de otros directores austriacos de los últimos años destacamos «Los Falsificadores» («Die Fälscher») de Stefan Ruzowitzky. Ganó el Óscar a Mejor Película en habla no inglesa en 2007.

Por otro lado, hay varias películas que retratan la ciudad de Viena en distintas épocas de la historia. Si tuviésemos que seleccionar un par, aunque muy distintas, serían las siguientes: la inglesa «El tercer hombre» (Carol Reed, 1949), donde vemos la Viena de los comienzos de la Guerra Fría, y la americana «Antes del amanecer» (Richard Linklater, 1995), en la que se ve bastante bien reflejada la Viena de los 90. Recomendamos sin duda ambas cintas.

La literatura austriaca

Si hablamos de literatura, la austriaca ha destacado bastante durante el siglo XX. En 1981, Elias Canetti (1905-1994) recibió el Premio Nobel de Literatura. Si bien su lugar de nacimiento corresponde actualmente a Bulgaria, pasó mucho tiempo, especialmente en el período de entreguerras, en Viena. Allí escribió todos sus libros en alemán. Sus obras más importantes son la novela «Auto de fe» (1936), su ensayo antropológico «Masa y poder» (1960) y su vasto Diario. Sus tres volúmenes de memorias brindan un amplio panorama de la sociedad austríaca antes de la Segunda Guerra Mundial.

Elias Canetti

Otra autora austriaca famosa es Elfriede Jelinek (1946). En 2004 recibió el Premio Nobel de Literatura. Sus obras comprenden novelas tales como «El profesor de piano», «Lujuria» y «Los niños de los muertos», así como piezas de teatro, «Clara S, «Burgtheater» y «Bambiland». En los 60, comenzó a escribir poesía y relatos.

Gastronomía austriaca

La gastronomía austriaca se considera como una de las más variadas del mundo. Uno de los platos típicos es el wiener schnitzel, o escalope vienés. Es un filete de carne empanada, frito en manteca en lugar de aceite.

Típico wiener schnitzel

Muchos platos de la gastronomía austriaca fueron en su día importados. La mayoría proceden de países que pertenecieron al Imperio Austro-Húngaro. Así hoy en día podemos encontrarnos los famosos gulashgolatschen (bollos) y diferentes variedades de knödel (albóndigas).

Los postres más típicos

En cuanto a los postres, aunque de los que más hemos oído hablar son seguramente la tarta Sacher y el Apfelstrudel, hay además otros muchos conocidos. Entre ellos, podemos destacar los siguientes.

Kaiserschmarrn

Son una especie de panqueques gruesos y caramelizados que se cortan en trozos y se sirven con una salsa o compota de ciruelas (en esto hay variaciones, pero la fruta más común elegida es esa).

Kaiserschmarrn austríaco

Buchtel

Son unos bollitos de masa con levadura y rellenos de mermelada deliciosos. En algunos sitios los sirven también con salsa de vainilla por encima. Son originarios de la región checa de Bohemia, pero como todo lo bueno en gastronomía se extendieron y son populares en otros países como Eslovenia, Serbia, Hungría y Croacia.

Palatschinke

Son una especie de crepes, muy parecidos a los franceses aunque con diferencias notables en la receta. Se sirven sobre todo en Viena, rellenos de una crema de huevo, requesón, vainilla y pasas.

Palatschinke típico vienés

Salzburger Nockerl

Como su nombre indica, es característico de Salzburgo. Es un bizcocho con forma de tres bolas, hechas a base de yema de huevo, harina, azúcar, sal, vainilla y leche. La masa se mezcla cuidadosamente, formando las bolas que se hornean a fuego lento y se sirven calientes con azúcar espolvoreada por encima.

 

Viena, la capital señorial

«La ciudad de los sueños y la música»

Cuando uno visita Viena, varias palabras se le vienen a la cabeza: «majestuosa», «grandiosa», «señorial», «elegante», «perfecta», «artística», «musical», «cultural», «exquisita», «monumental». Viena, capital de Austria es, para muchos, una de las ciudades más perfectas en toda Europa…y es que estamos ante una de esas capitales grandiosas por excelencia.

Escenario de los famosos palacios donde vivió Sisi Emperatriz, su majestuosidad no tiene límites. Uno se queda fascinado ante la perfección de sus edificios perfectamente conservados, sus impresionantes cafés, sus salas de música…todo ello aderezado con el toque cultural de ser la capital del país cuna del gran maestro Mozart.

Distinta a sus vecinas Praga y Budapest, Viena ofrece un turismo muy particular al viajero. Entre las visitas y actividades, no puede faltar asistir a un concierto de música clásica, o probar la exquisita y famosa tarta Sacher, el dulce por excelencia del país.

Consideramos Viena un destino muy interesante en Europa, con una gran variedad de lugares que visitar.

¿Qué ver en Viena?

Tres o cuatro días son suficientes para visitar Viena. La Ringstrasse es la avenida más importante de la ciudad. Es circular y rodea todo el centro. En ella se encuentran los principales edificios.

Los puntos en la ciudad que no os podéis perder son los siguientes.

El Parlamento austriaco

Fue construido en el siglo XIX en estilo clásico. Es el edificio más notable de la Ringstrasse, llama mucho la atención.

El Parlamento austriaco, en Viena

El Ayuntamiento (Rathaus)

También en la Ringstrasse, este impresionante edificio fue construido en estilo neogótico entre 1872 y 1883, con el objetivo de sustituir al Antiguo Ayuntamiento (Altes Rathaus). El arquitecto encargado de la construcción, que se inspiró en el Ayuntamiento de la Grande Place de Bruselas, fue Friedrich von Schmidt.

Edificio del Ayuntamiento, en Viena

La Catedral de San Esteban

Está situada en Stephansplatz, en pleno centro. El tejado de colores, es uno de sus símbolos. Desde lo alto de la torre, se obtienen unas preciosas vistas de toda la ciudad.

Tejado de la Catedral de San Esteban, en Viena

La Ópera

La Ópera Estatal de Viena es la compañía de ópera más importante y conocida a nivel mundial, además de constituir el centro neurálgico de la vida musical vienesa. Merece la pena realizar una visita guiada. Las organizan en grupos de diferentes idiomas.

La Ópera Estatal de Viena

El palacio Schönbrunn

Construido en el siglo XVII, este palacio sirvió durante años como residencia de verano de la familia imperial de Viena. El «Palacio de verano de Sisi Emperatriz» posee unos jardines impresionantes. El interior también es increíble. Muy cerca del palacio se encuentra el interesante Museo de Carruajes Imperiales, además del Tiergarten, el zoo más antiguo del mundo.

Palacio de Schönbrunn, en Viena

El Palacio de Schönbrunn está algo alejado del centro. Se puede llegar tanto en metro (línea U4), como en tranvía (líneas 10 y 58) o autobús (línea 10A).

El palacio Hofburg

Ha sido durante más de 600 años el lugar de residencia de los Habsburgo. Su interior es visita obligada, hay varias estancias muy interesantes. Las más recomendables son los Apartamentos Imperiales, el Museo de Sisi y la Platería de la Corte. Además, está bien la visita a la Escuela Española de Equitación, que forma parte del palacio.

El palacio Belvedere

Este palacio fue construido como residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya. Los jardines son muy bonitos, y por dentro, aunque no tiene un interior palaciego, es recomendable entrar para ver las obras de Gustav Klimt, uno de los pintores austriacos más famosos de todos los tiempos. Entre ellas, podréis disfrutar de la más conocida, «El Beso».

Hundertwasserhaus

Es un bloque residencial construido por Friedensreich Hundertwasser, un artista austriaco que a mucha gente le recordará a Gaudí. El complejo, edificado entre 1983 y 1986, tiene un aspecto muy original. Está en Kegelgasse. Os impresionará, forma parte del patrimonio cultural artístico. Las originales fachadas de las casas y las formas asimétricas de este conocido barrio son muy curiosas, constituyendo una de las principales atracciones turísticas de la ciudad.

El Prater

Como en otras ciudades, por ejemplo Copenhague, Viena también cuenta con un parque de atracciones legendario y famoso. El Prater es un popular espacio de recreo en el que se sitúa el parque de atracciones más antiguo del mundo. Su noria, de 60 metros de altura, es uno de los símbolos de Viena.

Noria Gigante en el Prater, en Viena

Otros puntos de interés

Entre las Iglesias para visitar, debemos destacar la Iglesia de San Carlos Borromeo (un templo dedicado a San Carlos Borromeo, patrono de la lucha contra la peste) y la Iglesia Votiva del Divino Pastor (una de las construcciones sacras de estilo neogótico más importantes del mundo). Además, como recuerdo de la epidemia de peste que azotó la ciudad en 1679, está la Pestsäule (significa ‘columna de la peste’), una columna monumental barroca dedicada a la Santísima Trinidad.

Igualmente es muy atractiva la visita a los Museos de Historia del Arte y de Historia Natural, que se encuentran en Maria Theresia Platz. Cerca también está la Biblioteca Nacional Austriaca, que es una de las bibliotecas históricas más bonitas del mundo.

Otra atracción interesante es el edificio de la Secesión, un pabellón construido en 1897 por Joseph Maria Olbrich para las exposiciones del grupo de pintores de la Secesión, movimiento que formó parte del actualmente denominado modernismo y cuyo primer presidente fue Gustav Klimt.

También, saliendo del centro, recomendamos visitar el barrio de Grinzing, caracterizado por sus viñedos, sus casas bajitas y sus Heurigen. Estos Heurigen son locales típicos austríacos dónde se sirve vino cultivado por los propios propietarios del local. En Grinzing, aparte de las tabernas, hay una vista magnífica del resto de la ciudad, ya que está situado sobre la colina Cobenzl.

Es también muy recomendable acercarse a Naschmarkt, uno de los mercados más famosos de Viena. Eso sí, evitad ir en sábado. Es el día que está más masificado y lleno de turistas. ¡Apenas se puede caminar!.

Planes imprescindibles

Viena es también muy conocida por sus impresionantes cafeterías. Os recomendamos visitar sin duda El Café Central, uno de los cafés más emblemáticos de la ciudad.  Además por supuesto tenéis que probar la famosa tarta Sacher, de chocolate y rellena de mermelada de frambuesa o albaricoque…¡exquisita!. Para degustarla está el Café Sacher, el más conocido y turístico, sin embargo en nuestra opinión no es donde mejor la preparan. Os recomendamos en mayor medida el Kafee Alt Wien, para deleitaros con el dulce por excelencia del país.

Además otras cafeterías para visitar o restaurantes buenos son el Café Hawelka, el restaurante Spittelberg (barrio Neubau) y la Reinthaler´ Beisl (casa de comidas tradicional).

Por último, como hemos indicado al principio, no os podéis ir de Viena sin haber asistido a alguno de los múltiples conciertos de música clásica que hay a diario. Os recomendamos para ir la Wiener Musikverein, que alberga varias salas. En ella se celebra el gran concierto de Año Nuevo conocido por todos cada año. La programación la podéis ver por Internet. Las entradas, además de en la propia sala, se pueden comprar también a través de Internet o incluso por el centro. Suele haber personas cerca del palacio Hofburg que las venden. Recomendamos comprarlas con algo de antelación.

Sala Dorada en la Wiener Musikverein, en Viena

Transporte en Viena

Viena es una ciudad grande. Si bien os recomendamos que caminéis todo lo posible para ver los distintos puntos de interés, en algún momento a lo mejor tenéis que coger el transporte público, el cual funciona de forma bastante eficiente.

Utilizando el metro, se puede llegar prácticamente a cualquiera de los puntos de interés turístico. Está compuesto por 5 líneas, todas ellas con tramos subterráneos y también algunos que van sobre la superficie. El horario es, aproximadamente, de 5:00 a 00:30 horas.

Con más 30 líneas, la red de tranvía de Viena está considerada una de las más extensas del mundo. Es un transporte cómodo y rápido para distancias cortas. Las líneas 1 y 2 son las más útiles para los turistas, ya que realizan un recorrido alrededor de la Ringstrasse, realizando paradas en algunos de los edificios carismáticos de la ciudad, como la Ópera, el Palacio Hofburg, o el Parlamento.

El autobús es el medio de transporte que menos recomendamos para conocer la ciudad, ya que con el tranvía y el metro se puede llegar a cualquier zona con mayor facilidad.

Los billetes son los mismos para autobús, tranvía o metro. Existen billetes sencillos y abonos de transporte para 24, 48 y 72 horas. Se deben validar en las estaciones de metro o al subir en el autobús o tranvía.

El Aeropuerto Internacional de Viena está ubicado a 18 km al sureste de la ciudad y es el de mayor tráfico de Austria.

Información general de Austria

Otros post relacionados:

Austria, los mejores compositores

Todos los países en Europa tienen cosas en común y cada uno un encanto especial. En el caso de Austria es, sin duda, aparte de sus bellos paisajes y su rico patrimonio, el aporte cultural de la música clásica. El llamado «país de la música», cuna de artistas como Mozart, ofrece una gran variedad de destinos interesantes. Su localización cercana a los Alpes lo hace uno de los sitios preferidos para aquellos que buscan deporte de montaña en invierno y relax y descanso a orillas de sus lagos en verano.

En Austria se encuentran algunos de los pueblos más bonitos de Europa. Son ejemplo perfecto de cómo mezclar belleza arquitectónica y entorno natural, para dar vida a un paraíso creado en conjunto por el hombre y la naturaleza.

¿Qué conocemos de Austria?

En este país hemos tenido la oportunidad de visitar los siguientes sitios:

¿Cuándo viajar a Austria?

La mejor época para viajar a Austria dependerá del tipo de viaje que queráis hacer.

Si vuestra idea es ir de turismo cultural, Viena o Salzburgo son sitios donde hace bastante frío en invierno, por lo que el mejor momento para ir es entre junio y septiembre. En julio y agosto el calor puede ser algo intenso, pero junio y septiembre tienen un clima perfecto. De cualquier manera por supuesto se puede disfrutar de este país durante todo el año, siempre y cuando llevemos la ropa adecuada. Debéis tener en cuenta que algunos sitios turísticos podrían estar cerrados entre noviembre y marzo.

Si vuestra idea es ir a esquiar o a practicar algún otro deporte de montaña, mejor elegir los meses de diciembre a marzo.

¿Es necesario Visado?

Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan visado, ni pasaporte, por lo que podéis viajar solo con el DNI.

¿Qué moneda hay?

La moneda oficial de Austria es el EURO.

Franja Horaria

El huso horario es el mismo que en España.

Idioma

El idioma oficial y mayoritario en Austria es el alemán, aunque en una variedad diferente. Además hay minorías que hablan esloveno, húngaro y croata.

Curiosidades

Aquí van algunas curiosidades sobre Austria:

  • En Viena, está prohibido construir un edificio más alto que la torre de la Catedral de San Esteban. Se considera el símbolo de la ciudad y, aunque el proyecto contemplaba construir dos torres, la segunda nunca se hizo realidad
  • La Academia de Bellas Artes de Viena rechazó a Hitler como pintor cuando era joven. De hecho, fue rechazado dos veces, una en 1907 y otra en 1908
  • Viena se conoce como la ciudad de los sueños y la música. Lo primero, gracias a Sigmund Freud, que investigó mucho sobre el sueño mientras vivía en la ciudad. La parte de la música es gracias a compositores como Strauss, Schubert, Mozart, Beethoven o Brahms, que vivieron allí. Aún hoy en día la música es un pilar de Viena, es casi imposible pasar por alguna calle sin referencia a Mozart
  • Viena tiene el zoo y la noria más antiguos del mundo
  • Austria está delimitada por 7 países, lo que le convierte en el segundo país de Europa con más fronteras por detrás de Alemania
  • En Austria el permiso de paternidad/maternidad es bastante amplio. Ambos progenitores pueden llegar a disponer de hasta dos años (24 meses) a compartir
  • Los apellidos acabados en -er como Mascher o Herrnegger son típicos de países germanófonos, como Austria
  • A pesar de ser un país alpino, se fuma muchísimo, e incluso en algunos bares está permitido fumar
  • Dirndl (para mujer) y lederhose (para hombre) son los trajes típicos austriacos y a muchos hombres, sobre todo en los pueblos, les gusta llevarlo a diario
  • De noviembre a marzo es obligatorio circular con ruedas de invierno. Hasta hace unos años, la velocidad máxima permitida en autovías era de 130km/h. Ahora es de 100km/h para reducir la contaminación
  • En Austria está el parque nacional más grande de los Alpes: Hohen Tauer

Información adicional

Gastronomía austriaca

Referencias literarias y cinéfilas en Austria