Ámsterdam, canales y tulipanes

5/5 - (1 voto)

«Entre bicicletas»

Ámsterdam es sin duda uno de los lugares más animados de toda Europa. Hemos tenido la oportunidad de estar 2 veces y siempre hemos disfrutado mucho. Hace ya bastantes años que no vamos, ¡¡así que a ver si pronto cae otra escapada!!. Conocida como la ciudad de las bicicletas y los canales, Ámsterdam, capital de los Países Bajos, es una parada obligada para cualquier viajero. Su ambiente cosmopolita y liberal son desde luego dos de sus máximos atractivos. Como otros muchos sitios, Ámsterdam se conoce perdiéndose por sus rincones y barrios multiculturales llenos de ambiente. Es totalmente recomendable salirse de los puntos marcados en el mapa para conocer la esencia de esta ciudad, una de las más interesantes de Europa.

¿Qué ver en Ámsterdam?

Como siempre decimos, la estancia en cada lugar depende de cada uno. Los principales puntos turísticos y de interés se pueden ver en un fin de semana pero, como hablamos, Ámsterdam es mucho más que el Top 10 marcado en las guías. A continuación os indicamos los puntos que no os podéis perder en vuestra visita.

Canales de Ámsterdam

Ámsterdam, conocida junto con Brujas como la Venecia del Norte, tiene más de 100 kilómetros de canales, más de 1000 puentes y más de 200 casas flotantes

Muchos de ellos están en el casco histórico, delimitado y rodeado por los 4 canales más famosos: Singel, Herengracht, Prinsengracht y Keizersgracht. Los paseos por la orilla de los canales Singel y sobre todo del Herengracht son imprescindibles para disfrutar esta ciudad. Están en la zona del barrio de Jordaan, donde se encuentran las casas más señoriales y con más encanto. Además de cruzar puentes y tomar algo en las terrazas de la orilla, merece la pena entrar en alguna casa flotante como el House Boat Museum para conocer las ventajas y desventajas de vivir en una de ellas. También podéis recorrer el canal Keizersgracht hasta el Magere Brug o Puente Delgado, uno de los más emblemáticos de la ciudad.

Como en muchas ciudades de este estilo, es totalmente recomendable reservar un paseo en barco ó crucero nocturno, que incluye una degustación de quesos y vinos del país.

Canal en Ámsterdam

El Mercado de Flores

Paseando por la orilla del canal Singel se encuentra el famoso Mercado de Flores flotante o Bloemenmarkt, otro de los lugares que visitar en Ámsterdam más imprescindibles.

La historia de este mercado, construido sobre barcazas encima del agua, se remonta a 1883, momento en el que llegaban cada día barcos cargados de flores para su venta en este mismo lugar.

Las flores constituyen sin duda el símbolo de los Países Bajos, siendo el tulipán la más famosa del país. En este mercado encontraréis multitud de ellos, de todo tipo y colores. Además es uno de los souvenirs más típicos y originales que llevarse de Ámsterdam, así que no os olvidéis de comprar algunos bulbos de tulipán, que os ayudarán a recordar el paso por la ciudad. 

Mercado de las flores de Ámsterdam

Museo Casa Anna Frank

La Casa de Anna Frank, situada a orillas del canal Prinsengracht, en el encantador Barrio de Jordaan, es uno de los lugares más sobrecogedores y a la vez imprescindibles que ver en Ámsterdam.

En la parte trasera de este edificio, convertido hoy en día en museo, vivieron dos años escondidos la familia de Anna Frank durante la ocupación nazi de la ciudad en la Segunda Guerra Mundial. Durante este encierro, Anna Frank escribió su famoso diario, que posteriormente fue publicado por su padre Otto Frank, el único superviviente del escondite.
En la entrada os darán un folleto en español en que se explica la historia y los puntos que se pueden ver durante la visita, entre los que destacan el diario original de Anna Frank y el escondite.

Para visitar la casa es muy recomendable comprar la entrada desde esta página oficial, en la que se puede escoger la hora y reservar la entrada. Es importante saber que de 09h a 15:30h solo podrán acceder al museo los que tengan comprada la entrada online, mientras que a partir de las 15:30h podrán entrar los que compraron la entrada en la taquilla del museo.

Museo Casa Anna Frank

Barrio de Jordaan

Al salir de la Casa de Anna Frank pos podéis dar un agradable paseo por el Barrio Jordaan, antiguo barrio judío y uno de los más encantadores que hay en Ámsterdam. 

Uno de sus atractivos turísticos es la Iglesia de Westerkerk, de estilo renacentista y con una alta torre, perfecta para disfrutar de las vistas de toda la ciudad. Al lado de esta iglesia se encuentra una bonita estatua de Anna Frank y también algunos de los mejores restaurantes donde comer en Ámsterdam. 

Barrio de Jordaan

Plaza de Leidseplein

Es una de las plazas más famosas de Ámsterdam, conocida por sus terrazas, sus artistas callejeros y su animada vida nocturna. Allí se encuentran algunos de los restaurantes más recomendables de la ciudad y cafés con muchísimo encanto.

Plaza de Leidseplein

Museo Van Gogh

El Museo Van Gogh, que recoge la colección más extensa del genial pintor holandés, es otro de los lugares que no os podéis perder en Ámsterdam.

En el interior de este museo encontraréis más de 200 pinturas y 400 dibujos, de diferentes periodos, de uno de los pintores más grandes de la historia. Destacan «La recámara de Arlés«, «Los comedores de patatas» o «Los girasoles».
Para conocer mejor su interesante y a la vez trágica vida, además de sus cuadros más famosos, te recomendamos reservar alguna visita guiada en español con un especialista en arte.

Si queréis ir por vuestra cuenta podéis coger uno de los folletos de la entrada o una audioguía.

Museo Van Gogh

Vondelpark

Vondelpark es el parque más famoso que ver en Ámsterdam y el lugar perfecto para descansar y desconectar.

Este parque público de 47 hectáreas no se encuentra muy alejado del centro de la ciudad, por lo que se llena de locales y turistas con los primeros rayos de sol. Además de zonas verdes, naturaleza, flores, estatuas, lagos y ríos, encontraréis desde un teatro al aire libre hasta una buena variedad de restaurantes y cafeterías.

Vondelpark

Rijksmuseum

El imponente Rijksmuseum ó Museo Nacional, es otro de los mejores museos de Ámsterdam y de todo el país, con más de dos millones de visitantes al año.

Durante la visita daréis un paseo por la historia del arte del país, desde el Edad Media hasta el último siglo, viendo numerosas piezas de gran valor como preciosas colecciones de porcelana y algunas de las mejores pinturas del Siglo de Oro holandés.

Para conocer la historia del museo y sus piezas más importantes os recomendamos reservar alguna visita con un guía español experto en Historia del Arte.

Rijksmuseum

Begijnhof

Begijnhof, un beaterio del siglo XIV, en el que vivían las hermanas beatas, es otro de los puntos imprescindibles que visitar en Ámsterdam.

Este patio interior con un bonito jardín y escondido a pocos metros de la animada Plaza Spui, es un auténtico remanso de paz y conserva alguno de los edificios históricos de la ciudad como la Het Houten Huis, la más antigua y una de los dos casas de madera que se conservan en toda Ámsterdam. Otro lugar muy interesante es la Capilla de Begijnhof, construida en el siglo XV y considerada la primera iglesia clandestina de la ciudad, donde los católicos podían rezar sin ser perseguidos.

Begijnhof

Plaza Dam

Al salir del beaterio se puede subir al centro por la comercial Kalverstraat hasta llegar a la Plaza Dam, la plaza más importante y con más ambiente que ver en Ámsterdam.

Rodeada de edificios como el Palacio Real, la Nieuwe Kerk (Iglesia Nueva), el Museo de cera de Madame Taussauds y la tienda de lujo De Bijenkorf, esta plaza se llena de turistas todos los días. Allí se encuentra el Monumento Nacional, un obelisco de 22 metros de altura que rinde homenaje o los soldados holandeses que murieron en la Segunda Guerra Mundial, o en las terrazas de los numerosos bares.

Plaza Dam

Oude Kerk

Desde la Plaza Dam y recorriendo algunas de las callejuelas peatonales del casco antiguo se llega a la Oude Kerk ó Iglesia Vieja, el edificio más antiguo de Ámsterdam.

Este templo consagrado en 1306, destaca por un exterior de estilo gótico culminado por una aguja con un carillón de 47 campanas, mientras que en su interior encontraréis unas fantásticas vidrieras, tres órganos de tubos y sobre todo, un techo considerado la mayor bóveda medieval de madera de Europa y decorado con pinturas del siglo XV.

Oude Kerk

El Barrio Rojo

Delante de la Oude Kerk, en el suelo, se encuentra una placa de bronce que muestra una mano agarrando un pecho, signo de que se está en el corazón del Barrio Rojo, otro de los lugares que visitar en Ámsterdam más sorprendentes.

Famoso por su animada vida nocturna, sex shops, luces rojas y escaparates abiertos en los que las prostitutas ofrecen sus servicios, este barrio no deja indiferente a nadie, teniendo en cuenta que la prostitución está legalizada en Ámsterdam y se paga impuestos. Éste es in duda uno de los aspectos que diferencia a Ámsterdam de otras ciudades.

Es todo bastante seguro así que no debéis tener miedo de pasear por la noche, aunque siempre con respeto y educación ante las mujeres que prestan sus servicios y sin hacer fotos a los escaparates ni a ellas.

El Barrio Rojo de Ámsterdam

El Barrio Chino

Como cualquier otra ciudad importante, Ámsterdam tiene su propia China Town. En el Zeedijk, justo detrás del barrio Rojo, podréis encontrar restaurantes chinos, tiendas orientales e incluso un templo budista.

El Barrio Chino de Ámsterdam

El Barrio de Pijp

De Pijp es, sin duda, una de las zonas más animadas de Ámsterdam. En este distrito todo gira en torno al Albert Cuyp, donde encontraréis el mayor mercado al aire libre de Europa. En este mercado hay de todo, desde comida y bebida hasta ropa y cosméticos. Muy probablemente los tenderos os deleitarán con el típico humor de Ámsterdam.  

Si tenéis tiempo en vuestro viaje debéis visitar este barrio bohemio lleno de estrechas calles flanqueadas por restaurantes de Oriente Medio, pubs tradicionales y cafeterías con terraza. 

De Pijp también es famoso por la Heineken Experience, que se encuentra en la antigua fábrica de cerveza de Heineken. Esta zona es también la de mayor densidad de cafeterías y restaurantes de Holanda, por lo que no tendréis motivo para iros del barrio ni sedientos ni hambrientos. Por su ambiente artístico y multicultural, el De Pijp es a Ámsterdam lo que el Barrio Latino a París. 

El Barrio de Pijp

El Barrio Judío

En este barrio se encuentran el Museo Histórico Judío, el Hollandsche Schouwburg (el Teatro Holandés) y la Sinagoga Portuguesa. Todos ellos se merecen una visita. Otro de los puntos que destacamos en esta zona es la Casa Museo de Rembrandt, lugar donde vivió, pintó y sorprendió a sus contemporáneos este artista, uno de los más importantes de todos los tiempos. 

Casa Museo de Rembrandt

Hortus Botanicus

Hortus Botanicus es uno de los jardines botánicos más antiguos del mundo, con más de 300 años de antigüedad.
Estos jardines, situados fuera del concurrido centro, son un pequeño oasis de paz en los que merece la pena pasear entre sus más de 4000 tipos de plantas, entrar en un invernadero con tres climas y tomar un refresco en la «orangerie».
A unos 15 minutos andando de este jardín se encuentra De Gooyer uno de los 8 molinos de viento que todavía se conservan en la ciudad y el más alto del país, con una altura de más de 26 metros.

Hortus Botanicus

Visitas cercanas

Os recomendamos sin duda visitar Volendam y Marken, dos de los puntos cercanos a Ámsterdam más famosos. Allí podréis ver desde famosos molinos de viento, hasta casas típicas del siglo XV y fábricas tradicionales de quesos. Os recomendamos este tour , donde tenéis toda la información. 

¿Dónde comer en Ámsterdam?

La gastronomía es siempre uno de los puntos más importantes de un viaje y Ámsterdam no es una excepción. 

Cerca de la casa de Anna Frank están algunos de los que más nos han gustado, como De Reiger y PICNIQ, de comida local, el italiano La Maschera Lillotatini y los quesos del Cafe T Smalle. Si sois amantes del queso y queréis llevaros algunos de los deliciosos quesos holandeses podéis acercaros a la tienda Henri Willig Cheese Farm Store, situada delante de la Estación de Tren.

En la plaza de Leidseplein, hay bastantes sitios donde probar la comida casera holandesa, como The Pantry y Stoop & Stoop Eetcafe. También se puede entrar en el Reijnders, uno de los cafés marrones (bruine cafes), más populares de Ámsterdam. Estas tabernas os trasladarán varios siglos atrás gracias a su decoración interior en madera oscura, las luces tenues y los techos bajos que crean una atmósfera única para tomar una buena cerveza holandesa mientras charláis con vuestros amigos. Otros cafés marrones famosos con el Café Karpershoek, el Het Molenpad y el Café Hoppe.

En el Barrio Rojo se concentran muchos coffee shops, como el famoso Hunter´s Café, donde podréis fumar legalmente marihuana o tomar un refresco, aunque está prohibido la venta de alcohol y tabaco. También podéis acercaros al 
original Martine’s Table, una casa de anfitriones locales que prepara magníficos platos caseros.

Para tomar brunch os recomendamos sin duda el Little Collins De Pijp, en De Pijp. 

Transporte en Ámsterdam

Como siempre decimos, recomendamos recorrer las ciudades a pie para conocerlas como es debido y en Ámsterdam lanzamos por supuesto el mismo consejo. Como os pasará a la mayoría, somos muy amantes de los free tour, por lo que, al igual en otras muchas capitales europeas, es una opción que debéis aprovechar. 

La bicicleta está totalmente instaurada en el país, por lo que sin duda es una experiencia que no os podéis perder. Veréis que hay distintos puntos donde las alquilan. Además la ciudad cuenta con tranvía, metro y autobús.

El Aeropuerto Internacional de Ámsterdam-Schiphol es el aeropuerto de Ámsterdam, el principal aeropuerto de Países Bajos. Está ubicado a 15 km de la ciudad y tiene conexión directa con muchos puntos. Por afluencia de pasajeros es el quinto aeropuerto de Europa y el decimocuarto del mundo.

La Estación Central de Ámsterdam, Amsterdam Centraal en neerlandés, es la principal estación de trenes de la capital de los Países Bajos, y una de las más importantes de todo el país, que recibe cada día cerca de 250 000 pasajeros y unos 1.500 trenes diarios operados por la empresa Nederlandse Spoorwegen (NS).

Información general de Holanda

Otros post relacionados:

 

 

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.