Rotterdam, la vanguardia de Holanda

5/5 - (1 voto)

«Rompiendo el esquema holandés»

Dedico este post a mis amigos Fanny y Alex, con los que conocí la ciudad de Rotterdam en 2016. Espero que os guste, ¡un beso! – Virginia

Rotterdam es una importante ciudad portuaria de la provincia holandesa de Holanda Meridional. Sorprende mucho cuando se visita, ya que no tiene nada que ver con muchos de los lugares del país. 

Rotterdam ha sabido sobreponerse y resurgir de sus cenizas tras la completa destrucción que sufrió por la aviación alemana en la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día es una ciudad moderna, cosmopolita y con edificios vanguardistas que cada vez atrae a más turistas. Además, es una magnífica excursión desde Ámsterdam, ya que está situada a apenas media hora de distancia. 

Nos quedamos muy impactadas con esta visita, pues esperábamos encontrarnos la típica ciudad llena de canales y casas holandesas. En cambio, nos topamos con un lugar vanguardista, repleto de casas con fachadas modernas y llenas de colorido…un ejemplo claro de cómo una histórica ciudad puede convertirse en algo totalmente diferente.  

¿Qué ver en Rotterdam?

Rotterdam es la segunda ciudad de Holanda y a menudo ha sido considerada una anodina y aburrida ciudad portuaria. Sin embargo, en los últimos años ha sabido reinventarse para convertirse en una ciudad mucho más atractiva y con un buen puñado de lugares de interés para pasar una jornada. 

No es una ciudad excesivamente grande. En un par de días se puede ver lo más importante. A continuación os comentamos los puntos que no os podéis perder en esta visita.

Estación Central

Desde el primer momento que piséis Rotterdam, la ciudad os recibirá con su espíritu moderno y transgresor. La estación de tren es uno de los edificios más innovadores, con una enorme fachada con forma de flecha. Es una estructura que armoniza con el diseño de los edificios circundantes.

Estación Central

Ayuntamiento de Rotterdam

Es un precioso edificio de principios del siglo XX y uno de los pocos que sobrevivió al bombardeo alemán de 1940. Posee un influencias art decó, bizantinas y romanas, pero lo que más destaca es su enorme torre de más de 70 metros. Se puede realizar una visita guiada contratándola en las oficinas de turismo. En la misma plaza se halla una estatua en recuerdo a los caídos en la guerra.

Ayuntamiento de Rotterdam

Mercado Central (Markthal Rotterdam)

Es el equivalente moderno al mercado de la Boquería de Barcelona. El enorme pabellón posee una impresionante fachada que crea un juego de reflejos cuando le da el sol. Pero si por fuera llama la atención, por dentro tampoco deja indiferente a nadie. El techo del mercado está decorado con gigantescos murales de frutas y hortalizas. A lo largo de sus pasillos encontraréis una buena selección de productos nacionales e internacionales. Una buena ocasión si os queréis llevar alguna delicatesen a casa.

Mercado Central

En el interior del Mercado Central

Catedral de San Lorenzo (Grote of Sint-Laurenskerk)

La Catedral de San Lorenzo –o Grote of Sint-Laurenskerk- es el edificio más antiguo de Rotterdam y el único que se mantiene del período medieval. Fue levantada entre 1449 y 1525 y, aunque fue dañada durante la Segunda Guerra Mundial, logró restaurarse de manera magistral. Ofrece la posibilidad de subir a la torre de abril a septiembre. Frente a la iglesia se puede ver una estatua del ciudadano más ilustre de ciudad, Erasmo de Rotterdam.

Catedral de San Lorenzo (Grote of Sint-Laurenskerk)

 

Estatua de Erasmo de Rotterdam

Casas Cubo

Este conjunto casas se ha convertido en poco tiempo en uno de los lugares más representativos y reconocibles de Rotterdam. Se trata de un complejo residencial de estética futurista, con casas de formas cúbicas y habitáculos imposibles. La distribución de las viviendas también es peculiar, con los diferentes espacios organizados en 3 plantas. Los apartamentos miden alrededor de 100 m2, aunque debido a los ángulos imposibles de las paredes, muchas zonas no son aprovechables. Ni que decir tiene que todos los muebles tienen que ser a medida para acomodarlos a las dimensiones de la casa. Si deseáis verlas por dentro o incluso experimentar lo que es dormir ahí, podéis alojaros –o simplemente-visitar el hostal Stayokay Rotterdam. 

Casas Cubo

Área comercial

Si os gusta ir de compras no podéis dejar de visitar la zona de Van Oldenbarneveltstraat. Allí encontraréis infinidad de tiendas de moda. Alrededor de toda esa área peatonal encontraréis también un buen puñado de bares y restaurantes, algunos de ellos con amplias terrazas. Están especialmente animados por la tarde, cuando acuden allí los lugareños tras el trabajo.

Zona de Van Oldenbarneveltstraat

Puente de Erasmo

Este icónico puente es una auténtica obra maestra de la ingeniería y fue inaugurado en 1996. Sus 800 metros de longitud se sostienen sobre un único pilar y 40 cables. El puente alcanza los 139 metros en su punto más alto y, debido a su diseño, es conocido como “El cisne”, ya que dicen que el pilar se asemeja a dicho animal. Pese a su robusta estructura, los días de mucho viento se puede notar como bascula el puente, dando una emocionante sensación de fragilidad.

Puente de Erasmo

Puente de Willemsbrug

Es un puente junto al Erasmo en el centro de la ciudad, que atraviesa Nieuwe Maas. Une la parte norte de Rotterdam con Noordereiland y el distrito de Feijenoord. El puente se completó en 1981, fue diseñado por C. Veerling y lleva el nombre del rey Willem III de los Países Bajos.

Puente de Willemsbrug

Torre Euromast

Es la torre más alta de Holanda y desde sus 185 metros de altura ofrece fantásticas vistas de la ciudad y el río Mosa. Los más intrépidos tienen la oportunidad de lanzarse en rappel desde 100 m y sin necesidad de experiencia. Cuesta 50€ e incluye la visita al Euromast. Es la única torre de Europa que permite este tipo de experiencia. 

Torre Euromast

Puerto de Rotterdam

La mayoría de nosotros asociamos inmediatamente la ciudad de Rotterdam con su famoso puerto comercial. No en vano, es el puerto más grande de Europa y uno de los más grandes del mundo. Sus huellas se adentran hasta el mismo corazón de la ciudad, donde todavía hoy en día atracan algunos pequeños barcos en el primer puerto que tuvo la ciudad. Rotterdam luce orgulloso en los embarcaderos una pequeña muestra de las antiguas maquinarias e incluso un coqueto faro. Sin duda, es un lugar ineludible para entender la historia de la ciudad.

Museo Marítimo

Justo al lado del puerto se halla este pequeño museo dedicado obviamente a la industria naval. Posee una interesante y completa colección con más de medio millón de objetos, entre los que destacan mapas de cartografía marina y maquetas. Un buen plan si os toca un día de lluvia. Con el precio de la entrada está incluida la visita al buque museo Buffel, que está atracado en el puerto.

Museo Marítimo

Transporte en Rotterdam

Aunque Rotterdam no es un ciudad pequeña, os recomendamos como siempre que caminéis todo lo que podáis. 

Otra manera de moverse por Rotterdam es la bicicleta, gracias a la presencia de carriles totalmente dedicados a los ciclistas y…¡excelentes precios!. Es el medio más popular para los lugareños. También se recomiendan el tranvía y el metro, así como los autobuses acuáticos. No son muy atrayentes en cambio los coches, taxis ni autobuses., ¡especialmente por el tráfico!

Rotterdam cuenta con aeropuerto. Se encuentra ubicado a 5 km al noroeste de la ciudad y es el tercero más grande de los Paí­ses Bajos, tras el Aeropuerto de Eindhoven. 

Información general de Holanda

Otros post relacionados:

 

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.