Gante, una ciudad belga llena de vida

«Una de las joyas de Flandes»

Gante, la conocida como «hermana mayor de Brujas», es una de las joyas de Flandes, la zona más hermosa de Bélgica. En nuestra opinión, no resulta tan sumamente mágica como Brujas, si bien conserva por supuesto el encanto flamenco, siendo sin duda una atracción en todos los sentidos.

Gante destaca por su precioso centro histórico medieval. En él se mezclan iglesias antiguas, canales, castillos, puentes, museos y muchos edificios medievales a cada cual más bonito. Un 20% de su población son estudiantes, lo que la convierte en una de las ciudades más animadas del norte de Europa.

Consideramos Gante, capital de Flandes oriental, una visita obligada en Bélgica, donde disfrutaréis al máximo con todo lo que este precioso lugar ofrece.

¿Qué ver en Gante?

A continuación os enumeramos los principales puntos de interés que no os debéis perder en vuestra visita a esta joya de Flandes.

Los muelles Graslei y Korenlei

Graslei y Korenlei fueron los principales muelles del viejo puerto de la ciudad de Gante. En su momento eran los centros de mayor actividad comercial. Junto a la orilla de los canales se hallan casas muy tradicionales, cada una de ellas se dedicaba a un gremio en particular.

Hoy en día Graslei y la Korenlei son los nombres de dos calles que se encuentran a lo largo de las orillas del viejo puerto de Gante, en el centro de la ciudad. Graslei significa «calle de las hierbas y las hortalizas» y Korenlei significa la «calle del trigo«. Ambos nombres indican que éstos eran los productos que se almacenaban en esta zona.

El puente de San Miguel

Desde él se obtiene una de las panorámicas más famosas de Gante, y, según dicen, también de las más bellas de Europa.

Situado entre las calles Graslei y Korenlei, es uno de los lugares favoritos de los románticos y los amantes de la fotografía. Desde lo alto del puente podréis ver, además de las preciosas fachadas de ambas orillas, las tres torres medievales de la ciudad en fila y perspectiva: la de la Iglesia de San Nicolas, la de la Catedral y la del Campanario (Belfort). Desde allí la estampa es preciosa, además de poder observar los barcos navegando por el canal, ¡una imagen sin duda inolvidable!.

La Iglesia de San Nicolás

La iglesia de San Nicolás (en flamenco: Sint-Niklaaskerk) es uno de los monumentos más antiguos y destacados de la ciudad. Su construcción se inició a principios del siglo XIII, reemplazando a una anterior iglesia románica ubicada en el mismo lugar y que se incendió en 1176. El interior también merece mucho la pena.

La Catedral de San Bavón

Muy cerca de la Iglesia de San Nicolás, se encuentra la Catedral de San Bavón (Sint-Baafskathedraal). Fue levantada sobre las ruinas de la antigua iglesia románica de San Juan Bautista, pero del Románico solo queda su cripta, pues el resto de elementos que la componen pertenecen al Gótico. Se construyó durante los siglos XIV, XV y XVI y debe su nombre a San Bavón, el patrón de Gante.

En el interior, aparte del púlpito y del órgano, debemos destacar «La adoración del cordero místico»una de las obras más importantes de la pintura flamenca, pintada por Jan y Hubert Van Eyck en 1432. En la parte inferior está el Cordero Místico adorado por ángeles y por personajes del Antiguo Testamento, a la izquierda, y del Nuevo, a la derecha, separados por la Fuente de la Vida. Detrás del Cordero están los elegidos, la Virgen y la Jerusalén Celeste. La obra está considerada una de las siete maravillas de Bélgica.

La torre del Campanario (Belfort)

El Belfort, campanario de Gante, sobresale en el skyline de la ciudad junto a la torre de la catedral y a la Iglesia de San Nicolás.

Con sus más de 90 metros y coronado por la veleta de un dragón, su altura se debe a que en su origen fue torre de vigilancia y también el lugar donde se custodiaban los privilegios municipales de la ciudad.

Se puede entrar al interior donde encontraréis una serie de exposiciones con maquetas de la torre.

Junto al campanario está también la Lonja de los Paños. Se levantó como emplazamiento para el comercio textil que enriqueció a Gante durante la Edad Media.

El Castillo de los Condes de Flandes

El Castillo de los Conde de Flandes (también conocido como Castillo de Gravensteen) es una de las fortalezas mejor conservadas de Europa. Se erige sobre el río Lys, con un foso a su alrededor, lo que facilitaba su defensa y la seguridad de los Condes de Flandes que los habitaban.

Este castillo, sin duda una de las estampas más bonitas de Gante, comenzó a construirse en el siglo IX y sufrió sucesivas ampliaciones, pues además de como residencia para la nobleza, ejerció como Casa de la Moneda y cárcel municipal. Podréis entrar al interior e incluso subir a la Torre del Homenaje, desde donde hay una bonita vista de la ciudad.

El Ayuntamiento (Stadhuis)

El ayuntamiento de Gante o Stadhuis es una curiosa mezcla de estilos arquitectónicos distintos. Testigo de más de cuatrocientos años de historia de Gante, el edificio es un atractivo conjunto de arte y arquitectura, que abarca desde el siglo XVI hasta el XX. Alberga hoy en día los despachos de los concejales.

La construcción del ayuntamiento empezó en 1518, pero las obras se interrumpieron varias veces antes de su finalización en el siglo XVIII.

Korenmarkt

En pleno centro está la Korenmarkt, la plaza más famosa de la ciudad. Es el punto de encuentro más importante de Gante y, como tal, turistas y locales atestan sus terrazas y restaurantes convirtiéndola en uno de los lugares con más ambiente.

Plaza Vrijdagmarkt

La plaza Vrijdagmarkt, es la plaza más antigua e imponente de la ciudad de Gante. Con más de siete siglos de vida ha sido testigo de numerosos acontecimientos tanto políticos como sociales.

Literalmente, Vrijdagmarkt en flamenco significa Mercado de los Viernes. Aquí tenía y tiene lugar el mercado semanal de abastecimiento alimenticios ese día. En el centro de la plaza dos estatuas han sido colocadas a lo largo de los tiempos. La primera fue la de Carlos V. Fue un símbolo del poder del Estado. Estuvo erigida hasta  1792. En su lugar, en 1863 colocaron la que duraría hasta nuestro días, la estatua de Jacobo Van Artevelde. Es conocido en Gante como el “hombre más sabio”. Esta persona fue importante en la historia ya que ayudó a eliminar los problemas entre Inglaterra y Bélgica sobre los bloqueos de Inglaterra a la industria textil gantesa. Gracias a su actuación, la industria volvió a conocer el apogeo. Sin embargo, la suerte de este afamado hombre no duraría y finalmente fue asesinado por Inglaterra.

Solamente tenéis que seguir la dirección de su brazo para conocer dónde se encuentra Inglaterra.

Abadía de San Bavón

Es muy poco conocida por los turistas. La vieja Abadía de San Bavón se encuentra a las afueras del centro, a apenas un cuarto de hora a pie desde la catedral, en la calle Spanjardstraat (calle de los españoles). Está en ruinas y abre sus puertas las tardes de los fines de semana.

Un paseo por los canales

Como en todas las ciudades de este estilo, en Gante por supuesto también recomendamos dar un paseo por lo canales en barco, de día o de noche. ¡Es un plan que siempre está bien!.

Las pequeñas embarcaciones salen desde la zona más céntrica de los muelles Graslei y Korenlei. Durante el recorrido de unos 40 minutos os irán explicando la historia de los edificios más importantes que iréis viendo.

¿Dónde comer en Gante?

En Bélgica en general la gastronomía es un punto fuerte y Gante no es una excepción. Hay sitios bastante económicos para comer y muy recomendables. Destacamos los siguientes:

  • Petrus. El lugar perfecto para probar la gastronomía belga. Hay menú del día, que cambia diariamente
  • Patiron. Su especialidad son los quiches, que se incluyen junto a una ensalada y postre. Tenéis que probar la tarta de chocolate…¡está increíble!
  • Paul´s Boutique. Es el sitio de las hamburguesas en Gante. ¡Están espectaculares!
  • Julie´s House. ¡Una pastelería casera no apta para dietas!. El local perfecto para merendar…una de las cosas que siempre recordaréis de Gante son las tartas de este lugar

Transporte en Gante

La ciudad es perfectamente asequible para recorrerla andando y por tanto es lo que os recomendamos. Perderse por cada uno de sus rincones es la mejor manera de adentrarse en ella y observar su belleza. Otra buena opción es alquilar una bici, que sin duda también es un plan genial.

Si por otro lado lo preferís, también está la City Card Gent, que la podréis adquirir en la Oficina de Turismo.  Por 30€ la de 48 horas y 35€ la de 72 horas, se incluyen entradas a monumentos, casas históricas o museos, el transporte en tranvía o autobús urbano, un paseo en barco por los canales, el uso del tranvía del agua e incluso el alquiler de bicicleta para todo el día.

Para llegar a Gante, hay trenes periódicos desde Bruselas y desde el Aeropuerto Internacional. En general las ciudades en Bélgica están muy bien comunicadas por tren. Ésta es la mejor manera para viajar y conocer este agradable país.

Información general de Bélgica

Otros post relacionados:

Bruselas, el hogar de Tintín

«Cómics, mejillones y, cómo no,…chocolate»

Bruselas, capital de Bélgica, es hoy en día una de las ciudades más importantes en Europa y la principal sede administrativa de la Unión Europea.

Para muchos, la siempre recordada como «el hogar de Tintín» en alusión al famoso cómic, no es lo más representativo del país. En nuestra opinión, la también llamada «ciudad del chocolate» tiene cosas muy interesantes e imprescindibles que conocer, si bien en el viaje la debéis combinar con la visita a otras preciosas ciudades cercanas. Por otra parte, la gastronomía cobra gran importancia en Bruselas…no os podéis ir de allí sin haber probado los mejillones…¡¡ni tampoco el chocolate claro!!.

¿Qué ver en Bruselas?

El tiempo de estancia en Bruselas dependerá de cada uno. Desde nuestro punto de vista, uno o dos días son suficientes para conocer lo más representativo de la ciudad. Os resumimos a continuación los principales puntos de interés.

Grand Place

La Grand Place (Grote Markt en flamenco, Gran Plaza en español) es el corazón geográfico, histórico y comercial de Bruselas, además de una de las plazas más notables de Europa. Forma parte del conjunto arquitectónico del siglo XVII más bello de toda Bélgica.

En ella encontraréis muchos edificios imponentes, entre los que destaca el del Ayuntamiento. Situado en la parte suroeste, es la joya arquitectónica más importante y más antigua de la plaza.

La Grand Place es absolutamente impresionante. Os recomendamos visitarla tanto de día como de noche, pues encontraréis diferentes ambientes, siempre sumamente fascinantes.

Manneken Pis

Creado en 1388, el Manneken Pis es uno de los símbolos más representativos y queridos de Bruselas. Es una estatuilla de unos 50 centímetros que representa a un niño desnudo orinando en la pila de una fuente. Se encuentra ubicada en la parte antigua de la capital belga, entre las calles L’Etuve y Chene, junto a la Grand Place.

Dada la importancia de la estatua, fueron muchas las ocasiones en las que diferentes ejércitos intentaron robarla, hasta que un ex convicto logró hacerse con ella. Los habitantes de Bruselas quedaron consternados hasta que, en el año 1619, se colocó una copia en el mismo lugar y se ha mantenido allí hasta nuestros días.

Muy próxima a la Grand Place, existe también una versión femenina mucho menos conocida, Jeanneke Pis.

Atomium

El Atomium fue el pabellón principal y el símbolo de la Exposición Universal de Bruselas de 1958. Hoy en día es el principal punto turístico de la ciudad.

El diseño del Atomium fue obra de André Waterkeyn y representa un átomo de hierro ampliado 165.000 millones de veces. La estructura tiene 102 metros de altura y está formada por 9 esferas de 18 metros de diámetro comunicadas entre sí por tubos con escaleras mecánicas.

En el interior de las esferas hay exposiciones tanto de carácter permanente como temporal. En la esfera superior hay un restaurante.

Aunque la zona del Atomium merece la pena ser visitada, entrar al interior de éste puede ser bastante decepcionante, teniendo en cuenta además las colas que suele tener la atracción.

La Catedral

La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula (Cathédrale Saint-Michel et Sainte-Gudule), es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Bruselas.

Su construcción, en un estilo gótico, se inició a principios del siglo XIII sobre una parte románica del siglo XI y no se vio terminada hasta dos siglos después. El estado de conservación es muy bueno ya que, entre 1983 y 1989, fue sometida a una importante restauración.

La visita a la catedral es una de las más interesantes en Bruselas, ya que está considerada como la principal iglesia católica de Bélgica.

Los Palacios

La ciudad de Bruselas cuenta con distintos palacios de interés, entre los que debemos destacar los siguientes:

  • Palacio de Justicia. Es uno de los edificios más grandes e impresionantes que se pueden contemplar en Europa. Hoy en día continúa siendo la sede de los tribunales de justicia de Bélgica
  • Palacio Real. Aunque hace más ya de un siglo que los reyes no residen allí, es uno de los edificios más famosos de la capital. El Palacio Real es la sede de la monarquía belga. En él se encuentran instaladas las oficinas de los reyes, algunos ministerios, salas de reuniones oficiales y habitaciones para los jefes de estado invitados
  • Palacio del Cincuentenario.  Desde el punto de vista arquitectónico, el Palacio del Cincuentenario es uno de los edificios más representativos de Bruselas. Se encuentra al este del Parque Cinquantenaire y su parte más característica es el arco del triunfo, dominado por una cuadriga de bronce que recuerda a la Puerta de Brandeburgo de Berlín

Basílica del Sagrado Corazón

Alejada del centro, situada en el periférico barrio de Koekelberg, la Basílica del Sagrado Corazón (Basilique de Koekelberg o Basilique du Sacré-Coeur) es una joya de la arquitectura del siglo XX.

La basílica está construida en estilo Art Decó y tiene 89 metros de alto y 167 de largo, medidas que la convierten en la quinta iglesia más grande del mundo.

El mirador de la Basílica en la terraza ofrece la mejores vistas de la ciudad. Además, al subir a la cúpula podréis acceder al museo y a otras partes innacesibles del templo.

Notre Dame du Sablon

Situada en la parte alta de la ciudad, Notre Dame du Sablon es una de las iglesias góticas más bellas de Bélgica. Fue construida en el siglo XV con un estilo gótico de Bravante, el mismo que la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula.

Parque de Bruselas

También llamado Parque Real, es el principal lugar de esparcimiento de los habitantes de la ciudad.

Durante la época medieval, los Duques de Brabante utilizaban la zona como terreno de caza hasta que, en el año 1770, la zona fue renovada para adquirir el aspecto que tiene hoy en día, un tranquilo parque dotado de fuentes y esculturas.

Cualquier momento es bueno para visitarlo y darse un agradable paseo. Limita con el Palacio Real.

Galerías Saint Hubert

Las Galerías Saint Hubert, diseñadas en 1847, fueron las primeras galerías comerciales de Europa. Hoy en día, continúan siendo las más elegantes.

También conocidas como Galeries Royales Saint-Hubert‎, están divididas en tres zonas: la Galería de la Reina, la Galería del Rey y la Galería de los Príncipes.

En el interior reina una gran tranquilidad y se pueden ver decenas de escaparates decorados con todo lujo de detalle, además de numerosas joyerías, grandes chocolateros, tiendas exclusivas de moda, restaurantes,  cafeterías de calidad, un pequeño teatro y un cine.

Las galerías comunican prácticamente la zona del Teatro de la Monnaie con la Grand Place, creando una conexión entre la parte histórica de Bruselas y una parte más moderna.

Se puede acceder a ellas desde la Rue du Marché aux Herbes, la Rue des Bouchers o desde la Rue de l´Ecuyer.

Parque Mini Europa

Inaugurado en 1989, posee unas 350 maquetas hechas a escala 1/25 mediante las que se representan 80 ciudades de la Unión Europea. Situado junto al Atonium, Mini Europa es una forma rápida y divertida de conocer los monumentos europeos más importantes.

Museos

Bruselas tiene museos sumamente interesantes que no os deberíais perder. En nuestra opinión, recomendamos la visita a los siguientes:

  • Museo de Instrumentos Musicales. Está ubicado en uno de los edificios Art Nouveau más famosos de Bruselas. Posee una colección de más de 7.000 instrumentos musicales de todas las épocas
  • Museo Magritte. Es el homenaje a uno de los artistas belgas más importantes de todos los tiempos. Las 250 obras expuestas reflejan la evolución artística de Magritte
  • Museo del cómic. Bélgica es uno de los principales países impulsores del cómic y Tintín es su creación más importante. Este museo contiene más de 6.000 cómics originales en francés. Se rinde especial homenaje claro está a Tintín, el famoso reportero creado por Hergé en 1929. Ha sido traducido a cuarenta idiomas y se han vendido más de 140 millones de copias de sus cómics en todo el mundo
  • Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. Son una agrupación de cuatro centros de arte considerados como los más famosos de Bélgica. Los museos están compuestos por más de 20.000 pinturas, dibujos y esculturas que datan desde principios del siglo XV hasta la actualidad

Planes gastronómicos

Además, como también hemos comentado al principio, la gastronomía en Bruselas es parte de sus puntos fuertes y no podéis perderos esta experiencia. Entre las cosas más típicas está por supuesto probar los mejillones con patatas, ¡el plato estrella en la ciudad!. Hay muchos lugares para degustarlos, los veréis por las calles. El sitio más conocido y emblemático para comerlos es el restaurante Chez Leon (Rue des Bouches, 18).

Por otro lado, otro restaurante muy recomendable es Bonsoir Clara (22-26 de la rue Dansaert). Con decoración minimalista y colorida, es un buen sitio para cenar.

Si buscáis reponer fuerzas en vuestro visita por la capital belga os recomendamos Maison Antoine, el más famoso puesto de frites de Bélgica, otra de las comidas típicas. Fundado en 1948, es un sitio muy famoso en Bruselas y por tanto, es normal que encontréis muchas colas. Debéis armaros de paciencia…¡pero merece la pena!.

Además, en la ciudad del chocolate degustar este increíble dulce es también claro está una experiencia obligada. Encontraréis muchas chocolaterías por todo el centro. Una bastante famosa es Laurent Gerbeaud (2 de la Rue Ravenstein). Tampoco podemos olvidarnos de Pierre Marcolini, un belga nacido en Charleroi, con raíces italianas y nombrado en 1995 Mejor Pastelero del Mundo. No deja de aumentar su fama y reconocimiento. Sus bombones son auténticas obras de arte, así que hacerle una visita es casi una obligación. Su local está en Rue des Minimes 1…¡los helados están exquisitos!.

Visitas cercanas

Como ya hemos comentado, vuestra visita a Bruselas la podréis complementar conociendo otras preciosas ciudades cercanas y perfectamente comunicadas por tren, como son Gante, Amberes y Brujas. Por supuesto no hace falta decir que las tres son impresionantes y visitas obligadas en vuestro viaje por Bélgica.

Transporte en Bruselas

Como siempre comentamos, recorrer las ciudades caminando es la mejor manera de conocerlas. El centro en Bruselas es perfectamente asequible para visitarlo andando y así lo debéis hacer. Para atracciones turísticas más alejadas, tendréis que coger transporte público, el cual es bastante eficiente. No obstante, utilizarlo es una tarea más complicada de lo que debería: los mapas escasean y las conexiones no son muy buenas.

El autobus es el medio que menos aconsejamos, tan solo recomendable para recorridos nocturnos. Por el día, es mejor coger el metro o el tranvía.

Aunque moderno y compuesto por 6 líneas diferentes (4 de metro y 2 de metro ligero), el metro de Bruselas es muy limitado y da la impresión de ser más antiguo. La cobertura en muchos puntos de la ciudad deja mucho que desear. No obstante, podréis llegar a la mayoría de los puntos de interés utilizándolo.

En cuanto al tranvía, con decenas de líneas que llegan hasta las zonas más alejadas de la ciudad, la red es una de las más extensas del mundo.

Los billetes de todos los transportes en general son bastante económicos y se pueden adquirir tanto en las estaciones como en los puestos de prensa. Deben además ser validados en las estaciones de metro o al subir a un autobús o tranvía.

Información general de Bélgica

Otros post relacionados:

Amberes, icono de la moda en Bélgica

«La ciudad de los diamantes»

Amberes, en la región de Flandes, es la segunda ciudad más grande de Bélgica. ¡Todo viajero debería visitarla en su recorrido por este país!.

Aunque algo eclipsada por sus vecinas Gante y Brujas, la conocida como «la ciudad de los diamantes» ofrece muchos lugares muy recomendables. No solo nos referimos a los sitios turísticos de interés bastante comunes con el resto de ciudades belgas. También cuenta con puntos fuertes que la diferencian precisamente de las demás en el país.

Consideramos Amberes una visita muy interesante. ¡Sus habitantes se encuentran realmente orgullosos de ella!. Combina símbolos tradicionales con elementos modernos. Esto la ha convertido en una ciudad de referencia en cuanto a diseño, ambiente nocturno y fusión multicultural. Allí escaparéis del turismo masivo que hay en otras zonas. Tendréis la posibilidad de conocer Bélgica desde un punto de vista diferente, a la par que sumamente atrayente.

¿Qué ver en Amberes?

Si tuviéramos que describir Amberes con algunas palabras, elegiríamos las 4 cosas por las que es famosa fundamentalmente. Son la moda, el puerto, los diamantes y la multiculturalidad. En vuestra visita os recomendamos por supuesto de algún modo conocer estos 4 elementos clave. Es una buena manera de entender el ambiente que se respira en esta parte de Bélgica.

Las 4 claves de Amberes

La moda

La ciudad cuenta con una prestigiosa Escuela Superior de Moda. Encontraréis un montón de tiendas no convencionales: diseñadores emergentes, espacios multiusos (como Ra13) y segunda mano (recomendable visitar Episode y comprar en Think Twice). La calle clave es Kammenstraat, pero lo mejor es pasear y callejear por todo el barrio.

El barrio de St.Andries es “el barrio de la moda”. En ModeNatie («soho de Amberes») encontraréis un Museo de la Moda, boutiques de vanguardia, etc. En el siglo XIX este edificio era un almacén, se conservó la fachada pero el interior se adecuó para albergar la vanguardia de la moda de la ciudad. Aquí esta el MOMU o el Flanders Fashion institute, una librería especializada o una vanguardista tienda con su restaurante…¡los amantes del diseño disfrutarán al máximo aquí!.

El puerto

Amberes tiene un enorme río (el Escalda) y un puerto muy importante. Poder escaparse hasta allí las tardes de primavera, oler el mar, tener gente alrededor tocando la guitarra, observar el paisaje industrial de la refinería de fondo…¡es siempre un plan genial!.

Incluso, entrando por la parte norte de la ciudad, lo suyo es adentrarse en el que fuera típico barrio marinero que hoy en día es barrio rojo. Es muy parecido al de Ámsterdam. Es también la zona de moda de la ciudad, gracias a la apertura del museo MAS (un poco el Guggenheim belga) y de muchos restaurantes y buenos bares por la zona. ¡Tomarse una cerveza allí sentados es un plan estupendo!.

Los diamantes

Parte de la industria de Amberes está basada en el diamante. Allí se concentra el 85% de la producción mundial de diamantes en bruto. Tiene 4 bolsas, más de 1.500 empresas, 350 talleres y varias escuelas donde se enseña el arte de pulir estas piedras preciosas. No debéis dejar de visitar el Barrio del Diamante entre Hovenierstraat y Rijfstraat. Allí podréis echarle un vistazo a las “bolsas de diamantes”, tiendas, etc.

El primer diamante se descubrió en Sudáfrica en 1866. Su explotación fue en aumento a lo largo de los años. Amberes posee una ubicación privilegiada en Europa. Cuenta con un puerto que desde antaño ha sido de los más importantes del mundo. Este factor hacía que la gran cantidad de diamantes que se traían desde África pasara por Amberes.

El origen de esta industria se encuentra además en la comunidad judía. En Amberes se encuentra una de las comunidades judías más importantes de Europa y fueron precisamente los judíos quienes iniciaron aquí el negocio de los diamantes, actualmente de gran importancia.

Joyería en Amberes

En Amberes se produjo también en Febrero del año 2003, el llamado «atraco del siglo». Fue el mayor robo de diamantes de la historia. Los ladrones robaron distintas piezas por un valor de más de 100 millones de dólares. El robo tuvo lugar en el Centro Mundial de Diamantes de Amberes (AWDC, por sus siglas en inglés), situado en el centro del barrio de las gemas. Los diamantes no han sido recuperados hasta la fecha.

La multiculturalidad

Amberes destaca especialmente por su multiculturalidad. Además del imprescindible barrio judío (empieza en la estación y termina en el Stadspark), hay un barrio chino, una zona marroquí (Carnotstraat) y una plaza (Sint-Jansplein) tomada por los portugueses. También debéis por supuesto visitar la plaza de la Estación Central, punto de encuentro de unos, otros, belgas y viajeros que llegan en tren.

La Estación Central de Amberes (Antwerpen-Centraal) es una de las estaciones ferroviarias más bonitas del mundo según muchas publicaciones. Destacan su fachada neogótica y su cúpula.

Estación Central de Amberes

Los puntos de interés turístico

Los puntos de interés turístico que no os debéis perder son los siguientes.

Grote Markt

Como toda ciudad belga, Amberes también cuenta con su Plaza del Mercado. El edificio más destacado es el espectacular Ayuntamiento (stadhuis) de estilo renacentista. En medio de la plaza, destaca la barroca “Fuente del Brabo”, que homenajea la leyenda del origen del nombre de Amberes.

Ayuntamiento de Amberes

Catedral de Nuestra Señora

La “Onze Lieve Vrouwekathedraal”es una visita clave en la ciudad. Es probablemente el edificio religioso más grande y bello de Bélgica. Se tardaron cerca de 170 años en levantarla. El chapitel alcanza los 123 metros de altura. En su interior destacan las vidrieras y, sobre todo, pinturas tan famosas como el “Descendimiento de la Cruz” de Rubens. Su campanario forma parte de un grupo de torres incluidas en el Patrimonio de la Humanidad.

Catedral de Nuestra Señora, en Amberes

Museo Plantin-Moretus 

Es el único museo del mundo que forma parte del Patrimonio de la Humanidad, a excepción de la Isla de los Museos, en Berlín. La actual exposición sobrevive desde 1876 en el mismo edificio donde se ubicaba la imprenta de Christoffel Plantijn, fundada en el s.XVI. De aquí salieron las primeras obras en serie del planeta y aún conserva las dos prensas más antiguas que existen. También destacan su biblioteca, con obras de valor incalculable, la antigua tienda de libros y multitud de piezas originales, archivos históricos, etc. Un viaje al pasado que recomendamos al 100%.

Rubenshuis

Amberes fue la ciudad de nacimiento del gran pintor flamenco Van Dyck y la que vio morir a su maestro alemán de origen amberino, Pieter Paul Rubens. Es por ello conocida también por muchos como «la ciudad de Rubens». Hoy en día la casa-taller donde pasó sus últimos 29 años de vida es un museo en el que se albergan diez de sus obras, mobiliario de época, etc. Una visita muy recomendable.

Pórtico de la casa de Rubens en Amberes, la Rubenshuis, que el pintor representaría en algunas de sus obras como El jardín del amor (Prado)

Groenplaats

En este plaza al lado de la catedral puede fotografiarse una famosa estatua de Rubens de 1840. Por lo demás, es una enorme y concurrida explanada que invita al reposo en alguno de sus cafés.

Het Steen

A orillas del Escalda se encuentra este pequeño castillo de principios del s.XIII, que es el edificio más antiguo de la ciudad. Destaca la estatua del gigante Wapper, que atemorizaba al pueblo en tiempos medievales. Alberga además el Museo Marítimo.

Castillo Het Steen, en Amberes

KMSKA

El Museo Real de Bellas Artes ofrece en un enorme edificio neoclásico, una excelente exposición de obras de maestros flamencos (Van Eyck, Van Dyck, Rubens…) y otros grandes artistas belgas.

Transporte en Amberes

El centro es perfectamente asequible para recorrerlo andando, por tanto es lo que recomendamos. Perderse por cada uno de sus rincones es la mejor manera de conocer la ciudad.

Para llegar a Amberes, hay trenes periódicos desde Bruselas y desde el Aeropuerto Internacional. En general las ciudades en Bélgica están perfectamente comunicadas por tren. Ésta es la mejor manera para viajar y conocer este agradable país.

Información general de Bélgica

Otros post relacionados:

Cine y Literatura en Bélgica

El cine y la literatura en Bélgica son dos de las artes que representan a este país. En los siguientes apartados os hablamos un poco más sobre ellas.

El cine belga

Si comentamos sobre cine y literatura en Bélgica, empezando por el primero podemos decir que el cine belga ha comenzado a hacerse conocer desde hace algunos años gracias a distinciones. Muchas de ellas han sido en el Festival de Cannes.

Cinematográficamente hablando, por bastante tiempo Bélgica vivió a la sombra de otros países como Francia, a donde numerosos realizadores y actores iban a proseguir su carrera.

Sin embargo, en los últimos años el cine belga ha cogido fuerza y varias son las películas que han destacado. Podemos citar las siguientes:

  • «Las vidas posibles de Mr. Nobody» (título original «Mr. Nobody», 2009, Jaco Van Dormael)
  • «Alabama Monroe» (2012, Felix Van Groeningen)
  • «Dos días, una noche» (2014, Jean-Pierre Dardenne)
  • «El niño de la bicicleta» (2011, Jean-Pierre Dardenne)
  • «El Veredicto» (2013, Jan Verheyen)

La literatura belga

Si continuamos hablando de cine y literatura en Bégica, debemos decir que, al ser un país bilingüe, la literatura actual de Bélgica está escrita en las dos principales lenguas habladas en el país, el francés y el neerlandés. Existe también una literatura escrita en idiomas regionales. Destaca la escrita en valón.

La literatura belga ha estado desde siempre enclavada en las tradiciones literarias de Francia y los Países Bajos. De hecho, los escritores belgas siempre han tenido que lidiar con las cuestiones del lenguaje, la identidad y la nacionalidad. Un ejemplo sería el de Charles de Coster quien, en 1867, más de treinta años después de la independencia de Bélgica, publicó La Leyenda de Ulenspiegel, donde aún se trataba el tema de un bufón flamenco que intentaba librarse de la autoridad de un rey español.

Curiosamente, a pesar de los años, el libro se convirtió en símbolo del regionalismo flamenco, aunque pocos se percataron de la ironía francesa con la que estaba escrito. Dentro de la literatura del país tenemos que citar al célebre Grupo Surrealista de los Lunes, quienes afirmaban en 1937 que la literatura belga no existía y que los escritores belgas de habla francesa debían incluirse precisamente en eso, en literatura francesa.

Fue precisamente la literatura francesa fuera de Francia uno de los grandes temas en esa época de la literatura belga. De hecho muchos de los escritores expatriados son belgas. El poeta surrealista, Henri Michaux, viajó hasta África, e incluso adquirió la ciudadanía francesa al final de su vida. Algo parecido se podría decir de la joven novelista Amelie Nothomb en sus incursiones por Asia.

El mundo del cómic y las novelas de misterio

Pero si hay algo que sí tenemos que agradecerle con creces a la literatura belga es el mundo del cómic y el haber dado a luz a uno de los novelistas de misterio más grandes de la literatura universal. En el siglo XX, el talento belga parece que se desbordó en las viñetas de los cómics y en las novelas de misterio. Tal vez, en homenaje a ello, el detective más conocido y querido por la fabulosa Agatha Christie, el señor Hércules Poirot, era belga como recordaremos.

En Bruselas y otras ciudades belgas hay muchos museos dedicados al mundo del cómic. Nunca olvidaremos al querido Georges Remi, más conocido por todos como Hergé, creador de Tintín. Siempre recordaremos también a Pierre Culliford, conocido como Peyo, el creador de los Pitufos.

En cuanto a las novelas de misterio, no podemos irnos sin hablar del genial Georges Simenon. Escribió un total de 76 libros con el sagaz personaje del Comisario Maigret.

Gastronomía belga

La gastronomía belga está altamente influenciada por la cocina francesa. A continuación os enumeramos los platos más típicos.

Las frites

Son ni más ni menos que ‘simples’ patatas fritas. Sin embargo, de simples parecen tener bien poco, porque la receta tradicional de la fritura (se fríen en grasa de buey) se estudia hasta en las escuelas de hostelería. Son más que un plato típico, son un auténtico símbolo del patrimonio nacional belga.

Mejillones cocidos al vapor (moules)

Seguro que los habréis visto si habéis estado en Bélgica. Siempre servidos con frites, cualquiera diría que en realidad los mejillones son la guarnición de las patatas y no al revés. Su secreto está en las salsas con las que los aderezan: al vino blanco, provenzal, mantequilla de ajo…¡realmente exquisitos!.

Coles de Bruselas

No podían faltar en esta lista. Son autóctonas y un acompañamiento habitual de otros guisos más contundentes, como estofado de conejo, pollo, salchichas, costillas o pescado.

Costillas de cerdo

Son muy típicas y se sirven muy churruscadas, acompañadas de una ensalada y patata asada al horno también.

Carbonnades flamandes

Es carne estofada en cerveza belga. Como no, también se acompaña de patatas fritas

Carbonnades flamandes

Endivias

Son muy típicas en Bruselas, sirviéndose de manera distinta a como se suelen tomar aquí, con la salsa roquefort.

Frikandel

Digamos que es la versión belga del hot dog. A diferencia de los perritos tradicionales, en este caso la salchicha está frita y no cocida, y puede servirse sola, sin pan. Se acompaña de salsa de ketchup o ketchup de curry, mayonesa y cebolla troceada

El queso

Los belgas cuentan con más de 80 variedades de quesos, muchos más que los que hay en Suiza, Holanda y Francia juntos. Más que aperitivo, los quesos se toman como postre, después del plato principal. Merece la pena probar el vieux Hollande o Brique de Flandes

El chocolate…

Pero si hay un aroma que define a Bélgica en general es el del chocolate, apreciadísimo por viajeros y vecinos. ¡Es uno de los países europeos con mayor producción!.

Los chocolates belgas están considerados entre los mejores del mundo. Hay más de 100 tipos, los cuales se distribuyen en cada punto de su territorio. La especialidad son los pralinés: bombones rellenos de almendras o avellanas confitadas en caramelo. Los fabricantes más famosos de chocolate belga son Leónidas y Godiva.

 

Brujas, belleza en estado puro

«La Venecia del Norte»

Conocida como «La Venecia del Norte», Brujas es una de las ciudades medievales más bonitas y mejor conservadas en Europa.

Con calles de adoquines, bonitos puentes sobre canales serpenteantes y cisnes sobre el agua, este lugar mágico enamora nada más llegar.

Brujas está incluida en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Tiene el ejemplo mejor conservado de casco urbano medieval. Sorprende siempre con algún detalle encantador en cada esquina. La impresionante belleza y cultura de esta inolvidable ciudad, que alberga desde tesoros arquitectónicos hasta pintorescas chocolaterías, hacen del viaje un recuerdo único.

Consideramos Brujas, capital de Flandes Occidental en Bélgica, una visita totalmente imprescindible en Europa que sin duda os marcará.

¿Qué ver en Brujas?

Toda la ciudad resulta una auténtica maravilla. Os recomendamos pasear y dejaros llevar por sus calles y plazas, observando sus canales, sin horarios ni prisas.

A continuación os enumeramos los lugares que no os debéis perder durante esta impresionante visita.

Lago del Amor o «Minnewater»

Es el antiguo puerto de la Brujas medieval. Hoy en día surcan sus aguas cisnes en lugar de barcos mercantes. Su nombre romántico se debe a una leyenda sobre una joven doncella llamada Minna. Fue encontrada muerta en el lago por su enamorado, Stromberg, el cual le dio sepultura en las profundidades del mismo. Minnewater es el nombre neerlandés del lago, compuesto por dos palabras neerlandesas. Por un lado minne, que significa tanto «común» como «amor» y por otro water, que significa «agua». Así pues la traducción sería «aguas comunes, aguas de la comunidad, el agua de todos» ya que el antiguo puerto de Brujas es un sitio ligado muy estrechamente a la ciudad y a la vida cotidiana de sus ciudadanos.

Beguinario de Brujas

Es uno de los complejos más representativos de la ciudad. Constituye un entorno anclado en la Edad Media inmerso en un mar de tranquilidad. Las beguinas de Brujas eran mujeres que habían sufrido las consecuencias de guerras, como las Cruzadas. Sus esposos, hermanos o hijos no tenían un viaje de retorno a casa en la mayoría de los casos. Ante esta situación, a mediados del siglo XII se creó una congregación laica de mujeres. En ella tomaban un papel activo e importante en beneficio de la sociedad. Vivían aisladas en estos pequeños recintos que actuaban a modo de pueblo, con una vida austera y tranquila.

Hospital de San Juan

Es uno de los hospitales más antiguos de toda Europa,  construido en el siglo XII. Originariamente, no sólo se utilizaba para cuidar a enfermos, sino que además tenía la función de hospedar a los viajeros, transeúntes y peregrinos que pasaban por Brujas. Desde 1978 el hospital perdió su función original. En Brujas se construyó un nuevo hospital general que tomó el relevo en lo que a tratado de enfermos se refiere. Actualmente, el Hospital de San Juan se ha convertido en un espacio cultural e histórico de la ciudad de Brujas. Alberga el famoso museo Memling.

Iglesia de Nuestra Señora

Sobre el terreno en el que actualmente se alza la Iglesia de Nuestra Señora antiguamente existía una iglesia románica. La construcción actual fue levantada entre los siglos XIII y XV. El elemento más característico es la torre, que se erigió entre los años 1270 y 1340. Con sus 122,3 metros de altura, es la segunda torre más alta del mundo construida en ladrillo, sólo detrás de la de la Iglesia de San Martín de Landshut, en Alemania. La iglesia conserva en su interior los sepulcros del duque de Borgoña, Carlos el Temerario y de su hija, María de Borgoña y de Brabante.

Catedral de Brujas

Es la iglesia parroquial más antigua de la ciudad. Fundada en el siglo IX, no fue catedral hasta 1834. En ese año la iglesia de San Donaciano, situada en la plaza Burg, fue destruida durante la revolución francesa. En el interior pueden verse tapices, pinturas y una reja barroca que separa el coro de la nave. El interior está muy cargado y decorado, algo habitual en la Bélgica de la época de la contrarreforma. El sobrio exterior junto con un interior tan lujoso constituyen una mezcla de estilos y sensaciones única.

Plaza Burg

Es el lugar donde nació la ciudad de Brujas y su centro político actual. Fue aquí donde Balduino I «Brazo de Hierro» levantó el primer castillo que pretendía impedir la entrada de las oleadas normandas hacia el interior de estas tierras. Esta construcción primaria es la que da nombre al lugar. Burg no significa otra cosa que castillo. Esta plaza se ha convertido en una auténtica clase de arte y arquitectura. En torno a la misma se levantan edificios que nos sirven para viajar en el tiempo a través de más de mil años. La plaza ofrece gran variedad de estilos, albergando edificios tan imponentes como el Ayuntamiento de la ciudad, la Basílica de la Santa Sangre y la Antigua Secretaria de Brujas.

Rozenhoedkaai

Cerca de la plaza del Burg se encuentra este pequeño lugar, el llamado «Muelle del Rosario». A todos nos suena esta estampa. Es probablemente el lugar más fotografiado de la ciudad.

Rozenhoedkaai en Brujas

Plaza de los Curtidores

Es la llamada Huidenvettersplein, la Plaza de los Curtidores. Forma parte, dentro del conjunto medieval, de ese rincón que en la historia ocupan los antiguos gremios de oficios. Es donde los artesanos y comerciantes de la época se asociaban para proteger y defender sus intereses comerciales y para obtener seguridad. Es una plaza peculiar, pequeña, distinta, casi habría quien diría que es más patio que plaza, de hecho en su origen tenía puertas.

Grote Markt 

La Plaza Mayor de Brujas, Gran Mercado o Grote Markt es el corazón de la ciudad. Constituye el punto de encuentro de habitantes y turistas, donde se cruzan sin prestarse demasiada atención. Cada miércoles de 9h. a 13h. tiene lugar un mercadillo. En invierno se instala una pista de patinaje. Durante el resto del año, también se celebran distintos eventos. En esta plaza se encuentra el Belfort, el campanario de Brujas, uno de los más destacados de Bélgica. Con sus 83 metros de altura esta torre coronada por sus emblemáticas campanas de carillón se alza sobre el horizonte. Es el símbolo de la ciudad.

Otros puntos de interés

La cervecería de Halve Mann

Otro lugar que no os debéis perder en vuestra visita por la ciudad es la Cervecería de Halve Mann. Es una de las cervecerías artesanales con más historia de toda Bélgica. En ella se fabrica la Brugse Zot, la cerveza más conocida y característica de Brujas. Está además ubicada en un enclave privilegiado entre el Beguinario y la Catedral.

La Casa de España

También es muy interesante la visita a la Casa de España. Durante siglos, la lana merina unió a España y Flandes. Muchos fueron los barcos con cargamento de lana que atracaron en Brujas. Así se descargaba la lana que sería tratada en los talleres flamencos. De esta forma Brujas se convirtió para los comerciantes españoles del momento en un asentamiento.

Son muchos los que llegaron a Brujas huyendo de la Inquisición Española. Como suele ser habitual, estas migraciones dejan huellas en las ciudades. En Brujas, son muchas las referencias a los españoles. En la fachada del Ayuntamiento varias de las estatuas son de personajes españoles. Luis Vives, tiene un monumento cerca de la Iglesia de Nuestra Señora. Las calles de Brujas también recuerdan esta unión. Así tenemos la “Spanjaardstraat” (la calle de los españoles), la “Boskajerplaats” (la plaza de los vizcaínos) etc. El primer concejal municipal español de Brujas fue Juan Pérez de Malvenda. 

Los museos

Como toda ciudad histórica, Brujas también posee museos muy interesantes. Entre los más recomendables, podemos citar el Groeningemuseum (Museo principal de Bellas Artes). Alberga importantes obras de Van Eyck o El Bosco. Además también resulta curioso visitar el Choco-Story (Museo del Chocolate). Enseña al visitante la historia del cacao y del chocolate.

Un paseo por los canales

Por último en vuestra visita por esta maravillosa ciudad también os recomendamos, como en otras muchas de este estilo, coger una lancha y dar un paseo por sus mágicos canales. Veréis que se pueden contratar en distintos puntos a lo largo de todo el casco histórico.

Transporte en Brujas

Brujas es una ciudad perfectamente asequible para recorrerla andando y es como se debe hacer. Perderse por cada uno de sus rincones es la mejor manera de adentrarse en ella y observar su belleza.

Para llegar a Brujas, hay trenes periódicos desde Bruselas y desde el Aeropuerto Internacional de Bélgica. En general las ciudades belgas están muy bien comunicadas por tren. Ésta es la mejor manera para viajar y conocer este agradable país.

Información general de Bélgica

Otros post relacionados:

Bélgica, el mejor chocolate

Bélgica ofrece sitios sumamente interesantes que conocer. El llamado «país del chocolate» es uno de los más visitados por los españoles en Europa, conquistando con sus poblaciones medievales, sus canales y su excelente gastronomía.

Conocido además por sus famosas y variadas cervezas, es un destino perfecto para una escapada. Sus ciudades de cuento, con sus cientos de museos, parques y restaurantes, dan la bienvenida en un país rico por su historia, diversidad y contrastes, que sin duda os encantará.

¿Qué conocemos de Bélgica?

En Bélgica hemos tenido la oportunidad de visitar los cuatro sitios más famosos allí:

¿Cuándo viajar a Bélgica?

El clima en Bélgica es marítimo templado, con precipitaciones durante todo el año. La temperatura media anual es de 9 °C, pero en los meses de verano se llega hasta los 20°C de media. Hay largos períodos nublados y de días grises con abundantes lluvias.

Las fechas más recomendadas para visitar Bélgica son primavera y verano, es decir entre los meses de mayo y septiembre. En esta época los días son más largos y el clima es templado, aunque no os asegura libraros de la lluvia, pues suelen alternarse días soleados con otros nublados y lluviosos. Es aconsejable que independientemente de la fecha en la que viajéis, ¡llevéis siempre un impermeable!.

¿Es necesario Visado?

Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan visado, ni pasaporte para ir a Bélgica, por lo que podéis viajar solo con el DNI.

¿Qué moneda hay?

La moneda oficial de Bélgica es el EURO.

Franja Horaria

El huso horario es el mismo que en España.

Idioma

Administrativamente Bélgica está dividida en tres regiones:

  • Flandes, al norte, donde se habla neerlandés
  • Valonia, francófona, al sur
  • Bruselas- Capital, región bilingüe donde se encuentra la ciudad de Bruselas, la capital, en la que el francés y el neerlandés son cooficiales

En la parte oriental del país hay una minoría de habla alemana constituida por unas 70.000 personas. A menudo, esta diversidad lingüística lleva a conflictos políticos y culturales, que se reflejan en el complejo sistema de gobierno de Bélgica y en su historia política.

Curiosidades

Aquí van algunas curiosidades sobre Bélgica.

Las más conocidas

Entre las curiosidades más conocidas, tenemos las siguientes.

  • Bélgica cuenta con alrededor de 178 brasseries que producen en total más de 800 cervezas diferentes
  • La famosa actriz Audrey Hepburn nació en Bruselas, concretamente en el barrio de Ixelles
  • El lugar en el que más chocolate se vende del mundo es el Aeropuerto Internacional de Bruselas, Zaventem
  • El Índice de Masa Corporal (IMC) es un invento del matemático belga Lambert Adolphe Quetelet
  • El territorio belga produce más de 220.000 toneladas de chocolate al año
  • La pintura al óleo es un invento de los hermanos belgas Van Eyck
  • El asfalto moderno para las carreteras fue inventado por el profesor belga Edward J. De Smedt
  • El tranvía de la costa belga es la línea de este medio de transporte más larga del mundo
  • Tomorrowland (en Amberes) es el festival techno más grande y popular del mundo
  • Quien desarrolló la baquelita, el origen del plástico moderno, fue un belga: Leo Hendrik Baekeland (1863-1944)
  • Robert Caillau, el co-inventor de las famosas tres Ws, World Wide Web, también es belga
  • El festival de cine de Gante es el festival cultural más grande de Europa
  • El cantante Gotye, famoso por su canción “Somebody that I used to know”, nació en Brujas
  • Ludwig von Beethoven descendía de una familia de flamencos de Malinas

Las que más nos sorprenderán

Algunas curiosidades que probablemente nos sorprendan son:

  • Los patines en línea fueron inventados por el belga Jean-Joseph Merlin
  • La Teoría del Big Bang fue emitida por el sacerdote y físico belga Georges Lemaître
  • El Manifiesto del Partido Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels se escribió en Bruselas
  • La comunidad francófona de Bélgica es el productor de comics por habitante más grande del mundo
  • La Ciudad de Nueva York habría sido fundada por el belga Pierre Minuit, quien aparentemente compró la isla de Manhattan a los primeros habitantes en 1626
  • El primer periódico del mundo llamado «La Gazette» (Nieuwe Tijdinghen) fue impreso en Amberes en 1605 por Abraham Verhoeven
  • Bélgica tiene el mayor número de castillos por metro cuadrado del mundo
  • Bélgica tiene la proporción por habitante más baja de restaurantes Mc Donald’s del mundo desarrollado
  • ¡Durante los años 70, se servía la cerveza más ligera como desayuno en los colegios!
  • El país tiene el récord del mundo en el periodo más largo sin gobierno: 541 días separan la dimisión del gobierno de Leterme II (2010) y la formación del gobierno de Di Rupo (2011)

Información adicional

Gastronomía belga

Referencias literarias y cinéfilas en Bélgica