Brujas, belleza en estado puro

«La Venecia del Norte»

Conocida como «La Venecia del Norte», Brujas es una de las ciudades medievales más bonitas y mejor conservadas en Europa.

Con calles de adoquines, bonitos puentes sobre canales serpenteantes y cisnes sobre el agua, este lugar mágico enamora nada más llegar.

Brujas está incluida en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Tiene el ejemplo mejor conservado de casco urbano medieval. Sorprende siempre con algún detalle encantador en cada esquina. La impresionante belleza y cultura de esta inolvidable ciudad, que alberga desde tesoros arquitectónicos hasta pintorescas chocolaterías, hacen del viaje un recuerdo único.

Consideramos Brujas, capital de Flandes Occidental en Bélgica, una visita totalmente imprescindible en Europa que sin duda os marcará.

¿Qué ver en Brujas?

Toda la ciudad resulta una auténtica maravilla. Os recomendamos pasear y dejaros llevar por sus calles y plazas, observando sus canales, sin horarios ni prisas.

A continuación os enumeramos los lugares que no os debéis perder durante esta impresionante visita.

Lago del Amor o «Minnewater»

Es el antiguo puerto de la Brujas medieval. Hoy en día surcan sus aguas cisnes en lugar de barcos mercantes. Su nombre romántico se debe a una leyenda sobre una joven doncella llamada Minna. Fue encontrada muerta en el lago por su enamorado, Stromberg, el cual le dio sepultura en las profundidades del mismo. Minnewater es el nombre neerlandés del lago, compuesto por dos palabras neerlandesas. Por un lado minne, que significa tanto «común» como «amor» y por otro water, que significa «agua». Así pues la traducción sería «aguas comunes, aguas de la comunidad, el agua de todos» ya que el antiguo puerto de Brujas es un sitio ligado muy estrechamente a la ciudad y a la vida cotidiana de sus ciudadanos.

Beguinario de Brujas

Es uno de los complejos más representativos de la ciudad. Constituye un entorno anclado en la Edad Media inmerso en un mar de tranquilidad. Las beguinas de Brujas eran mujeres que habían sufrido las consecuencias de guerras, como las Cruzadas. Sus esposos, hermanos o hijos no tenían un viaje de retorno a casa en la mayoría de los casos. Ante esta situación, a mediados del siglo XII se creó una congregación laica de mujeres. En ella tomaban un papel activo e importante en beneficio de la sociedad. Vivían aisladas en estos pequeños recintos que actuaban a modo de pueblo, con una vida austera y tranquila.

Hospital de San Juan

Es uno de los hospitales más antiguos de toda Europa,  construido en el siglo XII. Originariamente, no sólo se utilizaba para cuidar a enfermos, sino que además tenía la función de hospedar a los viajeros, transeúntes y peregrinos que pasaban por Brujas. Desde 1978 el hospital perdió su función original. En Brujas se construyó un nuevo hospital general que tomó el relevo en lo que a tratado de enfermos se refiere. Actualmente, el Hospital de San Juan se ha convertido en un espacio cultural e histórico de la ciudad de Brujas. Alberga el famoso museo Memling.

Iglesia de Nuestra Señora

Sobre el terreno en el que actualmente se alza la Iglesia de Nuestra Señora antiguamente existía una iglesia románica. La construcción actual fue levantada entre los siglos XIII y XV. El elemento más característico es la torre, que se erigió entre los años 1270 y 1340. Con sus 122,3 metros de altura, es la segunda torre más alta del mundo construida en ladrillo, sólo detrás de la de la Iglesia de San Martín de Landshut, en Alemania. La iglesia conserva en su interior los sepulcros del duque de Borgoña, Carlos el Temerario y de su hija, María de Borgoña y de Brabante.

Catedral de Brujas

Es la iglesia parroquial más antigua de la ciudad. Fundada en el siglo IX, no fue catedral hasta 1834. En ese año la iglesia de San Donaciano, situada en la plaza Burg, fue destruida durante la revolución francesa. En el interior pueden verse tapices, pinturas y una reja barroca que separa el coro de la nave. El interior está muy cargado y decorado, algo habitual en la Bélgica de la época de la contrarreforma. El sobrio exterior junto con un interior tan lujoso constituyen una mezcla de estilos y sensaciones única.

Plaza Burg

Es el lugar donde nació la ciudad de Brujas y su centro político actual. Fue aquí donde Balduino I «Brazo de Hierro» levantó el primer castillo que pretendía impedir la entrada de las oleadas normandas hacia el interior de estas tierras. Esta construcción primaria es la que da nombre al lugar. Burg no significa otra cosa que castillo. Esta plaza se ha convertido en una auténtica clase de arte y arquitectura. En torno a la misma se levantan edificios que nos sirven para viajar en el tiempo a través de más de mil años. La plaza ofrece gran variedad de estilos, albergando edificios tan imponentes como el Ayuntamiento de la ciudad, la Basílica de la Santa Sangre y la Antigua Secretaria de Brujas.

Rozenhoedkaai

Cerca de la plaza del Burg se encuentra este pequeño lugar, el llamado «Muelle del Rosario». A todos nos suena esta estampa. Es probablemente el lugar más fotografiado de la ciudad.

Rozenhoedkaai en Brujas

Plaza de los Curtidores

Es la llamada Huidenvettersplein, la Plaza de los Curtidores. Forma parte, dentro del conjunto medieval, de ese rincón que en la historia ocupan los antiguos gremios de oficios. Es donde los artesanos y comerciantes de la época se asociaban para proteger y defender sus intereses comerciales y para obtener seguridad. Es una plaza peculiar, pequeña, distinta, casi habría quien diría que es más patio que plaza, de hecho en su origen tenía puertas.

Grote Markt 

La Plaza Mayor de Brujas, Gran Mercado o Grote Markt es el corazón de la ciudad. Constituye el punto de encuentro de habitantes y turistas, donde se cruzan sin prestarse demasiada atención. Cada miércoles de 9h. a 13h. tiene lugar un mercadillo. En invierno se instala una pista de patinaje. Durante el resto del año, también se celebran distintos eventos. En esta plaza se encuentra el Belfort, el campanario de Brujas, uno de los más destacados de Bélgica. Con sus 83 metros de altura esta torre coronada por sus emblemáticas campanas de carillón se alza sobre el horizonte. Es el símbolo de la ciudad.

Otros puntos de interés

La cervecería de Halve Mann

Otro lugar que no os debéis perder en vuestra visita por la ciudad es la Cervecería de Halve Mann. Es una de las cervecerías artesanales con más historia de toda Bélgica. En ella se fabrica la Brugse Zot, la cerveza más conocida y característica de Brujas. Está además ubicada en un enclave privilegiado entre el Beguinario y la Catedral.

La Casa de España

También es muy interesante la visita a la Casa de España. Durante siglos, la lana merina unió a España y Flandes. Muchos fueron los barcos con cargamento de lana que atracaron en Brujas. Así se descargaba la lana que sería tratada en los talleres flamencos. De esta forma Brujas se convirtió para los comerciantes españoles del momento en un asentamiento.

Son muchos los que llegaron a Brujas huyendo de la Inquisición Española. Como suele ser habitual, estas migraciones dejan huellas en las ciudades. En Brujas, son muchas las referencias a los españoles. En la fachada del Ayuntamiento varias de las estatuas son de personajes españoles. Luis Vives, tiene un monumento cerca de la Iglesia de Nuestra Señora. Las calles de Brujas también recuerdan esta unión. Así tenemos la “Spanjaardstraat” (la calle de los españoles), la “Boskajerplaats” (la plaza de los vizcaínos) etc. El primer concejal municipal español de Brujas fue Juan Pérez de Malvenda. 

Los museos

Como toda ciudad histórica, Brujas también posee museos muy interesantes. Entre los más recomendables, podemos citar el Groeningemuseum (Museo principal de Bellas Artes). Alberga importantes obras de Van Eyck o El Bosco. Además también resulta curioso visitar el Choco-Story (Museo del Chocolate). Enseña al visitante la historia del cacao y del chocolate.

Un paseo por los canales

Por último en vuestra visita por esta maravillosa ciudad también os recomendamos, como en otras muchas de este estilo, coger una lancha y dar un paseo por sus mágicos canales. Veréis que se pueden contratar en distintos puntos a lo largo de todo el casco histórico.

Transporte

Brujas es una ciudad perfectamente asequible para recorrerla andando y es como se debe hacer. Perderse por cada uno de sus rincones es la mejor manera de adentrarse en ella y observar su belleza.

Para llegar a Brujas, hay trenes periódicos desde Bruselas y desde el Aeropuerto Internacional de Bélgica. En general las ciudades belgas están muy bien comunicadas por tren. Ésta es la mejor manera para viajar y conocer este agradable país.

Información general de Bélgica

Otros post relacionados:

6 opiniones en “Brujas, belleza en estado puro”

  1. Brujas es lugar obligado que cualquier viajante tiene en su agenda para conocer y disfrutar. Es de esos sitios a los que no te importa volver a visitar.

    1. ¡Desde luego!. Es un lugar impresionante, mágico…no solo por sus encantadoras plazas y canales, sino también por el ambiente que se respira. Bélgica es un país muy especial, con cosas interesantísimas que visitar. Un abrazo

    1. ¡Hola!. ¡Muchas gracias por tu comentario!. Nos alegra muchísimo que te guste el blog, queda todavía mucho contenido por subir, pero ¡ahí vamos!. Por supuesto, cualquier sugerencia es bienvenida:). Un beso!!

  2. No había leído aun el post y me ha recordado mi visita a Brujas, me gustó mucho. Yo también di un paseo en bicicleta, está muy preparada para las bicis y hay lugares «cerca» para la bici pero «lejos» para caminar y las afueras también me encantaron. Como decís, el tren es una opción fantástica, incluso hay trenes directos a París, al menos hace unos años los había.
    Enhorabuena por el blog

    1. Muchas gracias por tu comentario Patri!!. Efectivamente, la bici también es una buena opción para recorrer esta preciosa ciudad. Si…Brujas es increíble, sin duda, de los lugares más encantadores de Europa!!. Un besote!!:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *