Bruselas, el hogar de Tintín

«Cómics, mejillones y, como no…chocolate»

Bruselas, capital de Bélgica, es hoy en día una de las ciudades más importantes en Europa y la principal sede administrativa de la Unión Europea.

Para muchos, la siempre recordada como «el hogar de Tintín» en alusión al famoso cómic, no es lo más representativo del país. En nuestra opinión, la también llamada «ciudad del chocolate» tiene cosas muy interesantes e imprescindibles que conocer, si bien en el viaje la debéis combinar con la visita a otras preciosas ciudades cercanas. Por otra parte, la gastronomía cobra gran importancia en Bruselas…no os podéis ir de allí sin haber probado los mejillones…¡¡ni tampoco el chocolate claro!!.

¿Qué ver en Bruselas?

El tiempo de estancia en Bruselas dependerá de cada uno. Desde nuestro punto de vista, uno o dos días son suficientes para conocer lo más representativo de la ciudad. Os resumimos a continuación los principales puntos de interés.

Grand Place

La Grand Place (Grote Markt en flamenco, Gran Plaza en español) es el corazón geográfico, histórico y comercial de Bruselas, además de una de las plazas más notables de Europa. Forma parte del conjunto arquitectónico del siglo XVII más bello de toda Bélgica.

En ella encontraréis muchos edificios imponentes, entre los que destaca el del Ayuntamiento. Situado en la parte suroeste, es la joya arquitectónica más importante y más antigua de la plaza.

La Grand Place es absolutamente impresionante. Os recomendamos visitarla tanto de día como de noche, pues encontraréis diferentes ambientes, siempre sumamente fascinantes.

Manneken Pis

Creado en 1388, el Manneken Pis es uno de los símbolos más representativos y queridos de Bruselas. Es una estatuilla de unos 50 centímetros que representa a un niño desnudo orinando en la pila de una fuente. Se encuentra ubicada en la parte antigua de la capital belga, entre las calles L’Etuve y Chene, junto a la Grand Place.

Dada la importancia de la estatua, fueron muchas las ocasiones en las que diferentes ejércitos intentaron robarla, hasta que un ex convicto logró hacerse con ella. Los habitantes de Bruselas quedaron consternados hasta que, en el año 1619, se colocó una copia en el mismo lugar y se ha mantenido allí hasta nuestros días.

Muy próxima a la Grand Place, existe también una versión femenina mucho menos conocida, Jeanneke Pis.

Atomium

El Atomium fue el pabellón principal y el símbolo de la Exposición Universal de Bruselas de 1958. Hoy en día es el principal punto turístico de la ciudad.

El diseño del Atomium fue obra de André Waterkeyn y representa un átomo de hierro ampliado 165.000 millones de veces. La estructura tiene 102 metros de altura y está formada por 9 esferas de 18 metros de diámetro comunicadas entre sí por tubos con escaleras mecánicas.

En el interior de las esferas hay exposiciones tanto de carácter permanente como temporal. En la esfera superior hay un restaurante.

Aunque la zona del Atomium merece la pena ser visitada, entrar al interior de éste puede ser bastante decepcionante, teniendo en cuenta además las colas que suele tener la atracción.

La Catedral

La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula (Cathédrale Saint-Michel et Sainte-Gudule), es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Bruselas.

Su construcción, en un estilo gótico, se inició a principios del siglo XIII sobre una parte románica del siglo XI y no se vio terminada hasta dos siglos después. El estado de conservación es muy bueno ya que, entre 1983 y 1989, fue sometida a una importante restauración.

La visita a la catedral es una de las más interesantes en Bruselas, ya que está considerada como la principal iglesia católica de Bélgica.

Los Palacios

La ciudad de Bruselas cuenta con distintos palacios de interés, entre los que debemos destacar los siguientes:

  • Palacio de Justicia. Es uno de los edificios más grandes e impresionantes que se pueden contemplar en Europa. Hoy en día continúa siendo la sede de los tribunales de justicia de Bélgica
  • Palacio Real. Aunque hace más ya de un siglo que los reyes no residen allí, es uno de los edificios más famosos de la capital. El Palacio Real es la sede de la monarquía belga. En él se encuentran instaladas las oficinas de los reyes, algunos ministerios, salas de reuniones oficiales y habitaciones para los jefes de estado invitados
  • Palacio del Cincuentenario.  Desde el punto de vista arquitectónico, el Palacio del Cincuentenario es uno de los edificios más representativos de Bruselas. Se encuentra al este del Parque Cinquantenaire y su parte más característica es el arco del triunfo, dominado por una cuadriga de bronce que recuerda a la Puerta de Brandeburgo de Berlín

Basílica del Sagrado Corazón

Alejada del centro, situada en el periférico barrio de Koekelberg, la Basílica del Sagrado Corazón (Basilique de Koekelberg o Basilique du Sacré-Coeur) es una joya de la arquitectura del siglo XX.

La basílica está construida en estilo Art Decó y tiene 89 metros de alto y 167 de largo, medidas que la convierten en la quinta iglesia más grande del mundo.

El mirador de la Basílica en la terraza ofrece la mejores vistas de la ciudad. Además, al subir a la cúpula podréis acceder al museo y a otras partes innacesibles del templo.

Notre Dame du Sablon

Situada en la parte alta de la ciudad, Notre Dame du Sablon es una de las iglesias góticas más bellas de Bélgica. Fue construida en el siglo XV con un estilo gótico de Bravante, el mismo que la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula.

Parque de Bruselas

También llamado Parque Real, es el principal lugar de esparcimiento de los habitantes de la ciudad.

Durante la época medieval, los Duques de Brabante utilizaban la zona como terreno de caza hasta que, en el año 1770, la zona fue renovada para adquirir el aspecto que tiene hoy en día, un tranquilo parque dotado de fuentes y esculturas.

Cualquier momento es bueno para visitarlo y darse un agradable paseo. Limita con el Palacio Real.

Galerías Saint Hubert

Las Galerías Saint Hubert, diseñadas en 1847, fueron las primeras galerías comerciales de Europa. Hoy en día, continúan siendo las más elegantes.

También conocidas como Galeries Royales Saint-Hubert‎, están divididas en tres zonas: la Galería de la Reina, la Galería del Rey y la Galería de los Príncipes.

En el interior reina una gran tranquilidad y se pueden ver decenas de escaparates decorados con todo lujo de detalle, además de numerosas joyerías, grandes chocolateros, tiendas exclusivas de moda, restaurantes,  cafeterías de calidad, un pequeño teatro y un cine.

Las galerías comunican prácticamente la zona del Teatro de la Monnaie con la Grand Place, creando una conexión entre la parte histórica de Bruselas y una parte más moderna.

Se puede acceder a ellas desde la Rue du Marché aux Herbes, la Rue des Bouchers o desde la Rue de l´Ecuyer.

Parque Mini Europa

Inaugurado en 1989, posee unas 350 maquetas hechas a escala 1/25 mediante las que se representan 80 ciudades de la Unión Europea. Situado junto al Atonium, Mini Europa es una forma rápida y divertida de conocer los monumentos europeos más importantes.

Museos

Bruselas tiene museos sumamente interesantes que no os deberíais perder. En nuestra opinión, recomendamos la visita a los siguientes:

  • Museo de Instrumentos Musicales. Está ubicado en uno de los edificios Art Nouveau más famosos de Bruselas. Posee una colección de más de 7.000 instrumentos musicales de todas las épocas
  • Museo Magritte. Es el homenaje a uno de los artistas belgas más importantes de todos los tiempos. Las 250 obras expuestas reflejan la evolución artística de Magritte
  • Museo del cómic. Bélgica es uno de los principales países impulsores del cómic y Tintín es su creación más importante. Este museo contiene más de 6.000 cómics originales en francés. Se rinde especial homenaje claro está a Tintín, el famoso reportero creado por Hergé en 1929. Ha sido traducido a cuarenta idiomas y se han vendido más de 140 millones de copias de sus cómics en todo el mundo
  • Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. Son una agrupación de cuatro centros de arte considerados como los más famosos de Bélgica. Los museos están compuestos por más de 20.000 pinturas, dibujos y esculturas que datan desde principios del siglo XV hasta la actualidad

Planes gastronómicos

Además, como también hemos comentado al principio, la gastronomía en Bruselas es parte de sus puntos fuertes y no podéis perderos esta experiencia. Entre las cosas más típicas está por supuesto probar los mejillones con patatas, ¡el plato estrella en la ciudad!. Hay muchos lugares para degustarlos, los veréis por las calles. El sitio más conocido y emblemático para comerlos es el restaurante Chez Leon (Rue des Bouches, 18).

Por otro lado, otro restaurante muy recomendable es Bonsoir Clara (22-26 de la rue Dansaert). Con decoración minimalista y colorida, es un buen sitio para cenar.

Si buscáis reponer fuerzas en vuestro visita por la capital belga os recomendamos Maison Antoine, el más famoso puesto de frites de Bélgica, otra de las comidas típicas. Fundado en 1948, es un sitio muy famoso en Bruselas y por tanto, es normal que encontréis muchas colas. Debéis armaros de paciencia…¡pero merece la pena!.

Además, en la ciudad del chocolate degustar este increíble dulce es también claro está una experiencia obligada. Encontraréis muchas chocolaterías por todo el centro. Una bastante famosa es Laurent Gerbeaud (2 de la Rue Ravenstein). Tampoco podemos olvidarnos de Pierre Marcolini, un belga nacido en Charleroi, con raíces italianas y nombrado en 1995 Mejor Pastelero del Mundo. No deja de aumentar su fama y reconocimiento. Sus bombones son auténticas obras de arte, así que hacerle una visita es casi una obligación. Su local está en Rue des Minimes 1…¡los helados están exquisitos!.

Visitas cercanas

Como ya hemos comentado, vuestra visita a Bruselas la podréis complementar conociendo otras preciosas ciudades cercanas y perfectamente comunicadas por tren, como son Gante, Amberes y Brujas. Por supuesto no hace falta decir que las tres son impresionantes y visitas obligadas en vuestro viaje por Bélgica.

Transporte

Como siempre comentamos, recorrer las ciudades caminando es la mejor manera de conocerlas. El centro en Bruselas es perfectamente asequible para visitarlo andando y así lo debéis hacer. Para atracciones turísticas más alejadas, tendréis que coger transporte público, el cual es bastante eficiente. No obstante, utilizarlo es una tarea más complicada de lo que debería: los mapas escasean y las conexiones no son muy buenas.

El autobus es el medio que menos aconsejamos, tan solo recomendable para recorridos nocturnos. Por el día, es mejor coger el metro o el tranvía.

Aunque moderno y compuesto por 6 líneas diferentes (4 de metro y 2 de metro ligero), el metro de Bruselas es muy limitado y da la impresión de ser más antiguo. La cobertura en muchos puntos de la ciudad deja mucho que desear. No obstante, podréis llegar a la mayoría de los puntos de interés utilizándolo.

En cuanto al tranvía, con decenas de líneas que llegan hasta las zonas más alejadas de la ciudad, la red es una de las más extensas del mundo.

Los billetes de todos los transportes en general son bastante económicos y se pueden adquirir tanto en las estaciones como en los puestos de prensa. Deben además ser validados en las estaciones de metro o al subir a un autobús o tranvía.

Información general de Bélgica

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *