Marrakech, capital turística de Marruecos

«La ciudad roja»

Marrakech, la que llamamos “ciudad roja” y capital turística de Marruecos, tiene un peculiar atractivo, una dualidad que os hará odiarla o amarla, pero que desde luego no os dejará indiferentes.

Nos gustó mucho, con sus edificios rosados, sus calles estrechas, el caos de los mercados y el orden y belleza de sus jardines. Es uno de los sitios más visitados en el país…y es que no hay que engañarse, Marrakech es el lugar turístico por excelencia de Marruecos, siendo éste desde nuestro punto de vista quizás uno de sus puntos más identificativos. Observar a tanta mezcla de personas, de distintas razas, etnias y nacionalidades, adaptándose a aquella cultura, intentando entenderse en aquellos inmensos bazares, sumándose a la frenética actividad del día a día, es una cosa que desde luego, a todo el mundo impacta. Hay partes que incluso os recordarán a nuestra Andalucía, veréis que hay puntos en común con nuestro país.

Marrakech es sin duda, una mezcla perfecta de experiencias y sensaciones que seguro os sorprenderá. Por supuesto la recomendamos….y aunque como decimos es de lo más turístico que tiene Marruecos, todavía conserva rincones realmente auténticos y que os ayudarán a comprender mejor cómo es la vida allí.

¿Qué ver en Marrakech?

El tiempo de estancia en un lugar depende de cada uno. En el caso de Marrakech, con un par de días creemos que es suficiente para conocer lo más representativo…aunque seguro que algunos querrán quedarse más. Como en muchas ciudades marroquíes, tiene la parte central o Medina. Es la zona antigua amurallada con varias puertas caracterizada por sus típicas y abigarradas calles bulliciosas. Allí se desarrolla toda la actividad del día a día. Cuando caminéis por ella debéis tener especial cuidado con las motos, que pasan a gran velocidad.

Fuera de la Medina se encuentra la parte nueva o Gueliz, zona elegida para vivir por la mayoría de los extranjeros residentes en Marrakech.

Las atracciones turísticas se encuentran tanto dentro como fuera de la Medina. Destacamos los siguientes principales puntos de interés.

La plaza de Yamaa el Fna

Es la plaza central de Marrakech, donde se concentra gran parte de la actividad comercial. ¡Es un imprescindible!. El ambiente cambia mucho dependiendo de la hora. Durante el día encontraréis desde domadores de monos hasta encantadores de serpientes, mientras que por la noche, desaparecen todos los tenderetes de la mañana y se llena de puestos de comida donde poder cenar, músicos improvisados y espectáculos de diferente índole. Os recomendamos ir a tomar un café cuando caiga la tarde a alguna de las terrazas elevadas que hay sobre la plaza (como por ejemplo en el Café de France donde estuvimos nosotras), para observar desde lo alto el ambiente y la vida cotidiana en Marrakech.

Plaza de Jamaa el Fna Marrakech
La Plaza de Jamaa el Fna, en Marrakech

La mezquita Koutoubia

La “mezquita de los libreros” es uno de los símbolos de Marrakech. A los españoles nos resulta imposible no pensar en La Giralda cuando la visitamos, sin embargo el enclave es totalmente distinto. Desde sus bonitos jardines podréis contemplar todo el complejo de la Koutoubia. Como en el resto de mezquitas de la ciudad, la entrada está prohibida a los no musulmanes.

Koutoubia Marrakech
La Koutoubia de Marrakech

El palacio Bahia

Es una de las obras arquitectónicas más importantes de Marrakech. Fue construido a finales del siglo XIX con el objetivo de ser el palacio más impresionante de todos los tiempos. Se encuentra muy cerca de la plaza de Yamaa el Fna y se pueden visitar sus habitaciones, patios y jardines.

Marruecos
Palacio Bahia, Marrakech

Los jardines de Menara

Se sitúan al oeste de la ciudad y es uno de los sitios más visitados de Marrakech. La estampa es preciosa, con el Pabellón de la Menara reflejado en el estanque y el Atlas de fondo. Es recomendable visitarlo al atardecer tras un agradable paseo.

Jardines de Menara
Los Jardines de Menara

El jardín Majorelle

Este jardín fue creado por el pintor francés Jacques Majorelle en 1924 y fue propiedad de Yves Saint Laurent desde 1980. Os encantará su mezcla de colores y su exuberante vegetación. Hay multitud de plantas distintas, divididas en cactus, palmeras, bambú, plantas de jardín y plantas acuáticas. Dan sensación de frescor y vitalidad. ¡Una de nuestras visitas favoritas!.

Jardín Majorelle Marrakech
Jardín de Majorelle, en Marrakech

El museo de Marrakech

Está ubicado en el antiguo palacio donde residió Mehdi Mnebhi, antiguo ministro de defensa del sultán Moulay Abdelaziz. El palacio data de finales del siglo XIX.

Las tumbas Saadíes

Es una de las visitas obligadas. Cuenta con unas 100 y un pequeño jardín. Fueron abiertas al público en 1917 y allí están enterrados los cuerpos de los sirvientes y guerreros de la dinastía saadí.

Jardines de las Tumbas Saedíes, Marrakech
Jardines de las Tumbas Saedíes, Marrakech

Bab Agnou

Es la gran puerta principal para atravesar la muralla y adentrarse en la Medina.

El barrio judío

Cerca del palacio Bahia, el Mellah contiene un sinfín de tiendas de especias, artesanía, herboristerías, etc. Allí también se encuentra la Sinagoga Alazmah, que sigue siendo lugar de encuentro y trabajo de la comunidad judía de Marrakech.

El encanto de Marrakech

Sin embargo, el atractivo de Marrakech no reside únicamente en los monumentos, museos y otros puntos de interés, sino que el verdadero encanto de esta ciudad lo descubriréis caminando por sus calles y explorando por vuestra cuenta la Medina y sus alrededores.

Además no debéis dejar de visitar El Zoco, un auténtico laberinto de callejuelas llenas de puestos y tenderetes que se extiende desde la Plaza de Yamaa el Fna. Es una experiencia única en la que tendréis que sumaros al famoso regateo que forma parte del día a día. Además en el barrio de los suks, los zocos están organizados por gremios. Reservad tiempo para pasear y cotillear los puestos, ¡no querréis iros!.

Un lugar que nos pareció bastante auténtico además fue la Plaza de Rahda Kedima, cerca de Yamaa el Fna. Perderse hasta llegar a ella fue de lo más especial en Marrakech. Es una plaza llena de puestos que venden especias, cestos y demás utensilios, con acceso al zoco de las alfombras. El hecho de estar escondida aporta más encanto al lugar. Para terminar de disfrutarla es muy recomendable comer en alguna de las azoteas.

Marruecos
Plaza de Rahda Kedima, en Marrakech

En vuestro paseo por la Medina, también podéis visitar alguna de las herboristerías o farmacias que hay en la ciudad. En Marrakech, como en muchos otros sitios de Marruecos, se venden los productos fabricados a partir del aceite de Argan: aceites esenciales, cosméticos, jabones, perfumes, etc…No es un mal recuerdo para llevarse y ¡os podemos asegurar que son muy buenos!.

Visitas cercanas

Algo alejados de la ciudad se encuentran otros puntos, como son los siguientes.

El palmeral

Situado al noreste de la ciudad, este terreno contiene más de 100.000 palmeras. Actualmente es una zona muy cotizada. La mejor forma de verlo es dando un paseo en camello.

Palmeral Marrakech
El Palmeral, Marrakech

Las cascadas de Ouzoud

Además, si vuestro planning os lo permite podéis hacer alguna excursión, como por ejemplo, visitar las cascadas de Ouzoud.

Con una altura de 110 m, estas cascadas se consideran las más grandes del país. Se encuentran en la parte del Medio Atlas y son verdaderamente preciosas. También podéis hacer un trekking por la zona.

Cascadas de Ouzoud, cerca de Marrakech

Transporte

Marrakech cuenta con diferentes medios de transporte aunque para visitar la Medina, el único medio es a pie. Las calles son tan estrechas que no cabe ningún medio de transporte (excepto las motos y bicis).

Orientarse es complicado, no existen mapas detallados de la Medina, aunque últimamente se han puesto de moda los planos a mano que suelen dar en los Riad. También podéis preguntar en la calle y probablemente os acompañen amablemente hasta la puerta, a cambio de una propinilla.

Aunque existe la posibilidad de usar los autobuses para desplazarse, seguramente preferiréis caminar o coger un taxi. Son realmente baratos. No os olvidéis de negociar el precio antes de subiros;).

Un buen precio para un trayecto dentro de Marrakech es entre 15 y 25 dirhams.

En Marruecos hay dos tipos de taxis: los pequeños (petit taxi) y los grandes (grand taxi). Los pequeños se usan para desplazarse por el interior de la ciudad y los grandes serán la mejor opción si queréis salir de Marrakech.

Hay mucha gente que contrata un taxi para todo el día y aprovecha para ir a sitios cercanos.

Por último, un paseo en calesa por Marrakech es algo que no debería perderse ningún viajero. El paseo en coche de caballos por el palmeral es una experiencia muy interesante al alcance de todos los bolsillos.

Información general de Marruecos

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *