Verona, recuerdo de Shakespeare en Italia

Rate this post

«La ciudad de Romeo y Julieta»

Verona, la mundialmente conocida como «la ciudad de Romero y Julieta», es sin duda una de las visitas más bonitas y recomendables del norte de Italia. Hemos estado un par de veces, ambas en verano.

A lo largo de todo vuestro recorrido por éste, uno de los lugares románticos por excelencia en el país, os quedaréis asombrados con la belleza de cada rincón, sus plazas de ensueño y sus preciosas construcciones medievales. Desde nuestro punto de vista y, como en todos los sitios de este estilo, el único «pero» que le ponemos a esta maravillosa ciudad es lo excesivamente turística que es. Ello se nota, no solo en la cantidad de visitantes que os encontraréis, sino también, en el estado de conservación de ciertos principales puntos turísticos de interés. No obstante, por supuesto consideramos Verona una parada obligada en vuestro viaje por el norte de Italia.

¿Qué ver en Verona?

Como siempre decimos, la estancia en un lugar depende de cada uno. Nosotras solo estuvimos un día en Verona y fue suficiente.

A continuación os enumeramos los puntos de interés que no os debéis perder en esta mágica ciudad.

La Arena de Verona

Es el símbolo de la ciudad y uno de los anfiteatros romanos más conocidos del mundo. Os llamará la atención. Es una de las estructuras de su estilo mejor conservadas.

El edificio fue construido en el año 30 d.C. en un lugar que entonces estaba fuera de las murallas de la ciudad. Los ludii (espectáculos y juegos) que se escenificaban en él eran tan famosos que los espectadores solían venir desde muchos otros lugares, a veces muy distantes. El anfiteatro tiene una capacidad para 30 000 espectadores.

Hoy en día allí se realizan muchas óperas, sobre todo en verano. De hecho, nosotras tuvimos la oportunidad de ver «El barbero de Sevilla» y tenemos que decir que es uno de los recuerdos más maravillosos que tenemos. Las entradas las compramos por Internet. Sin duda, una de esas experiencias que jamás olvidaréis y que por supuesto, os recomendamos. Aunque no es barato, es un plan que solo se hace una vez en la vida.

La piazza Bra

Es la plaza a la que da uno de los lados de la Arena. Es la principal de la ciudad, uno de los lugares de encuentro más comunes de los veroneses. Está particularmente animada en verano, antes y después de los espectáculos de ópera. Es también una muestra de la arquitectura italiana de diferentes épocas: además del anfiteatro romano hay edificios renacentistas, barrocos y neoclásicos.

La casa de Julieta

Una de las atracciones turísticas más populares de Verona es sin lugar a dudas la Casa de Julieta, donde según la obra de Shakespeare se llevó a cabo la historia de amor más romántica del mundo: Romeo y Julieta.

Hay muy poca información sobre esta «ficticia casa del amor». Lo que si se sabe con certeza es que es un palacio de inicios del siglo XIII y que perteneció a una familia veronesa de apellido “Dal Capello”, como se lee en la insignia que aún pende en la fachada de la casa y que da el nombre a la calle adyacente.

Esta visita es obligada en la ciudad, si bien nos decepcionó un poco ver cómo está de mal cuidada por el turismo: chicles pegados, pintadas…¡una auténtica lástima!.

Piazza delle Erbe (plaza de las hierbas)

Es la otra gran plaza de Verona. Ocupa el lugar del antiguo foro romano y, como su nombre indica, “plaza de las hierbas”, es la plaza del mercado de la ciudad. De hecho, hay todos los días.

En el centro se encuentra la fontana di Madonna Verona (fuente de la Virgen Verona). Es del siglo XIV con una estatua romana del siglo I que estaba en su origen en el foro.

Todos los edificios de la plaza son una auténtica maravilla. Destaca sobre todo el Palacio Maffei.

Piazza dei Signori

Desde la Piazza delle Erbe, pasando por debajo del arco della costa di balena, se llega a otra plaza muy bonita. Es la piazza dei Signori, con la estatua dedicada a Dante en el centro.

Este lugar era el centro de las instituciones públicas de la ciudad en la Edad Media y en el Renacimiento: el tribunal y el concejo. Los edificios más interesantes de la plaza son la renacentista Loggia del Consiglio y la corte románica del Palazzo della Ragione o del Comune.

Las Arche Scaligere

Desde la piazza dei Signori se pasa a otro rincón precioso: el piazzaletto delle Arche. Ahí se encuentra la iglesia románica de Santa Maria Antica, del siglo XII, y las Arche Scaligere, las tumbas monumentales “colgantes” de los señores de Verona del siglo XIV. La de Cangrande I, con su estatua ecuestre, es probablemente la más conocida.

El Duomo

Por supuesto la Catedral es otro de los puntos principales que no os debéis perder en vuestra visita. Denominada Santa Maria Matricolare, presenta mezcla de estilos: el pórtico y el ábside románicos, el interior gótico, los añadidos renacentistas, etc.

Las iglesias

Como en toda ciudad italiana, Verona también cuenta con iglesias preciosas. Las más importantes, son las siguientes:

  • La Iglesia de Santa Anastasia. Su construcción empezó en 1290, pero nunca se acabó. Se piensa que el proyecto fue realizado por Fra’ Benvenuto da Bologna y Fra’ Nicola da Imola, pero no se han hallado documentos que lo confirmen. La iglesia de Santa Anastasia fue construida sobre otra preexistente, de época gótica, dedicada a Santa Anastasia. Por esta razón se la llamó así, aunque en origen fuera dedicada a San Pedro, mártir dominicano asesinado el 4 de abril de 1252. La consagración de la iglesia tuvo lugar sólo en el año 1471
  • La Iglesia de San Fermo Maggiore. En el siglo XI, los benedictinos mandaron construir una iglesia sobre los cimientos de un templo consagrado a los santos mártires Fermo y Rústico. El resultado, San Fermo Maggiore, es un edificio concebido como la superposición de dos iglesias diferenciadas. La iglesia inferior es un raro exponente de iglesia románica primitiva con tres naves separadas por pilares decorados con frescos. El templo superior, en cuya fachada se yuxtaponen los estilos románico y gótico, alberga el fresco de la Anunciación (1430) de Pisanello
  • La Iglesia de San Zeno Maggiore. Es el edificio religioso más conocido de Verona. Su fama descansa en parte en su arquitectura y en parte a que según la tradición su cripta fue el lugar donde se casaron Romeo y Julieta. Junto con la abadía que forma un anejo, está bajo la advocación del santo Zenón de Verona

Hay un billete conjunto de 6 € que da acceso a estas tres iglesias y al Duomo. Muy recomendable.

Corso Cavour

El Corso Cavour es una de las calles más bonitas de Verona además de una de las arterias principales de su casco histórico. Se extiende desde la Porta dei Bórsari, el arco principal de entrada a la ciudad romana, hasta el arco dei Gavi, los dos del siglo I.

Castelvecchio

Castelvecchio es un castillo medieval increíble. Acoge en su interior un museo donde, entre muchas otras obras, se puede admirar la estatua ecuestre original de Cangrande I de las Arche Scaligere. La que hay en su lugar es una copia.

Parte del complejo de la fortaleza es el Ponte Scaligero o Ponte di Castelvecchio, el más bonito de los puentes que cruza el río Adige en la ciudad. El original era medieval como la fortaleza, aunque fue reconstruido tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Y al otro lado del río Adige…

Aunque nosotras no cruzamos, si tenéis tiempo podéis ir a la otra parte del río, donde también hay algunos puntos de interés. Además de otras iglesias, podréis ver los restos del Teatro Romano, aunque sea desde fuera. Otro plan es subir hasta Castel San Pietro, con su mirador sobre Verona.

Transporte en Verona

La ciudad de Verona es perfectamente asequible para recorrerla andando y por supuesto es lo que recomendamos. Su centro histórico no es muy grande y conocerlo a pie es sin duda lo mejor. De esta manera disfrutaréis de cada maravilloso rincón de esta preciosa ciudad medieval.

Información general de Italia

Otros post relacionados:

Marcar el enlace permanente.

2 comentarios

  1. Verona es para mi una de las ciudades mas bonitas de Italia, aunque muy turístico, esta bastante bien organizado todo, para que sea cómoda la visita, merece la pena estudiar a fondo las 4 iglesias famosas, historia, arquitectura, especialmente San Zenon su cubierta es como la de un casco de barco invertido todo en madera, hay un pase para poder verlas todos ellas por un precio aceptable. Pasear por todo la ciudad y por las orillas del río sin prisas es muy agradable.

    • ¡Hola Emilio!. Totalmente de acuerdo. Nos gustó muchísimo. Nos dio pena ver cómo están algunos puntos de maltratados…como la Casa de Julieta por ejemplo. Pero bueno, aún así está claro que es una de las ciudades más increíbles de Italia, desde luego. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.