San Francisco, la ciudad más europea de EEUU

4.3/5 - (3 votos)

«Cuestas de película»

San Francisco, en California, es una de las ciudades más importantes de Estados Unidos y la segunda en calidad de vida del país, tras Honolulu. Fue el primer lugar que visitamos en nuestro recorrido por la Costa Oeste en Agosto de 2016.

Nos gustó muchísimo y creemos que una de las razones es, precisamente, que parece europea. En general somos muy fans de las ciudades del Viejo Continente, representantes de una historia fascinante. Cruzar el charco y descubrir lugares como éste también en América siempre es un placer. 

Escenario de rodaje y ambientación de algunas de las películas más emblemáticas de la historia, San Francisco ofrece muchas atracciones muy interesantes y, desde luego, en nuestra opinión constituye una visita totalmente obligada en la Costa Oeste de Estados Unidos. 

Un poco de historia

San Francisco fue fundada por colonos españoles en 1776. La ciudad perteneció al Virreinato de la Nueva España hasta la independencia de México en 1821. Tras la intervención estadounidense en México entre 1845 y 1848, San Francisco y el resto de Alta California pasaron a ser territorio estadounidense.

En 1848, la fiebre del oro de California impulsó a la ciudad a un período de rápido crecimiento, pasando de 1.000 a 25.000 habitantes en un año, lo que la convirtió en la más grande de la costa oeste en aquella época. Después de haber sido devastada por el terremoto e incendio de 1906, San Francisco fue rápidamente reconstruida, convirtiéndose en sede de la Exposición Internacional de Panamá y el Pacífico nueve años más tarde. Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad también tuvo un papel importante al ser el puerto de embarque de miles de soldados que partían hacia la guerra del Pacífico. 

¿Qué ver en San Francisco?

Nosotras estuvimos solamente dos días en San Francisco y se nos quedó bastante corto. No pudimos ver todo lo que nos hubiera gustado. Lo suyo es pasar tres días o incluso mejor cuatro. Aunque es cierto lo que habíamos leído sobre la cantidad de vagabundos que hay, la ciudad nos pareció muy muy agradable. Aún haciendo fresco, no gozamos de mal tiempo y fue un comienzo estupendo para nuestro recorrido por la Costa Oeste de EEUU.

A continuación os describimos los principales puntos de interés que no os podéis perder visitando esta emblemática ciudad. 

San Francisco City Hall

El actual Ayuntamiento de San Francisco abrió sus puertas en 1915 en sustitución del que fue destruido en el terremoto de 1906. Está localizado en el Civic Center. Detrás está la Opera y en frente la Biblioteca y el Museo de Historia Asiática.

El edificio guarda un gran parecido con «Los Inválidos de París» y destaca por su gran cúpula que, con una altura de 90 metros, es una de las más grandes del mundo.

Nosotras no lo vimos por dentro, pero hemos leído que es muy recomendable. El interior del City Hall impresiona por su grandeza. Parece un gran palacio que cuida a la perfección todo tipo de detalles y adornos. Por ello es el lugar elegido por muchas parejas para casarse. 

El edificio ha sido utilizado en varias ocasiones como escenario para rodar algunas películas como «Al diablo con el diablo«, «Planes de boda» o «La Roca».

Ayuntamiento de San Francisco

Misión Dolores

La Misión Dolores es el edificio más antiguo de San Francisco. Esta iglesia de estilo colonial español empezó a construirse en 1776 por misioneros españoles que, bajo la supervisión del Fray Junípero Serra, pretendían evangelizar a los indios Ohlone. 

En sus comienzos le dieron a la misión el nombre de San Francisco de Asís aunque, con el paso del tiempo, pasó a llamarse Misión Dolores. Años más tarde, en 1918, se terminó la construcción de la Basílica de la Misión Dolores de San Francisco que tiene un estilo churrigueresco.

Nosotras no entramos ni en la Misión ni en la Basílica, pero si tenéis tiempo no dudéis en hacerlo.

Misión y Basílica Dolores, en San Francisco

Catedral de Santa María de la Asunción

La Catedral de Santa María de la Asunción (Cathedral of Saint Mary of the Assumption en inglés), conocida normalmente como Catedral de Santa María, es la principal iglesia de la Arquidiócesis de San Francisco. Es la iglesia madre de los fieles católicos de otros condados de California, como Marin y San Mateo, y del resto de la provincia eclesiástica de San Francisco. 

Catedral de Santa María, en San Francisco

Alamo Square

Alamo Square (literalmente, Plaza Álamo) es un barrio muy peculiar que, más que un vecindario, parece una imagen sacada de una postal. Este impresionante escenario ha sido utilizado en diferentes ocasiones tanto en cine como en tv.

La zona más atractiva para los visitantes se encuentra en Steiner Street, donde se extiende una hilera de preciosas casas victorianas de diferentes colores. Son comúnmente conocidas como «The Painted Ladies» (Las Señoras Pintadas).

Casas victorianas en Alamo Square, en San Francisco

Lombard Street

Si hay algo que caracteriza a San Francisco son sus calles impracticables repletas de empinadas cuestas.

Situada entre Hyde y Leavenworth se encuentra Lombard Street, identificada como la calle más empinada de San Francisco. Aunque realmente no lo es, sí es la más conocida como tal. Cada día cientos de turistas se acercan hasta ella para fotografiar sus cuestas de 40 grados de inclinación dispuestas en zigzag. La atracción principal de Lombard Street es ver a los coches bajando por la calle como si se tratara de una montaña rusa. El mejor lugar para hacer algunas fotos es desde la parte inferior.

La famosa Lombard Street, en San Francisco

Barrio de Castro

Castro es el barrio con la mayor comunidad homosexual de San Francisco y casi diríamos que del mundo. Aunque nosotras lo vimos muy por encima, en autobús, ya solo por su popularidad merece la pena que os deis una vuelta. Entre los puntos que ver allí están los siguientes:

  • Teatro Castro. Lo reconoceréis por su cartel luminoso al estilo Moulin Rouge. Suelen proyectar películas antiguas, así que para los cinéfilos no deja de ser un must
  • Estación de Harvey Milk. Harvey Milk es un icono en San Francisco, ya que fue el primer homosexual en ocupar un cargo en el gobierno de Estados Unidos y, fruto de ello, está la parada de MUNI (metro) que recibe su nombre y que os dejará directamente en el barrio de Castro
  • Hot Cockie. Es la pastelería más famosa de Castro
Teatro Castro, en San Francisco

Golden Gate Park

Es sin duda el parque por excelencia de la ciudad. Tiene una extensión de 5 kilómetros de largo por 1 kilómetro de ancho, medidas que hacen que sea prácticamente imposible recorrerlo andando.

El parque tiene cientos de rincones preciosos y sería necesario mucho tiempo para conocerlos todos. Algunas de las zonas más interesantes pueden ser: el gran molino holandés, el jardín de las fragancias (especialmente diseñado para los visitantes invidentes), algunas partes boscosas con helechos gigantes, lagos y lagunas, un jardín japonés decorado con bonsáis y pagodas, o el jardín de Shakespeare, con más de 200 flores citadas en sus obras. Hay incluso una parte donde vive una manada de búfalos americanos.

En el interior del parque también están ubicados algunos de los museos más importantes de San Francisco, como el California Academy of Sciences ó el Museo de Young.

Museo de Young, en el interior del Golden Gate Park

Barrio de Haight-Ashbury

A finales de 1960, Haight-Ashbury fue una de las zonas donde nació un movimiento bohemio, el de los idealistas hippies que practicaban una forma de vida en armonía con la naturaleza y fomentando los valores humanos.

El barrio tiene casas con fachadas multicolores y un ambiente relajado. Esta zona alternativa de San Francisco está llena de tiendas de ropa «diferente», comercios de artesanía y locales en los que escuchar música en directo.

Gran parte del encanto a la hora de visitar este barrio radica en el mero hecho de observar a los curiosos personajes que habitan la zona. Haight-Ashbury se encuentra en las cercanías del Golden Gate Park de forma que, la mejor opción, es ver ambos lugares el mismo día.

Hablando del barrio hippie de San Francisco es además imprescindible citar la famosa canción de Scott McKenzie, «San Francisco». Fue un auténtico éxito de los 60. La tenéis en el siguiente enlace, incluyendo además preciosas fotos de la ciudad: San Francisco.

Fisherman´s Wharf

Fisherman´s Wharf, la zona vieja del puerto de San Francisco, es un lugar bastante turístico pero que aún conserva cierta autenticidad. De cualquier manera, es un imprescindible en la ciudad, una zona perfecta para comer y pasear. Nos gustó mucho. 

Se pueden hacer además otras actividades allí, como visitar el viejo Acuario de la Bahía, conocer los entresijos del Submarino USS Pampanito, entrar en la historia de la II Guerra Mundial recorriendo las cubiertas y camarotes del barco SS Jeremiah O`Brien, regresar al pasado con los juegos del Musée Mécanique o bien tomar el barco para hacer un crucero por la Bahía. Este último plan es el que elegimos nosotras…y fue algo espectacular. En fin…muy muy recomendable. 

Dentro de Fisherman´s Wharf, el Pier 39 es el lugar más conocido, ya que en él se encuentra uno de los mayores atractivos para los visitantes. Son decenas de leones marinos que retozan y toman el sol mientras emiten sus especiales gruñidos, los cuales se dejan oír desde una gran distancia.

En el Pier 39 también encontraréis una gran cantidad de tiendas y restaurantes distribuidos en dos plantas. Si vais a comer por la zona y os gusta el pescado, lo más recomendable es hacerlo en alguno de los puestos callejeros que preparan cócteles de cangrejo y pescado fresco para todos los gustos.

Delante del famoso Pier 39, en Fisherman´s Wharf

Cerca de Fisherman´s Wharf se encuentra la Plaza Guirardelli. Resulta perfecta para tomaros algo dulce. Hoy, la antigua fábrica de chocolate (tres pisos y una manzana de tamaño completo) está llena de tiendas y restaurantes únicos, incluido un puesto avanzado del icónico fabricante de chocolate que le dio su nombre a la plaza.

Puente Golden Gate

Con 2,7 kilómetros de longitud y 227 metros de altura, el Golden Gate es uno de los puentes colgantes más largos y altos del mundo y, sobre todo, el símbolo más querido y representativo de la ciudad de San Francisco.

Aunque habíamos visto fotos…en fin, la realidad superó en este caso las expectativas. Fue increíble tanto divisarlo desde el barco que tomamos por la Bahía, como cruzarlo y verlo desde el otro lado. Nos ha costado seleccionar las fotos. Lástima que hubiera niebla…¡aquí os dejamos algunas!.

El famoso puente Golden Gate, el emblema de San Francisco

Alcatraz

Situada en la Bahía de San Francisco, Alcatraz fue una isla solitaria durante miles de años hasta que fue convertida en un fuerte. En el año 1934, Alcatraz se abrió como penitenciaría federal, una prisión de máxima seguridad a la que trasladaron a los prisioneros considerados más conflictivos.

Hoy en día la prisión se puede visitar y es una de las máximas atracciones de San Francisco. Las leyendas e historias que circulan sobre ella le dan un toque además más interesante si cabe. Nosotras no fuimos…no teníamos mucho tiempo y eso que habíamos leído que era imprescindible…preferimos patear la ciudad. Como siempre decimos…¡hay que dejar algo sin ver para volver!. En este enlace tenéis más información sobre la cárcel más famosa del mundo. 

Panorámica de la Isla de Alcatraz, tomada desde el barco

Twin Peaks

El nombre de Twin Peaks (los picos gemelos) se debe a que son dos colinas prácticamente idénticas. Con una altitud de unos 280 metros, son la segunda cima más alta de San Francisco.

Aunque está algo alejado, merece la pena. Las vistas desde allí, si el día está claro, son espectaculares. En nuestro caso había algo de niebla, por lo que no pudimos gozar mucho de ellas…Aquí os dejamos algunas fotos. 

Twin Peaks, en San Francisco

Grace Cathedral

Esta iglesia, de estilo gótico, comenzó a ser construida en 1928 y no se vería finalizada hasta 1964. Actualmente sigue siendo uno de los edificios religiosos más elegantes del país.

La fachada de Grace Cathedral es similar a la de Notre Dame de París. Su interior, iluminado con la luz azul proyectada por las vidrieras, encandila por su sencillez. Sus altos techos huecos con arcos apuntados transmiten una gran sensación de amplitud. El ambiente de la catedral es aún más especial gracias al órgano que lleva funcionando desde el año 1934.

La iglesia se encuentra en el barrio de Nob Hill, donde se localizan algunos de los hoteles más lujosos de la ciudad. 

Grace Cathedral, en San Francisco

Chinatown

Como otras muchas ciudades, San Francisco también posee su barrio chino. Constituye la segunda comunidad china más grande de Estados Unidos, tras la de New York.

Os animaos sin duda a que os deis una vuelta por esta zona, que por supuesto es un emblema en la ciudad. En realidad es una ciudad dentro de una ciudad. Se trata de un barrio con numerosa y densa población asiática. Disfrutaréis de fachadas coloristas, farolillos, templos, restaurantes, y cientos de tiendas que parecen enormes «todo a 100».

Puerta del barrio de Chinatown, en San Francisco

Union Square

Ubicada en pleno centro de la ciudad, Union Square es la zona comercial más conocida de San Francisco. Comimos uno de los días allí un bocata, sentadas al sol. Fue muy agradable. 

La plaza tiene el nombre «de la unión» porque fue el lugar elegido para las manifestaciones de apoyo al Ejército de la Unión durante la Guerra Civil. Hoy en día Union Square conserva su papel como centro ceremonial de San Francisco actuando como lugar de acogida de muchos conciertos y eventos públicos, protestas y exposiciones de arte.

Cerca de Union Square se encuentra el distrito financiero, por el que también estuvimos paseando.

Union Square, la plaza más importante de San Francisco
Típico edifico y cafetería, cerca del distrito financiero

Little Italy

El pequeño barrio de Little Italy (la pequeña Italia) está situado en el distrito de North Beach, al noreste de la ciudad. Estuvimos paseando por allí y nos gustó mucho.

Para conocer este barrio, lo mejor es comenzar la visita en el cruce entre la Calle Broadway y la Avenida Columbus, en las cercanías de Chinatown.

Durante el paseo por las calles de Little Italy encontraréis decenas de establecimientos italianos, restaurantes, cafeterías y heladerías. Los edificios que componen este barrio son diferentes de los del resto de la ciudad. Se caracterizan por su gran encanto y colorido y en algunos casos están decorados con impresionantes pinturas.

En este barrio se encuentra la Coit Tower, en la zona llamada Telegraph Hill.

Otras zonas y puntos de interés

San Francisco es una ciudad bastante grande y cuenta con mucho que visitar. Aparte de los puntos que os hemos contado, que son imprescindibles, en este enlace encontraréis información sobre otras atracciones que conocer.

Planes imprescindibles

Entre los distintos planes que se pueden hacer, hay un par que consideramos imprescindibles. Son los siguientes:

  • Paseo en barco por la Bahía. Como os hemos dicho, lo hicimos y fue impresionante. En fin, poder ver el puente Golden Gate tan de cerca, y el recorrido hasta su vecino, el Oakland Bay Bridge, pasando de cerca por la Isla de Alcatraz, fue una experiencia estupenda. ¡No dejéis de hacerlo!
  • Tomar el Cable Car. Es el tranvía más famoso de la ciudad. Aunque la cola para cogerlo suele ser larga, sin duda, os lo recomendamos. Constituye un auténtico símbolo y es una experiencia que no os podéis perder de ninguna manera. ¡Muy divertido!. En este enlace tenéis más información. Nosotras lo cogimos cerca de la plaza Ghirardelli, tomando después la famosa Powell Street

Visitas cercanas

Cerca de San Francisco también hay lugares muy interesantes que conocer. Os los contamos en este enlace.

¿Dónde dormir en San Francisco?

En San Francisco encontraréis por supuesto muchas opciones de alojamiento. Nosotras tuvimos la suerte de alojarnos en el Hotel Vertigo, donde se rodaron algunas escenas de la famosa película de Hitchcock en 1958. Ni qué decir tiene que fue una experiencia estupenda para alguien tan cinéfila como yo (Virginia). Está ubicado en Sutter Street, cerca de Union Square. No posee grandes lujos, pero lo recomendamos totalmente. Aunque evidentemente muchos años han pasado y está reformado, el significado que tiene es realmente especial. 

Típicos edificios de San Francisco, cerca del Hotel Vertigo


En el Hotel Vertigo de San Francisco

¿Dónde comer en San Francisco?

Aunque como decimos, solo estuvimos un par de días en la ciudad, lo cierto es que los sitios que escogimos para comer y tomar café, nos gustaron bastante. Fueron los siguientes:

  • Lori´s diner. Desayunamos uno de los días allí. Muy cerca del Hotel Vertigo, en la misma calle. Especializado en comida americana, es turístico pero está bien. La decoración es también original
  • Cup-A-Joe Coffee House. El otro día, desayunamos aquí. Es mucho más sencillo, pero no está mal. Está también en la misma calle del Hotel Vertigo
  • Caffe Roma. En la Avenida Columbus, cerca de Telegraph Hill. Para un café rápido, muy bien
  • Caffe Trieste. Éste lo recomendaban en algunas guías. El sitio tiene bastante encanto. Está en Vallejo Street, muy cerca de la Avenida Columbus y del Caffe Roma
  • Restaurante Cesario´s. Muy cerca del hotel, en la misma calle. Es un restaurante italiano. Nos gustó, buena relación calidad-precio

Transporte en San Francisco

Como siempre decimos, la mejor manera de conocer las ciudades es caminando, recorriendo cada uno de sus rincones. San Francisco es grande, pero se puede andar bastante, no tiene distancias inabarcables. Tal y como hemos comentado, es conocida por sus impresionantes cuestas…¡así que os cansaréis!. No obstante, es la mejor manera de disfrutarla, caminando todo lo que se pueda.

Por supuesto tenéis la opción de tomar el transporte público y en algún momento lo haréis. San Francisco cuenta con una red bastante amplia que llega a todos los puntos de interés. Así podréis escoger entre autobús, tranvía o metro. Todos ellos funcionan bastante bien. El tranvía, además, es un medio de transporte histórico y una forma diferente de conocer esta ciudad. Si tenéis pensado utilizar bastante el transporte público, lo mejor es que os adquiráis una de las tarjetas de transporte que se venden en distintos sitios. 

Para los taxis, debéis saber que todos funcionan con taxímetro y que, en el caso de haber algún peaje, éste corre por cuenta del cliente. Con el fin de que os sintáis seguros, antes de coger alguno fijaos si lleva un cartel que ponga «San Francisco Taxi Cab», en la parte lateral y trasera del vehículo. Así se identifican los taxis de esta ciudad, por lo que no tendréis duda. 

San Francisco cuenta con un aeropuerto, el Aeropuerto Internacional. Está a 21 km al sur de la ciudad. Para ir de allí al centro hay varias opciones, siendo la más recomendable, el metro. 

Información general de Estados Unidos

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.