Sicilia, la reina del Mediterráneo

«Volviendo a las antiguas Grecia y Roma»

Dedico este post a mis padres, con los que recorrí la asombrosa e interesante isla de Sicilia en Abril de 2009. Espero que os guste, ¡un beso! – Virginia

Sicilia es la isla más grande del mar Mediterráneo y la séptima europea por dimensiones. Sin embargo, y al contrario que otras muchas en que la playa es la atracción principal, Sicilia ofrece de las visitas más interesantes a nivel cultural que podemos encontrar en Europa…y es que las construcciones griegas y ruinas romanas que allí contemplaréis, son absolutamente impresionantes.

En la «reina del Mediterráneo», la decadencia es la protagonista principal, siendo ésta además precisamente uno de sus encantos. Como en muchas otras zonas del sur de Italia, las poblaciones tienen un toque bohemio sumamente atrayente. A quien le guste este tipo de entorno, como es nuestro caso, disfrutará al máximo de esta visita.

¡Estuvimos en la isla una semana y lo único que podemos decir es que quedamos fascinados!. Sicilia tiene un encanto muy particular, ofreciendo desde ciudades interesantes hasta pueblos preciosos, templos increíbles y playas estupendas. Además, para completar el viaje, allí se puede subir al volcán Etna, que sin duda, os impactará.

Consideramos Sicilia una visita obligada en Europa, donde tendréis la sensación de retroceder en el tiempo, conociendo sitios que os ayudarán a entender la rica historia en esta zona de Italia. Los amantes de las Grecia y Roma Clásicas son los que sin duda más disfrutarán. Eso si… si vais en pleno verano, Julio o Agosto, debéis tener en cuenta que hace mucho calor y como hemos comentado, no es un destino playero exclusivamente. En nuestra opinión los mejores meses para visitar la isla son Abril, Mayo, Junio y Septiembre.

¿Qué ver en Sicilia?

A continuación os presentamos el itinerario que nosotros realizamos en coche en una semana durante las vacaciones de Semana Santa de 2009. Era el mes de Abril.

Creemos que es un buen recorrido, no eliminaríamos ninguna de las visitas. Sin embargo, nos quedaron puntos por supuesto interesantes que conocer. Como hemos dicho, la isla es bastante grande. Por otro lado, el itinerario que a continuación ofrecemos es un recorrido puramente cultural, pues en nuestro caso, y dado que era el comienzo de la primavera, aunque no tuvimos mal tiempo, no hizo calor para ir a las playas. De todas formas al final os incluimos algunos puntos de costa que nos han recomendado. ¡¡Obviamente en una isla se debe ir a la playa!!. Las dejaremos para la próxima:).

Catania

Desde Madrid volamos a Catania, en la parte este de la isla. Fue la primera ciudad que visitamos. Allí estuvimos un día. Podéis encontrar en el siguiente enlace lo más interesante que visitar. La recomendamos sin duda, tiene un toque bohemio y decadente que nos encantó.

Volcán Etna

Después de la visita de Catania, nos dirigimos hacia el volcán Etna. Esta parada la consideramos imprescindible. La montaña, que forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad, es el volcán más alto de Europa, además de ser el más activo.

Siempre humeante, no suelen pasar muchos años entre erupción y erupción, hecho que suele estremecer a Europa entera. A menudo, obliga a suspender varias rutas aéreas debido a la humareda que suele acompañar a los majestuosos fuegos artificiales que el volcán emana.

El más alto de los cráteres se encuentra a 3323 m de altura. Quien quiera subir hasta allí, debe contratar una excursión con un guía de montaña del propio parque. Nosotros solo subimos hasta la cota 2900 por nuestra cuenta y la verdad es que es lo que recomendamos. Los paisajes son increíbles y es una bonita excursión. ¡Al ser primavera lo vimos todo nevado!.

Para llegar, podéis ir en coche hasta el refugio Sapieza, el cual se encuentra a 1923 m de altura. Allí se puede tomar un funicular que os llevará a la cota 2500, desde donde se puede hacer un minitrekking de algo más de una hora hasta llegar a la 2900.

Taormina

Tras la visita al volcán Etna pusimos rumbo a la bella localidad de Taormina. Es sin duda, una de las joyas sicilianas, un imprescindible en vuestro viaje. Si bien antiguamente era lugar de reflexión de grandes escritores y artistas, actualmente es uno de los puntos más turísticos de la isla.

Os recomendamos pasear por sus calles, repletas de recuerdos sicilianos y edificios realmente bellos. Además de todas las iglesias que veréis, cabe destacar sobre manera el Anfiteatro griego, cuya importancia se evidencia en el posterior uso que continuaron los romanos. Pero esta antigüedad no sería nada sin la panorámica de la bahía de Naxos y el Etna al fondo, que la hacen una de las postales más vistas y difundidas de la isla.

Siracusa

Dejamos Taormina y nos dirigimos hacia Siracusa, otra de las ciudades principales que veréis en este recorrido. Podéis leer en este enlace todo lo interesante que debéis visitar en ella.

Piazza Armerina

Después de visitar Siracusa pusimos rumbo hacia Piazza Armerina, donde se encuentra la Villa del Casale, famosa por sus mosaicos romanos. Es posiblemente el conjunto de mosaicos de época romana mejor conservado.

Esta villa fue la lujosa residencia de Maximiano, que gobernó el imperio del 286 al 305 d.c, en un contexto de fragmentación del mismo en dos partes, el imperio de Occidente y el de Oriente.

Los mosaicos que allí veréis son absolutamente sorprendentes. El acceso es algo complicado. Os aconsejamos evitar las horas centrales del día, que es cuando hay más aglomeraciones. No deja de ser uno de los puntos más turísticos de la isla.

Agrigento y el Valle de los Templos

Nuestra siguiente parada después de la visita de Villa del Casale fue el Valle de los Templos en Agrigento, la que es probablemente, una de las cosas que más recordaréis de vuestro viaje a Sicilia. Podéis leer en el siguiente enlace todos los detalles y cómo se realiza esta visita.

Segesta

Tras la impresionante visita del Valle de los Templos, nos dirigimos hacia Segesta. Es una ciudad situada al noroeste de la isla, famosa por su templo griego dórico y el teatro. 

El templo está construido en una cima justo a las afueras de la antigua Segesta, con una vista muy bella sobre el valle. Es uno de los templos griegos mejor conservados.

El teatro, también muy bien conservado, está edificado en un cerro todavía más alto que el del templo. La subida al teatro es una joya para los ojos que van viendo al templo cómo adopta todas las formas.

Erice

Nuestra siguiente parada fue el pueblecito de Erice, cerca de Segesta. Es todo de piedra, muy antiguo. Recomendable, no se tarda mucho en verlo, pero merece la pena. Tiene bastantes monumentos, entre los que destacamos el Castillo y la Chiesa Madre. Además, son muy bonitas las vistas panorámicas desde lo alto del pueblo.

Palermo y Monreale

La capital de la isla, Palermo, fue nuestra siguiente visita. Desde allí también fuimos a la cercana Monreale. En este enlace podéis leer todo lo que recomendamos ver en ellas.

Desde nuestro punto de vista, la ciudad principal de Sicilia ofrece muchos lugares muy interesantes que no os deberíais perder. Desde luego, recomendamos por supuesto un día o al menos pasar aunque sea unas horas en la capital.

Cefalú

Y tras nuestra visita a Palermo y Monreale nos dirigimos a la que sería nuestra última parada en el viaje: Cefalú. Este maravilloso pueblecito, donde se rodaron algunas escenas de la preciosa película «Cinema Paradiso», se encuentra a 70 km de Palermo.

Es uno de los mayores centros balnearios de toda la zona. A pesar de sus dimensiones, cada año atrae a miles de turistas, sicilianos e italianos en general. En la época estival la población llega a duplicarse. Tiene termas romanas, una catedral antigua, una playa estupenda y constituye un lugar lleno de historia.

Os recomendamos dar una vuelta tranquila y conocer los encantos que Cefalú encierra en cada uno de sus rincones. Una visita simplemente maravillosa para el cierre de nuestro viaje.

La Catedral de Cefalú forma parte del sitio «Palermo árabe-normando y las catedrales de Cefalú y Monreale».

Tras conocer este bonito pueblo nos dirigimos de nuevo a Palermo, desde donde cogimos el vuelo de vuelta a Madrid.

Así fue nuestro recorrido en aquel ya lejano Abril de 2009. El viaje nos encantó y guardamos un recuerdo estupendo. Este post nos ha servido para revivir y, de algún modo, volver a viajar a los asombrosos lugares que se conocen en la más grande del Mediterráneo…esa gran isla llamada Sicilia.

Las playas

Aunque en algunos puntos si que hemos hablado de playas, os pasamos a continuación la lista de aquellas hemos leído son de las mejores para visitar en Sicilia:

  • Fontane Bianche. A 15 kilómetros de Siracusa se encuentra esta playa, un litoral salvaje a lo largo de tres kilómetros de arena blanca junto al mar cristalino
  • Isola Bella. Isla o península dependiendo de la marea, la Isla Bella (Isola Bella) forma parte de la ciudad de Taormina. Únicamente la franja de grava arenosa conecta Taormina con una parte de la isla designada como reserva natural
  • Sampieri. En la provincia de Ragusa se encuentra el pequeño pueblo de pescadores de Sampieri, donde se puede disfrutar de una playa que habla por sí misma. Dunas de arena dorada, mar azul que se pierde en el horizonte…muy bonita
  • Lagos de Marinello. A los pies de Tindari, junto a los montes Nebrodi, se sitúa la reserva natural regional orientada de los Lagos de Marinello. Son como lenguas de arena fina lo que dan forma a la península, cuya apariencia cambia dependiendo de la marea, y se adentra el mar creando los pequeños lagos. Los situados más hacia el interior son de agua dulce y el paisaje se completa con la vegetación mediterránea, formada por árboles de caña, higueras de la India, mirto y alcaparras. Recorrer las 400 hectáreas que componen el litoral en bicicleta o navegar en barco son buenas maneras de conocer el lugar
  • Capo d’Orlando. Sus playas de arena ligeramente dorada aparecen a los pies del verdoso promontorio de Nebrodi. Una zona preciosa donde se puede practicar snorkel, con un escenario paradisiaco. En la orilla se encuentran numerosos bares y discotecas para hacer una pausa o pasar una buena noche de fiesta junto al mar
  • Scala dei Turchi. A medio camino entre las poblaciones de Realmonte y Porte Empédocle y a menos de 15 km de Agrigento está la sugerente playa de Scala dei Turchi. Es una de las postales más impresionantes de Sicilia y de las playas más conocidas de la isla

Transporte

Sicilia cuenta con tres aeropuertos principales. Son los de Catania, Palermo y Trapani. Además, hay otro muy pequeño dentro de la provincia de Ragusa. Las cercanas islas de Pantelleria y Lampedusa, pertenecientes a la misma región, también cuentan con aeropuerto.

Existe gran frecuencia de vuelos para llegar a Sicilia. Como en cualquier otra isla, para recorrerla es imprescindible alquilar un coche o una moto. Cada vez existen más compañías y los precios son muy asequibles. Todos los puntos de la isla están perfectamente comunicados con su amplia red de carreteras.

Información general de Italia

Otros post relacionados:

2 opiniones en “Sicilia, la reina del Mediterráneo”

  1. De lo que conozco de Italia, que pueden ser más de 20 ciudades repartidas entre la península itálica y Sicilia, la isla más grande del mediterráneo, también «la isla de los templos» puedo decir que Sicilia tiene un encanto particular con respecto al resto de Italia. No le falta montaña tampoco, porque la isla es de origen volcánico, con el Etna como segundo volcán más alto de Europa (después del Teide), aunque el de esta isla se encuentra todavía activo. En 7 días hice casi 3000 kilómetros en coche de alquiler para recorrer las distintas ciudades y pueblos alojándome en diferentes sitios. Como pueblo pequeño y muy bonito, destaco Cefalù. Yo me hospedé en el Hotel Belvedere, hotel antiguo y y recomendable por económico. Ir de la playa hacia él se hace duro porque hay subir bastante. Es muy turístico en verano y su paisaje es muy montañoso, destacando la Rocca, una formación rocosa que llama la antención desde el pueblo, desde la cual se tiene una bonita panorámica del pueblo y de su costa en el mar Tirreno si se asciende a ella. Para tomar algo en plan «chiringuito» playero recomiendo «lido punta arenas» (abierto todo el día) para comer pizza y pasta elaboradas en el momento, y con posibilidad de tomar alguna copa de noche sentado en la playa, con ambiente chill out y muy bien montado, con mesas y palets. Hay una fortaleza en lo alto de la Rocca, de estilo bizantino y la catedral en el pueblo es de arte normando. Otro pueblo que me gustó mucho fue Erice. Para acceder a él hay que subir una carretera muy ascendente y sinuosa si se va en coche, aunque existe un funicular que sube desde el pueblo de Trapani a Erice. Trapani tiene aeropuerto, aunque yo utilice el de Palermo, porque está más centrado en la isla y porque me dió la posibilidad de volver desde cualquier parte de la isla más fácilmente yendo hacia el norte. Erice tiene callejones estrechos, acantilados y vistas espectaculares de Trapani, famosas pastelerías y muy buenos restaurantes. Después de visitar este pueblito yo accedí al cercano templo de Segesta, donde hay uno de los templos dóricos griegos mejor conservado del mundo pero inacabada su construcción debido a la llegada y ataque de los cartagineses a la ciudad de Segesta y a Sicilia en general, con los cuales dicha ciudad se alió. También anexo a este templo hay un teatro griego al que se accede en bus turístico. También se pueden ver más teatros en Taormina y en Siracusa. Sicilia tiene muchos teatros y templos y en el parque arqueológico de Agrigento, al sur de la isla incluye 3 templos más. Algunos no tan bien conservados como el de Segesta y construidos en arenisca con columnas dóricas estriadas. La visita incluye museo y centro de interpretación de la cultura, también muy recomendable visitarlo. Otras ciudades dignas de ver son Palermo, capital de la isla con su majestuoso Duomo y la posibilidad de ir viendo la ciudad dando un paseo en calesas tiradas por caballos en plena ciudad. Otra ciudad muy antigua y característica es Siracusa, la cual tiene una isla llamada Ortigia y conectada por puentes al resto de la ciudad. Es bien conocida esta ciudad por Arquímedes, uno de los científicos inventores más conocidos de la antigüedad clásica, donde nació y donde le dedican una plaza con una fuente realmente bonita. La catedral es maravillosa adornada con estatuas y columnas en su exterior. También tiene dispone de un anfiteatro romano a las afueras de la ciudad con una fuente natural donde se puede parar a refrescarse. Otra cosa curiosa en Siracusa es visitar la oreja de Dionisio, una cueva artificial cavada en caliza. Y según la leyenda que me contaron, Dionisio I usó la cueva como prisión para los disidentes, y en ella, por su perfecta acústica, oía los planes y secretos de sus presos. Otra opción es alquilar una barca a motor con conductor y visualizar la fortificación que rodea la isla, que fue altamente fortificada por Dionisio I el gobernador tirano de la ciudad en aquel entonces, cuya fortaleza fue construida por albañiles españoles. Otras ciudades y cosas en Sicilia que no se deben perder de vista de esta isla son Taormina, desde la cual hay buenas vistas del volcán Etna. También bañarse en scala dei turchi o al menos verla, una de las playas más conocidas de la isla porque está formada una piedra calcárea llamada marga en blanco puro que le confiere ese atractivo tan visual para los turistas. Como la piedra es sedimentaria, está erosionada y sus formas recuerdan a escalones donde la gente se tumba y se sienta incluso a contemplar un atardecer. Esto está cerca de Porto Empedocle, a 15m en coche de Agrigento. Por supuesto tambien recomiendo, Catania, segunda ciudad de Sicilia con sus numerosos palacios, iglesias y universidad antigua. Despues de visitar esta isla, me di cuenta de que casi toda su belleza está en sus ciudades y pueblos más litorales por lo que al ser tan grande, y si se quiere ver completa, hay que hacer bastantes kilómetros recorriendo costa o atravesándo la isla…

    1. Muchas gracias por tu comentario Ruben!!:). Son apuntes muy interesantes. Si, desde luego Sicilia es un sitio que merece la pena visitar, incluso más de una vez. Ese encanto tan particular del que hablas es sin duda perceptible en cuanto llegas. Nosotras estuvimos una semana solamente y como hemos comentado, nos quedaron sitios por conocer. Volveremos algún día, eso seguro. «La más grande del Mediterráneo» nos dejó huella. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *