Catania, decadencia y encanto

«La ciudad de Bellini»

Catania es la segunda ciudad de Sicilia, por detrás de Palermo. Ha sabido a lo largo de la historia adaptar su figura a los sucesivos desastres naturales que han moldeado su arquitectura. Fue siete veces arrasada por las erupciones volcánicas del cercano volcán Etna y por terremotos desoladores. Los últimos más catastróficos fueron en los años 1169 y 1693. Después tuvo que ser reconstruida prácticamente desde cero.

Conocida además por ser la ciudad natal del famoso compositor Bellini, en el año 2002 la Unesco declaró a Catania como Patrimonio Histórico de la Humanidad. Actualmente muchos de sus monumentos están siendo restaurados para llevarlos a su antiguo esplendor. Su origen se remonta al año 730 a.C. cuando llegaron los griegos por primera vez y fueron ellos quienes marcaron el inicio de una larga cadena de invasiones y conquistas.

La visita a Catania es una de las más interesantes de toda Sicilia. Os recomendamos sin duda ir en vuestro viaje. Desde allí además podréis visitar el Volcán Etna, pues se encuentra a tan solo unos 20 km de la ciudad.

¿Qué ver en Catania?

Uno o dos días son suficientes para conocer los puntos más importantes. Os los contamos a continuación.

Piazza del Duomo

Es (como en todas partes en Sicilia) el corazón de la ciudad, el punto de partida además para los paseos en autobús o tren turístico.

Ubicada en el centro de la plaza, se puede admirar el emblema de Catania: La Fuente del Elefante (fontana dell’ elefante en italiano). Esta fuente representa un elefante tallado en lava negra, rematado por un obelisco egipcio. Cuenta la leyenda que esta estatua tiene el poder de apaciguar la ira del volcán Etna. En esta plaza, también se puede ver el Palazzo Municipalio de Catania.

Detrás de la fuente se encuentra la Catedral de Catania, la cual se puede visitar gratuitamente todos los días de la semana. Su fachada exterior es muy bella, toda hecha de mármol blanco. Su interior está dedicado a Santa Agatha, una joven virgen torturada tras rechazar los amorosos avances de un prefecto romano.

Esta mártir cristiana se convirtió en la santa patrona de la ciudad, que se celebra cada 5 de febrero durante la festividad de Sant’ Agata. Sus reliquias se encuentran en el interior del templo.

En la catedral también se puede ver la tumba de Vincenzo Bellini, el famoso compositor clásico. Nacido en Catania en 1801, es autor de numerosas óperas, entre ellas “Norma”, su obra maestra.

El Anfiteatro Romano

Aunque no queda mucho hoy en día, podéis ir a echar un vistazo al Anfiteatro Romano, junto a la Piazza del Duomo, en la Piazza Stesicoro. Os sorprenderán su arquitectura y sus bóvedas. Viéndolo allí, parado en medio de edificios modernos…¡es bastante sorprendente!.

Se trata de un anfiteatro romano del siglo II a.C. Al principio os pueden parecer unas simples ruinas que se encuentran resguardadas y protegidas para que la gente no las destroce, pero en realidad, lo que vemos es una parte de uno de los más inmensos anfiteatros que existieron antiguamente en todo el mundo.

La pescheria

Detrás de la Piazza del Duomo, está el mercado de pescado, la Pescheria. Pero cuidado, ¡es un mercado auténtico!. Pasearéis entre pez espada decapitado, langostas vivas, sardinas y anchoas.

Junto a la Pescheria se encuentra un mercado más clásico, conocido por su amplia oferta de quesos, además de por la venta de distintas partes de animales y cabezas de oveja.

Los mercados se celebran cada mañana durante la semana.

Vía Etna

Desde la Piazza del Duomo, encontaréis la Vía Etna, la calle principal de Catania. Al final de la misma, si el clima está despejado, se puede ver la silueta del famoso volcán que muchos turistas de todo el mundo vienen a admirar: el Etna.

Podréis hacer algunas compras en las muchas tiendas de Vía Etna, ¡o tomar un café y disfrutar de las delicias de alguna pastelería!.

Piazza dell’ Universita

En el extremo sur de Vía Etna, se encuentra la Piazza dell’ Universita.

Esta plaza está rodeada de dos magníficos palacios enfrentados: el Palazzo dell’ Universita, que alberga la antigua universidad y el Palazzo San Giuliano. Ambos tienen hermosas fachadas y bonitos patios interiores. No dudéis en entrar a la universidad para admirarlos.

Piazza Vincenzo Bellini

Cerca de la Piazza dell’ Universita, se encuentra la Piazza Vincenzo Bellini, en honor al famoso compositor. Es también interesante su visita. En ella está el Teatro Bellini, así como el Palazzo Delle Finanze, un edificio bastante llamativo.

Villa Bellini

Sin duda alguna, los jardines de Villa Bellini son ideales para disfrutar de un poco de frescura, descansar o hacer un picnic. Este parque, situado en Vía Etna, está abierto hasta las 22:00 horas. Podréis pasear entre los grandes árboles y fuentes o simplemente sentaros en un banco a la sombra. El lugar es muy agradable, con un parque infantil. Regularmente se organizan festividades, como conciertos.

También podéis visitar la Villa Bellini, si está abierta.

Vía Crociferi

Es la segunda calle por la que pasear durante vuestra visita a Catania. Podría ser apodada “la calle de las iglesias”, debido a que se pueden admirar varias a lo largo de ella.

Vía Crociferi, en Catania

Las iglesias de esta vía son las siguientes:

  • La Iglesia de San Francesco. Merece la pena ser visitada por su candelabro gigante
  • La Iglesia de San Benedetto. En estilo barroco siciliano, fue reedificada  en el siglo XVIII y consagrada a San Benedetto da Norcia
  • La Iglesia de San Benedetto. Está dedicada a San Benito
  • La Iglesia de San Giuliano. Fue construida por el famoso arquitecto Vaccarini en el siglo XVIII
  • La Iglesia de San Nicolás all’ Arena. Ciertamente no es la más bella, ya que la construcción nunca fue terminada. El hecho de que esté vacía de bancos y mobiliario le da una majestuosidad importante al entrar. La iglesia pertenece al Monasterio del mismo nombre hoy transformado en Universidad. Es el segundo más grande de Europa. Si os interesa asimismo conocer otro de los increíbles lugares de interés, bastante desconocido por los turistas, os recomendamos la “Biblioteca Ursino Recupero”, ubicada junto al Monasterio. La visita dura alrededor de 1h

Si queréis visitar las iglesias debéis tener en cuenta que la mayoría de ellas sólo abren por la mañana.

Castillo Ursino

El Castillo Ursino es una antigua fortaleza normanda que ahora alberga el Museo Municipal (visita gratuita). Originalmente, este castillo situado en la cima de una colina fue construido sobre un acantilado, con vistas al mar. Es realmente difícil de imaginar, ¡pues hoy en día está a un kilómetro tierra adentro!.

Muchos terremotos y la enorme erupción volcánica del Etna en 1669 cambiaron completamente el paisaje de la zona.

El museo del castillo alberga una importante colección arqueológica compuesta por vasijas de cerámica, esculturas y numerosas pinturas.

Visitas cercanas

Aparte de por supuesto la visita al volcán Etna, imprescindible y que nosotros claro que hicimos, os recomendamos un par de puntos que también hemos leído que están bien, aunque a nosotros no nos dio tiempo a visitar. Son la ciudad barroca de Acireale y el pueblo costero de Aci Trezza. 

Acireale

Se encuentra a 15 km al norte de Catania. Cuenta con algo más de 50.000 habitantes y por la cantidad de iglesias presentes en su territorio se la conoce como «la ciudad de las 100 campanas» o la «Vaticano del sur». Se encuentra en la costa, pero a una altura sobre el nivel del mar de unos 350 m. En la parte baja, junto al mar, se encuentra el pequeño municipio de Santa María la Scala.

Aci Trezza

El paisaje que encontraréis allí es precioso. Los farallones de los Ciclopes son el elemento más característico de la villa marinera de Aci Trezza, ya que se erigen frente a la costa desafiando con su tamaño la belleza de los atardeceres rojizos sobre el mar.

Dice la leyenda que fue Polifemo quién los lanzó a Ulises cuando huía en sus naves, clavando las enormes piedras en el mar. En realidad estos ocho escollos de basalto enfrente del puerto de Aci Trezza son una formación curiosa, fruto de la erosión. El mayor de los farallones tiene 70 metros de altura y un sombrero de arcilla. Al estar cercanos a la costa es frecuente que los bañistas naden hasta allí, para escalar sus paredes.

Transporte

La ciudad de Catania es perfectamente asequible para recorrerla andando y es como se debe hacer. Podréis visitar todos los puntos de interés de los que hemos hablado.

Como hemos comentado en el post principal de Sicilia, el alquiler de coche es fundamental para recorrer la isla, por lo que entendemos que todos dispondréis de él para llegar a Catania y salir de ella dirigiéndoos a los siguientes puntos del recorrido y visitas cercanas de interés.

Información general de Italia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *