Palermo, joya cubierta de historia

«La capital de Sicilia»

Palermo, capital de Sicilia, es una joya cubierta del polvo de la historia. Aunque salpicada de las desgracias que han reportado los desastres naturales, en forma de terremotos y del lastre de la miseria que allí todavía se vive, es una asombrosa ciudad repleta de piedras con historia. Es una de las más pobladas y ricas culturalmente del Mediterráneo Antiguo.

La decadencia de Palermo no es entendida ni admirada por muchos de los visitantes, que esperan quizás de la capital de Sicilia un mejor estado en sus edificios. Otros opinan que es una ciudad insegura, pues todos sabemos de los crímenes de la mafia que allí han tenido lugar.

En nuestra opinión, la visita a Palermo es muy interesante y a nosotras nos encantó. Ya no solo por la ciudad en si, sino también por las impresionantes iglesias que allí se pueden ver. Es cierto como siempre decimos que amamos este tipo de lugares decadentes y bohemios, pero entendemos que puede haber diversidad de opiniones. ¡Animaos a visitarla y así saldréis de dudas!.

¿Qué ver en Palermo?

Os recomendamos como siempre callejear y descubrir Palermo a través de las sorpresas que depara cara esquina. A continuación enumeramos los puntos principales de interés.

Piazza Marina

La Piazza Marina es una de las mayores y más tranquilas plazas de la ciudad. Desde la época medieval ha sido testigo de torneos, representaciones teatrales, mercados y ejecuciones públicas.

En el centro se encuentra el Jardín Garibaldi, diseñado en 1863 por G. B. Basile. Allí está el árbol más antiguo de Palermo: un venerable Ficus Benjamina de 150 años y 25 metros de altura.

El edificio más significativo de la Plaza Marina es el ostentoso Palacio Chiaramonte Steri, de estilo gótico con influencias árabes y normandas (siglo XIV). Acoge una sala de exposiciones.

Iglesia de la Martorana

En la Plaza Bellini está la Iglesia de La Martorana. También se la conoce como Santa Maria dell’ Ammiraglio (Santa Mª del Almirante). El nombre Ammiraglio («almirante») deriva del fundador de la iglesia. Fue el almirante griego y ministro principal del rey Roger II de Sicilia, Jorge de Antioquía.

Es uno de los templos más impresionantes de Palermo. La iglesia se caracteriza por la multiplicidad de estilos que se encuentran, ya que, con la sucesión de siglos, se ha enriquecido con otros gustos diversos en el arte, la arquitectura y la cultura. Hoy en día es, de hecho, un monumento histórico-eclesiástico, resultado de múltiples transformaciones, también sujetas a protección. El interior es impresionante, con unos espléndidos mosaicos bizantinos del siglo XII, así como decoraciones de estucos y esmaltes.

La Martorana forma parte del sitio «Palermo árabe-normando y las catedrales de Cefalú y Monreale». Es un conjunto de varios monumentos de la arquitectura árabe-normanda de la época de los normandos en Sicilia, repartidos entre estos tres lugares. Desde Julio de 2015 este sitio forma parte del «Patrimonio de la Humanidad» por la UNESCO.

Junto a la Martorana se encuentra la más modesta Iglesia de San Cataldo, con tres llamativas cúpulas rojas.

La Catedral

Consagrada en 1185 a la Asunción de la Virgen, la Catedral de Palermo fue construida por iniciativa del arzobispo Gualtiero. Compitiendo con el rey Guillermo II, que en aquellos mismos años estaba construyendo la Catedral de Monreale, quiso crear un edificio cuya majestuosidad fuera testigo del poderío de la Fe Cristiana.

La iglesia, debido a su transcendencia como sede arzobispal de la capital de Sicilia, a lo largo de los siglos ha sido objeto de varias intervenciones arquitectónicas. Éstas han modificado su estructura y su aspecto, tanto el exterior como el interior.

La Catedral de Palermo también forma parte asimismo del sitio «Palermo árabe-normando y las catedrales de Cefalú y Monreale».

Palacio de los Normandos

En la Piazza de la Independenza se alza el Palacio Fortaleza de los Normandos (Palazzo dei Normanni), construido por los árabes en el siglo IX y posteriormente modificado y ampliado por los normandos entre los siglos XI y XII para convertirlo en una suntuosa residencia real. Hoy es la sede del Parlamento Regional Siciliano, aunque pueden visitarse algunas de sus salas.

Capilla Palatina

Un imprescindible en vuestra visita a Palermo. Es la capilla real de los reyes normandos de Sicilia, situada en el centro de la planta baja del Palacio de los Normandos.

Fue encargada en 1132 por Rogelio II de Sicilia como reemplazo de la capilla anterior (actualmente la cripta) construida alrededor de 1080. El santuario, dedicado a San Pedro, posee una cúpula de basílica. Tiene tres ábsides, usual en la arquitectura bizantina. Además, seis arcos ojivales (tres en cada lado de la  nave central), que descansan sobre columnas  clásicas recicladas.

El interior, es absolutamente impresionante, exquisita fusión de arte y arquitectura árabe, normanda, bizantina y siciliana. Los mosaicos están considerados como una de las obras de arte más importantes del mundo.

Tanto el palacio como la capilla forman parte asimismo del sitio «Palermo árabe-normando y las catedrales de Cefalú y Monreale».

Quattro Canti

Es una plaza octogonal situada en el cruce entre los dos principales ejes de Palermo: la via Maqueda y il Cassaro. Esta última es una calle de origen fenicio, que une la acrópolis con el Palacio de los Normandos. Hoy es conocida como Corso Vittorio Emanuele. Constituye la calle más antigua de la ciudad.

El nombre exacto de la plaza es Piazza Vigliena. Podréis observar los cuatro palacios barrocos que delimitan sus esquinas.

Fontana Pretoria

Situada en la Plaza Pretoria, en donde también está el Ayuntamiento, es quizás la fuente más curiosa de la ciudad.

Las pilas con agua se disponen en tres niveles concéntricos, rodeados de estatuas representando monstruos, animales mitológicos, y los cuatro ríos de Palermo: el Oreto, el Papireto, el Gabriele y el Maredolce.

En su momento fue denominada La fuente de la vergüenza debido a la desnudez de las estatuas.

Teatro Politeama Garibaldi

El Teatro Politeama Garibaldi está situado en la Piazza Ruggero Settimo(llamada usualmente Piazza Politeama). Con esta palabra se designa un teatro genérico donde se dan representaciones variadas.

Construido en 1865, es un bello e imponente edificio, con una cuadriga de bronce en la parte más alta.

Teatro Massimo

El Teatro Massimo de Palermo es el mayor de los teatros de ópera de Italia y el tercero más grande de Europa. Está dedicado al rey Victor Manuel II.

De gusto neoclásico, fue construido sobre los terrenos resultantes de la demolición de la iglesia de le Stimmate y del monasterio de San Giuliano, a finales del siglo XIX. En este teatro se rodaron las últimas escenas de la película «El Padrino III».

Catacumba de los Capuchinos

Aunque nosotras no fuimos porque no nos llamaba la atención, esta peculiar visita os impactará sin duda. A las afueras de Palermo se encuentra uno de los lugares más grotescos y macabros de Sicilia. Los cadáveres de unas 8.000 personas se exhiben con raídos trajes (como en vida) y en distintos estados de conservación en la Catacumba de los Capuchinos. Allí podréis ver filas y filas de cabezas dislocadas, caras retorcidas en muecas, gritos congelados y sonrisas esqueléticas que llenan los pasillos tapizados de telarañas.

Al principio (finales del XVI) el “privilegio” estaba sólo reservado para los monjes capuchinos del convento. Con el paso del tiempo cualquiera con dinero suficiente podía comprar un «hueco» en un esfuerzo por inmortalizar la carne. ¡Sin duda algo tremendamente sorprendente!.

Visitas cercanas

Entre las visitas cercanas que se pueden hacer desde Palermo, os recomendamos sin duda ir a Monreale. La catedral es absolutamente impresionante, uno de los mayores logros del arte normando en el mundo. Es notable su fusión con el arte árabe que imperaba en Sicilia antes de la conquista de la isla por parte de los normandos. La iglesia fue fundada en 1172 por Guillermo II de Sicilia, y muy pronto, junto a ella se levantó un monasterio benedictino.

La catedral es famosa por los impresionantes mosaicos dorados que cubren todo su interior, en los que se pueden contemplar escenas tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

Para su elaboración, se necesitaron 2.200 Kg de oro y cubren casi 6.000 metros cuadrados de superficie. No fueron finalizados hasta 1182 y participaron artistas griegos, bizantinos, sicilianos y probablemente artistas venecianos enviados por el Papa para los mosaicos posteriores de la nave y los muros.

También es muy bonito el claustro de la iglesia.

La Catedral de Monreale forma parte asimismo del sitio «Palermo árabe-normando y las catedrales de Cefalú y Monreale».

Transporte

La ciudad de Palermo es perfectamente asequible para recorrerla andando y es como se debe hacer. Podréis visitar todos los puntos de interés de los que hemos hablado. Monreale se encuentra a pocos kilómetros.

Como hemos comentado en el post principal de Sicilia, el alquiler de coche es fundamental para recorrer la isla, por lo que entendemos que todos dispondréis de él para llegar a Palermo y salir de ella dirigiéndoos a los siguientes puntos del recorrido y visitas cercanas de interés.

Información general de Italia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *