Sa Pa, paisajes fascinantes al norte de Vietnam

«Campos de arroz hasta el horizonte»

Tras visitar Hanói, cogimos un autobús a primera hora de la mañana hasta el que sería nuestro siguiente punto de visita en Vietnam: la zona de Sa Pa, al noroeste del país. Llegamos hacía el mediodía, el trayecto desde Hanói son unas 5 h. Hay varias compañías que ofrecen el traslado, nosotras cogimos el autobús con SaPa Express. Fue todo muy cómodo porque vinieron a buscarnos a nuestro alojamiento. 

En todos los foros que habíamos leído consideran Sa Pa como un lugar imprescindible, si bien todo el mundo coincide en que es bastante turístico, un sitio completamente de moda ahora en Vietnam. Dudamos en si ir mejor a Mai Chau, otra región cercana también a Hanói y según muchos, más auténtica, pero al final nos decidimos por Sa Pa. 

¿Qué ver en Sa Pa?

Sa Pa es una ciudad en las montañas Hoàng Liên Son. Tiene vista a los arrozales en terrazas del valle Muong Hoa y a la cima Phang Xi Pang cercana, de 3,143 m de altura. Las tribus de montaña, como Hmong, Tay y Dao, conforman gran parte de la población local de la ciudad.

Lo normal es pasar uno o dos días en Sa Pa. Nosotras solamente estuvimos un día y medio y fue suficiente. Nos gustó. La idea que llevábamos era hacer una ruta de senderismo para contemplar los impresionantes campos de arroz de toda la zona. Es lo que recomienda todo el mundo y la actividad principal allí. Así que al llegar y, después de comer algo, nos dirigimos a nuestro alojamiento, que estaba a 10 min andando del centro. 

Las rutas de senderismo en Sa Pa se pueden hacer de distintas maneras. Una es contratando la excursión en alguna agencia con guía profesional, cosa que no nos apetecía porque es un formato muy turístico. También, con alguna de las mujeres en la zona que se ofrecen a guiarte, es una manera tradicional muy común. Y, por último, también se puede hacer por libre, que, aunque nos apetecía, es bueno que te expliquen un poco sobre lo que vas viendo y haciendo. Así que elegimos la segunda opción. Nuestra guía, a la que conocimos en pleno centro tras acercarnos a ella, se llamaba Jane. Era un chica muy joven. Como es costumbre regateamos un poco y al final conseguimos dejarlo en 50 dólares por las tres, 8 h de ruta incluyendo comida. Era un precio que, aunque no estaba mal, tampoco era muy económico…pero bueno. ¡Llevábamos muy poco en Vietnam y todavía no nos habíamos metido de lleno en el regateo allí!.  

Tras quedar con Jane para el día siguiente nos dispusimos a dar una vuelta por Sa Pa, para luego acercarnos a Cat Cat. Es un pueblo a unos 2 km de distancia, famoso también y al que se puede ir andando.

El centro de Sa Pa

Sa Pa nos sorprendió porque se ve una localidad bastante bien cuidada para lo que es Vietnam y, en general, todo el sudeste asiático. Percibimos claramente que estábamos ante una zona rica en el país. La plaza principal, donde hay una iglesia, un hotel y un centro comercial, es muy amplia y llama bastante la atención.

Iglesia de Sa Pa, en la plaza principal
Hotel y Centro Comercial en la plaza principal de Sa Pa

Además la ciudad cuenta con un lago bastante bonito. 

Lago en Sa Pa

Estuvimos dando una vuelta y en general Sa Pa nos pareció un sitio agradable. Muy turístico y explotado, eso sí.

Cat Cat

Tras darnos el paseo por Sa Pa, nos dirigimos andando hacia Cat Cat. Por el camino se van divisando paisajes preciosos. La villa de Cat Cat, donde vive la tribu Hmong, se ha hecho muy famosa en los últimos años y ahora es necesario pagar para visitarla. Si bien nos sorprendió bastante esto, tras conocerla creemos que merece la pena. 

Puesto de ropa tradicional de camino a Cat Cat

¡En el camino también vimos búfalos!. Estaban sueltos por allí y, aunque nos miraban, no nos parecieron muy peligrosos.

Con búfalos de camino a Cat Cat:)

Los paisajes que se observan en el camino a esta pequeña villa son preciosos, con unas tonalidades en verdes y rojos muy llamativas. Hicimos muchas fotos…¡aquí van algunas!:).

Bajando por unas escaleras empedradas, llenas de puestecillos típicos,  llegamos a la zona llamada Butterfly Garden, donde pudimos de nuevo divisar el precioso contraste de colores que nos había acompañado durante todo el camino.  

Butterfly Garden, en Cat Cat

Finalmente bajando llegamos a las cascadas. La verdad es que era una parte preciosa y bastante auténtica, escapando un poco del turismo que habíamos visto en otras zonas de Sa Pa. 

Cascada en Cat Cat

Tras estar por allí un rato más, finalmente cogimos un taxi que nos llevó de nuevo al centro de Sa Pa. Cenamos en un restaurante chino y nos fuimos al alojamiento. Al día siguiente tocaba madrugar para hacer la ruta de senderismo con Jane:). 

Ruta de senderismo por Sa Pa

Nos levantamos temprano y, tras desayunar fuerte en un sitio americano cerca de la plaza principal, nos reunimos con Jane. Venía con dos amigas que nos iban a acompañar durante la ruta. Así que empezamos a caminar. En seguida salimos de Sa Pa y comenzamos a ver los impresionantes campos de arroz que nos rodeaban. Inmensos mantos verdes se extendían ante nuestros ojos…hacía además muy buen día, con bastante sol. Tuvimos suerte en ese sentido, pues Agosto es época lluviosa en el norte de Vietnam. 

Nuestra guía Jane:)

A mitad de ruta paramos a comer en uno de los restaurantes típicos que había por allí. Como no…¡comimos arroz!. 

Luego continuamos, para acabar viendo una presa hidráulica y una cascada. El día en Sa Pa fue estupendo y, la única pega, sin duda, fue el calor que padecimos…¡¡¡horroroso!!!. El trekking duró varias horas y fue duro. Aún así, creemos que mereció muchísimo la pena…¡por supuesto!. Es una actividad que no os podéis perder si vais a Sa Pa.

Tras terminar la ruta, una furgoneta nos recogió a varios senderistas y nos llevó de vuelta al pueblo. Así terminó nuestra experiencia aquel día, del que destacaríamos muchas cosas, pero desde luego, la imagen que siempre nos quedará es la de esos inmensos campos de arroz…que llegaban hasta el horizonte.

Transporte

Como hemos comentado, a Sa Pa llegamos en autobús. Salen con bastante regularidad desde Hanói y desde otros puntos en los alrededores. Funcionan bastante bien y son cómodos. 

Sa Pa no es muy grande, así que para moveros por allí lo podréis hacer a pie. De todas maneras también existe la opción del grab por si quisierais llegar a puntos que estén más alejados. 

Información general de Vietnam

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *