El Puerto de la Cruz

5/5 - (1 voto)

«El lugar donde comenzó el turismo en Canarias»

La ciudad del Puerto de la Cruz asciende desde la costa, en la que se halla el principal puerto de la isla tras la destrucción de Garachico. Ya a finales del siglo XIX, Puerto de la Cruz era un lugar de veraneo muy popular entre los turistas británicos. Los hoteles sobresalen por encima de los palmerales, centros comerciales, casinos, restaurantes y cafés, y también sobre numerosos edificios históricos. Su lago artificial y sus cálidas y cristalinas aguas atraen a miles de visitantes cada año.

¿Qué ver en el Puerto de la Cruz?

El Puerto de la Cruz es uno de los puntos más importantes de Tenerife y el lugar donde comenzó el turismo en Canarias.

En los siguientes apartados os contamos los principales lugares de interés que no os podéis perder allí.

Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia

La Catedral es una iglesia de tres naves construida entre 1684 y 1697. Su estilizada torre data de finales del siglo XIX.

En su oscuro interior destacan las imágenes barrocas esculpidas por Fernando Estévez y el conocido artista grancanario José Luján Pérez. No menos valiosos son los cuadros de Luis de la Cruz. El órgano de la Catedral fue traído desde Londres en 1814.

Delante de la iglesia se halla un busto de Agustín de Betancourt (1758-1824), fundador del Colegio de Ingenieros de Madrid.

Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia

Calle Quintana

Esta calle lleva hasta Punta del Viento, un promontorio situado sobre el océano con una bella vista del litoral de rocas y el lago Martiánez. Hacia el este sale la calle de San Telmo, un paseo marítimo con bancos de piedra y numerosos bares. En la calle Quintana se encuentra el antiguo hotel Monopol. 

Hotel Monopol

Plaza de Europa

Aunque construida en 1992, el trazado de esta plaza cercana a la costa responde a las tendencias urbanísticas europeas de los siglos XVIII y XIX. En ella se encuentra el Ayuntamiento (1973) y la Casa Miranda (1730), un bello edificio con un restaurante de comida regional.

Plaza de Europa

Casa de la Real Aduana

La casa más antigua de la ciudad fue construida en 1620 por Juan Antonio Lutzardo de Francha. Tras la destrucción de Garachico se convirtió en residencia del gobernador y, entre 1706 y 1833, albergó las oficinas de la aduana. El edificio contiene en la actualidad una tienda de muebles antiguos y artesanía. También alberga la oficina de información turística.

Casa de la Real Aduana

Puerto pesquero

El origen de este pintoresco pueblo se remonta al siglo XVIII, cuando La Orotava era la principal exportadora de productos agrícolas de la isla. Situado en una pequeña playa de piedras, en él se puede comprar pescado fresco a los pescadores.

Iglesia de San Francisco

Esta iglesia se edificó junto a la ermita de san juan, construida en 1599. Contiene imágenes y pinturas que datan desde el siglo XVI hasta nuestros días.

En la actualidad esta sencilla iglesia, una de las más antiguas del Puerto de la Cruz, es un templo ecuménico donde se celebran actos religiosos de las distintas comunidades cristianas de la comunidad.

Iglesia de San Francisco

Plaza del Charco de los Camarones

Muchos de los edificios de mayor importancia histórica se agrupan en la plaza del Charco, un lugar a la sombra de palmeras y laureles traídos de Cuba en 1852.

El centro de la plaza está ocupado por una fuente con una planta de ñame. Esta plaza es un lugar agradable para sentarse y observar a la gente, especialmente los domingos.

Plaza del Charco de los Camarones

Museo arqueológico

Éste es un museo sobre la historia y el legado cultural de Canarias. En él se exponen objetos guanches y los restos momificados de aborígenes de la isla.

Castillo de San Felipe

El pequeño castillo de San Felipe (siglo XVII) defendía la entrada del puerto de los ataques de piratas y barcos de Francia e Inglaterra, las grandes potencias marítimas rivales de España. Situado en la zona occidental de la ciudad, en la actualidad alberga exposiciones temporales. Al oeste queda Playa Jardín, la más extensa de la ciudad.

Castillo de San Felipe

Parque de Taoro

El bello y señorial parque de Taoro es ideal para huir del bullicio de la ciudad, donde se encuentran cascadas, pequeños estanques y terrazas panorámicas. En el centro del parque queda el jardín Risco Bello Acuático, un vergel acuático principal, con variedad de peces, patos y cisnes.

Parque de Taoro

Lago Martiánez

Este lago artificial fue construido en 1969 según un diseño de César Manrique. Su frondosa vegetación y sus arenas blancas recuerdan a un paraíso subtropical. Está compuesto por un conjunto de piscinas de agua salada y fuentes que contrastan con los campos de lava circundantes. Hay también un casino.

Lago Martiánez

Jardín Botánico

El Jardín Botánico del Puerto de la Cruz es uno de los más antiguos del mundo. Alonso de Nova Gimón lo fundó en 1788 por orden de Carlos III.

Actualmente este frondoso jardín contiene más de 1.000 especies de plantas y árboles de todo el archipiélago, junto con especies de otras regiones del mundo.

El Loro Parque

Sin duda, sobre todo para los más pequeños, será una visita inolvidable. El Loro Parque constituye uno de los puntos preferidos en el Puerto de la Cruz. Recomendamos por supuesto que lo conozcáis. En este enlace, dedicado a los lugares refrescantes de la isla, tenéis más información.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.