Teror, la patrona de la isla

Rate this post

«La capital religiosa de Gran Canaria»

Desde su primera aparición entre las ramas de un árbol en 1481, Nuestra Señora del Pino ha jugado un papel muy importante en la historia de la isla. En 1914 el Papa Pío XII la proclamó patrona, y fue entonces cuando Teror y su santuario se convirtieron en la capital religiosa de Gran Canaria. De esta manera cada 8 de septiembre peregrina hasta aquí gente de toda la isla. 

A continuación os comentamos sobre los puntos que no os podéis perder en éste, uno de los lugares más importantes de Gran Canaria.

Principales atracciones de Teror

En Teror os recomendamos que os deis un buen paseo, es muy agradable. En la plaza principal de la ciudad, la plaza de Nuestra Señora del Pino y en la Calle Real de la Plaza, abundan los caserones antiguos, algunos de ellos del siglo XVI, con balcones lujosamente tallados en piedra y madera. 

La Basílica de Nuestra Señora del Pino (1767) fue la tercera iglesia que se construyó en este lugar. Del templo primitivo solo se conserva la torre, de 1708. Su forma octogonal así como la mezcla de elementos barrocos y mudéjares la hacen inconfundible. En su amplio interior, de tres naves, destaca un gran altar barroco con una talla de la virgen del siglo XV. La Virgen del Pino (o de la Nieve), es la patrona de la isla. En su honor se celebran las fiestas más importantes del archipiélago. Destaca también la Sala del Tesoro, que contiene valiosos presentes donados en fiestas pasadas en honor a la Virgen. 

Basílica de Teror

No lejos de aquí queda la plaza de Doña María Teresa de Bolivar, llamada así en honor a la mujer de Simon Bolivar, héroe de la independencia americana, cuya familia era de Teror y de la que se encuentra el escudo familiar en la plaza. Sobre los cimientos de su antigua casa se construyó la Casa-Museo de los Patrones de la Virgen, donde se exponen fotografías, armas y muebles antiguos, entre otros la cama donde durmió el Rey Alfonso XIII con ocasión de su visita en 1906. 

Plaza Doña Maria Teresa de Bolivar, en Teror

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.