Parque Nacional de Timanfaya

Rate this post

«Las montañas de fuego»

El Parque Nacional de Timanfaya es la mayor atracción turística de Lanzarote. Entre 1730 y 1736 las montañas de Fuego arrojaron humo y lava fundida, enterrando a pueblos enteros. Las fértiles tierras llanas de la isla se convirtieron en un mar de lava solidificada. En ella se asentaron rocas volcánicas grisáceas y arena cobriza.

En la actualidad, los restos de lava son el principal foco de interés de Lanzarote. Situados al suroeste, estos volcanes se han convertido en el centro del Parque Nacional de Timanfaya. Creado en 1974, incluye el volcán Pico Partido, de 517 m. Aunque la zona es segura, la lava sigue bullendo bajo la superficie. Hay una capa de sulfuro suspendida en el aire.

Actualmente, la visita por el interior del Parque se puede realizar en dromedario o en autobús. Veréis que cerca de la entrada, están los famosos géiseres. Es un espectáculo donde al arrojar agua en los conductos subterráneos, ésta se convierte en vapor. El islote de Hilario posee la temperatura subterránea más alta del parque, 60 º a una profundidad de 12 m.

Cerca de la entrada también se encuentra el restaurante El Diablo, diseñado por César Manrique. Recuerda con su nombre al logotipo del Parque, representado por un diablillo. Allí veréis que hay montado un asador aprovechando los 300º de temperatura existente bajo la superficie.

La visita al Parque Nacional de Timanfaya es altamente recomendable, si bien en nuestro caso echamos en falta el poder hacer algún recorrido a pie en su interior.

Ruta del Volcán de la Caldera Blanca

Podéis hacer alguna ruta interesante pero saliendo del parque. En concreto os recomendamos la del Volcán de la Caldera Blanca, en el Parque Natural de los Volcanes,  lindando con el Parque Nacional.

Para realizar la ruta, de unas 3 h más o menos, debéis salir del parque en dirección a la población de Mancha Blanca. Un poco antes de llegar, hay que tomar el primer camino que sale a mano izquierda hasta una pequeño aparcamiento, donde podéis dejar el coche. Allí está el cartel indicativo de la ruta. El camino es de piedras y atraviesa el mar de lava negra. El sendero está muy bien marcado y es casi imposible perderse. Antes de llegar a la Caldera Blanca, pasaréis al lado de la Caldereta, un pequeño volcán con el cráter a la altura del sendero. Aquí veréis un camino que va ganando altura poco a poco, hasta llegar a la Caldera Blanca. ¡¡Las vistas desde la cima son impresionantes!!.

La ruta es bonita y recomendable. Eso si, para hacerla..¡¡llevad el calzado adecuado!!. Zapatillas de deporte o montaña es lo suyo:).

 

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.