Los Llanos de Aridane

5/5 - (1 voto)

«De compras por Los Llanos»

Los Llanos de Aridane, la segunda ciudad en importancia de La Palma, es totalmente moderna a excepción de la Plaza de España. Los laureles dan sombra a las mesas exteriores de los cafés de esta bonita plaza, escenario de conciertos. En un lado de la misma, se encuentra el Ayuntamiento y, frente a éste, La Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Ésta última es una muestra de la arquitectura colonial canaria. Tras su blanca fachada se esconde un altar mayor barroco con una imagen del siglo XVI de la patrona, de la escuela flamenca.

Os recomendamos dar un tranquilo paseo por todo el centro de los Llanos de Aridane. Es un buen lugar para compras, además de haber buenos restaurantes. Por supuesto, en un viaje por Canarias no debéis dejar de probar las comidas típicas. No obstante, si os apetece algo distinto, algunas recomendaciones en Los Llanos son las siguientes:

  • «La Casona de Argual». Elegante restaurante donde se sirve cocina francesa e internacional
  • «San Petronio». Restaurante italiano de calidad

Y en los alrededores…

A unos 3 km al este de Los Llanos de Aridane se encuentra la pequeña localidad de El Paso, famosa por sus puros artesanales. En ella destaca el casco antiguo, compuesto por casonas canarias agrupadas alrededor de la ermita de la Virgen de la Concepción de la Bonanza. Junto a la capilla hay una iglesia de estilo neogótico dedicada a la misma Virgen.

A corta distancia de El Paso en dirección sur se encuentra el Parque Paraíso de Las Aves, una mezcla de jardín botánico y zoológico en miniatura con aves exóticas.

Es muy famoso también cerca de los Llanos el Túnel de La Cumbre, en la carretera del mismo nombre, la cual atraviesa la isla de Este a Oeste. Se le llama comúnmente el Túnel del Tiempo, por los cambios que puede haber entre sus extremos. Por esta zona, son impresionantes los movimientos de las nubes. Parece que abrazan la montaña, sobre todo en la parte que comunica Los Llanos con el túnel. Es fascinante ir por la carretera y ver las nubes bajando hasta el suelo…¡parece que tienen vida!.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.