La Isla de Lobos

Rate this post

«La pequeña joya de Fuerteventura»

La Isla de Lobos es sin duda una visita obligada si vais a Fuerteventura. Esta pequeña isla volcánica está situada en el estrecho de la Bocaina, entre Fuerteventura y Lanzarote. Hasta ella se puede llegar en pequeñas embarcaciones o lanchas neumáticas con fondo de cristal desde Corralejo. 

Un poco de historia 

La Isla de Lobos tiene entre 6000 y 8000 años de antigüedad y toma su nombre de los lobos marinos (focas), que antiguamente habitaban sus playas de arena. Según las crónicas, el navegante francés De la Salle desembarcó en la Isla de Lobos en 1402. La carne de foca le salvó a él y a su tripulación de morir de hambre. A principios del siglo XV Juan de Béthencourt construyó una ermita en la isla. Posteriormente fue utilizada como base por los piratas que atacaban las islas vecinas y por los tratantes esclavos. Hasta 1968 los únicos habitantes permanentes de la isla eran el farero y su familia.

La isla en la actualidad

Precisamente gracias a haber estado deshabitada durante tanto tiempo, la isla ha conservado su ecosistema original. En el jardín botánico natural, situado en las laderas de la montaña Lobos, se detienen las aves migratorias. 

Toda la isla es parque natural. Sus calas de arena son ideales para nadar y descansar, y en algunos puntos está permitida la pesca. Existe un sendero bien señalizado que comienza y termina en Casas del Puertito, una pequeña aldea con un puerto. Os recomendamos que lo hagáis, la ruta está muy bien.

No hay ningún alojamiento en Isla de Lobos, pero podréis disfrutar de un día de paz, tranquilidad y grandes vistas de Fuerteventura. ¡Un plan imprescindible!.  

Isla de Lobos
En Isla de Lobos
Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.