Cine y Literatura en Camboya

3.7/5 - (6 votos)

El cine y la literatura en Camboya son sin duda dos artes bastante desconocidas para el mundo occidental. A continuación os incluimos algo de información sobre cada una de ellas.

El cine camboyano

Siguiendo con el cine y la literatura en Camboya, comenzaremos hablando del primero. En un país que está casi todavía en la posguerra, no es fácil poder sacar la industria cinematográfica adelante. No obstante, existen algunos directores contemporáneos que han conseguido un renombre internacional. Uno de los más conocidos es Rithy Panh (1964).  Es uno de los documentalistas más activos en torno a la temática de la historia de lo que fue Kampuchea Democrática. Una de sus obras más conocidas es «S-21:La máquina de matar de los jemeres rojos» (2003).

También son muchos los directores occidentales que han intentado retratar la dura época del gobierno de los jemeres rojos en Camboya. Una de las más famosas y que además hemos tenido la oportunidad de ver, es la cinta inglesa «Los gritos del silencio» (Roland Joffé, 1984). Narra la historia de un periodista americano enviado a Camboya como corresponsal de guerra en 1972. Nos gustó muchísimo. Muy recomendable para entender de primera mano la cruda historia vivida en este país en los años 70.

La literatura camboyana

Siguiendo con el cine y la literatura en Camboya, si hablamos de la segunda, al igual que ha ocurrido en el cine, muchos escritores han intentado retratar la terrible historia de los jemeres rojos. Algunos de los libros más famosos y recomendables para entender esta dura época del país, son los siguientes:

  • «Camboya. El legado de los jemeres rojos» (Mark Aguirre, 2009)
  • «A la sombra de un silencioso lugar de exterminio» (Sam Sotha, 2008)
  • «El año del conejo» (Tian, 2012)
  • «El eco de las ciudades vacías» (Madelene Thien, 2011)

Hablando de artistas contemporáneos, uno bastante famoso en el país es Sok Chanphal. Comenzó su carrera en 2010. Aunque es principalmente compositor, ha escrito también algunos relatos.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.