Biarritz, elegancia francesa

5/5 - (1 voto)

«Paseando por la Grande Plage»

Biarritz es uno de los puntos más importantes del País Vasco francés, una prestigiosa y elegante localidad playera a orillas del Océano Atlántico. Posee una costa salvaje, repleta de rocas esculpidas por la fuerza de las olas. Otro de sus atractivos son los espléndidos edificios y villas, que van del art nouveau al neovasco pasando por el art déco y el barroco. Además, las largas playas de arena fina, ideales para descansar o hacer surf, sin duda atraen a conocerla. 

Aunque es cierto que tiene mucha fama y esperábamos más, Biarritz es sin duda una parada obligada en vuestro viaje por el País Vasco francés. Lo que menos nos gustó fueron los edificios de hormigón que se levantan entre las bonitas mansiones enturbiando la estética de la ciudad. Aun así, su enraizado ambiente surfero y el toque de lujo de los adinerados veraneantes que ocupan las grandes villas crean un curioso contraste que llenan de encanto el lugar.

Biarritz posee además un ambiente fantástico y animado, sobre todo en verano. Nosotras estuvimos recién entrada la primavera y el día estaba muy nublado, por lo que no la pudimos ver en todo su esplendor. Otra cosa…¡avisamos que no es especialmente barato!. Hay que andar espabilados y mirar dos veces los precios:).

Historia de Biarritz

Esta famosa localidad francesa fue en su origen un pueblo ballenero, tal y como recoge el escudo de la ciudad. En el siglo XIX los médicos recomendaban los baños en sus aguas por sus propiedades terapéuticas.

En el año 1843 el escritor francés Víctor Hugo descubrió la ciudad y quedó prendado de su sencillez y belleza. Poco después, en 1854 alcanzaría su verdadera fama cuando la esposa de Napoleón, la Emperatriz Eugenia de Montijo, hizo construir un palacio en la playa para beneficiarse de las propiedades curativas de sus aguas. Hoy en día ese palacio se conoce como el Hôtel du Palais, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. A partir de este momento, Biarritz se convirtió en el lugar donde los nobles y burgueses acudían. Con su llegada se construyeron las impresionantes villas, muchas de las cuales se conservan hoy en día.

¿Qué ver en Biarritz?

Nosotras solo pasamos un día en Biarritz. Fue suficiente para conocer lo más representativo de esta ciudad que, antaño, fue de lo más elegante de la costa atlántica de Francia. Aún hoy quedan vestigios de la ostentación de toda aquella época. Observándolos sentiréis como si viajarais en el tiempo.

A continuación enumeramos los puntos de interés que no os podéis perder.

La Grande Plage

Es la playa principal, muy concurrida por los surfistas. Destaca su preciosa vista con las rocas que emergen del mar y al fondo el faro.

Casino Municipal

Situado en el centro de Biarritz, es el símbolo art déco de la ciudad. Fue construido en 1929 por el arquitecto Alfred Laulhé. Además de un casino, el edificio alberga un teatro, una piscina y un restaurante. También es utilizado como centro de congresos por el ayuntamiento.

Se cree que sirvió como punto de espionaje durante la Primera Guerra Mundial.

Hotel du Palais

El edificio fue originalmente la residencia de verano de la emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III. Fue construido en 1854 en estilo Segundo Imperio. Entonces conocido como Villa Eugenie mantendrá este nombre hasta 1893, cuando se transformó en un hotel y cambió el nombre a Hôtel du Palais. Actualmente es un hotel de lujo de 5 estrellas y se le adjudicó en mayo de 2011 la «Distinción Palace», que reconoce sus características excepcionales.

Iglesia Ortodoxa

Fue construida en 1892, en un estilo bizantino por el Sr Tisnés, arquitecto biarrota. Fue adornada con iconos que venían de San Petersburgo. Destaca por su cúpula azul.

Iglesia Ortodoxa de Biarritz

La Capilla Imperial

También fue construida por orden imperial de la emperatriz Eugenia. Data del año 1864 y está dedicada a la Virgen mejicana de Nuestra Señora de Guadalupe. Asimismo, presenta una armoniosa mezcla de estilos romano-bizantino e hispano-morisco y está decorada con azulejos y mosaicos.

Capilla Imperial de Biarritz

Iglesia de Santa Eugenia

Llamada así de nuevo por el nombre de la esposa de Napoleón III, la emperatriz Eugenia de Montijo, es una iglesia neogótica de piedra gris que domina el puerto viejo. Su construcción duró desde 1898 hasta 1903. En el interior cuelga como exvoto la maqueta de un buque de guerra de tres palos armado de cañones con el casco azul, blanco y negro: El Matilda. La cripta alberga la tumba del sacerdote Gaston Larre, primer párroco en 1884. Hoy en día esta cripta es sede de exposiciones de arte en la ciudad. 

Faro de la Pointe Saint-Martin

Este hermoso faro de 73 metros de altura fue construido en el año 1830 sobre la punta de San Martin, un túmulo de rocas que separa geográficamente Biarritz de Anglet. Fue modernizado en el año 1950. Se pueden subir sus 248 escalones y obtener una vista inigualable de los Pirineos y la costa.

La Roca de la Virgen (El Rocher de la Vierge)

Es otro de los símbolos de la ciudad. Napoleón III tenía el proyecto de establecer un puerto refugio en este sitio y la mandó perforar. Es una roca conectada con la tierra sobre el mar gracias a una pasarela de metal. Está coronada con una estatua de la Virgen, erigida por orden de los pescadores para no olvidar su milagrosa vuelta nocturna durante una tormenta.

Museo del Mar

Es una de las atracciones más famosas de esta ciudad. Está construido al borde del mar, encima del acantilado de la Roca de la Virgen.

El museo posee varios acuarios, la llamada cueva de los tiburones, el popular espectáculo de las focas, además de preciosos restaurantes que poseen una vista excepcional del océano y de la Roca de la Virgen. Un lugar donde sin duda los niños más disfrutarán.

Transporte en Biarritz

Biarritz es pequeña y perfectamente asequible para recorrerla andando. Es como se debe hacer. Perderse por cada rincón es sin duda la mejor manera de conocer este encantador lugar. 

Información general de Francia

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.