Berastagi, a los pies del fuego

Rate this post

«Entre volcanes»

Berastagi, a 1.300 m de altitud, es una localidad de Sumatra, conocida sobre todo por su cercanía a dos de los volcanes más famosos de la isla: el Gunung Sibayak y Gunung Sinabung. Por tanto, mucha gente se dirige a ella con el fin de visitarlos, como también fue nuestro caso. Las experiencias del verano anterior en los volcanes de Java, el Bromo y el Ijen, nos habían dejado sin palabras, por lo que teníamos muchas ganas de seguir conociendo más en este maravilloso país que es Indonesia.

Así que con esa idea llegamos a Berastagi, lo que llamaríamos un pueblo de montaña no muy grande y poco turístico. De hecho nos pareció bastante auténtico. Lo primero que nos llamó la atención es el fresco que hacía…al lado del calor que habíamos padecido en otras zonas de la isla. La verdad que se estaba fenomenal. Os contamos a continuación los puntos que visitamos en los alrededores. 

Volcán Sibayak

Habíamos leído que el trekking hasta llegar al cráter de este volcán era algo muy recomendable de hacer así que no lo dudamos. Lo malo en nuestro caso fue la niebla que hacía aquel día, lo que nos impidió disfrutar de las fantásticas vistas que debe haber por la zona. La ruta en sí no nos pareció muy dura. Una de las cosas que más sorprende es ver salir el gas de azufre desde distintos puntos, pequeños y bastante localizados. Aunque no fue algo tan espectacular como la experiencia en Java, nos gustó bastante.

Volcán Sinabung

Tras el trekking por el Sibayak, continuamos nuestro recorrido hacia el Sinabung. Éste es un volcán actualmente activo, por lo que no se puede acceder a él. En el verano de 2010 tuvo varias erupciones, la última fumarola hasta esa fecha había sido en 1912. Posteriormente, en febrero de 2018, tuvo de nuevo actividad. Una enorme columna de humo de aproximadamente 7,2 km de altura obligó a evacuar la zona y a cerrar el aeropuerto de Kutakane, al norte. En junio de 2019, volvió a entrar en erupción.

En nuestro caso, en agosto de 2018, solo pudimos verlo en la lejanía, humeante. Desde la azotea de nuestro hostal se divisaba bastante bien al atardecer. Visitamos también uno de los pueblos de la zona arrasados por la erupción de unos meses antes. La verdad que fue una visita bastante impresionante. 

Pueblo afectado por la erupción del volcán Sinabung

Tras esta visita, nos acercamos a Berastagi de nuevo a comer. 

Calle principal de Berastagi

Las piscinas locales

Después de comer, nos dirigimos a unas piscinas de la zona. Debido a su actividad volcánica, Sumatra también es famosa por los geiseres, aguas termales y piscinas de agua caliente. Aunque no fuimos a ver algo muy espectacular en este sentido (posteriormente hemos leído sobre otros puntos que podrían haber sido mucho más interesantes…), si es cierto que la experiencia la recordaremos toda la vida. Nuestro conductor, que apenas hablaba inglés y con el que nos costaba comunicarnos, nos dejó en la puerta de unas piscinas locales de un pueblo. Allí no había nada de turismo…además, era domingo. Así que al entrar…¡el cuadro fue para verlo!. Bastantes personas, en familia, estaban allí pasando el día. Todo el mundo cubierto por supuesto y hablando entre ellos. Éramos las únicas turistas y occidentales del recinto, así que cuando nos vieron entrar…¡os podéis imaginar!. Nos miraban…pero no a mal o con extrañeza, sino como expectantes. No nos bañamos, pero estuvimos allí un rato. Incluso interactuamos con algunos de ellos. No tenemos fotos que inmortalizasen aquel momento (evidentemente no nos pareció adecuado hacerlas), pero os dejamos algunas de los alrededores de aquel lugar. Lo más gracioso fue que al salir…nuestro conductor nos preguntó extrañado por qué no nos habíamos  bañado…en fin, ¡otra experiencia que contar a nuestros nietos!:). 

Las piscinas fueron nuestra última visita aquel día. Después volvimos a Berastagi donde estuvimos dando una vuelta para acabar cenando en un puesto local. Al día siguiente, nos levantamos temprano para dirigirnos al Lago Toba

Información general de Indonesia

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.