Zagreb, emergente y prometedora

«Una ciudad por descubrir»

Eclipsada por otros encantos turísticos del país, Zagreb es un lugar mucho menos conocido, pero sin embargo un compendio de historia, arte y citas culturales que bien merece una visita.

La capital de Croacia sorprende mucho…no llevábamos muchas expectativas con la capital alejada de la costa en un país famoso por sus playas e islas. Sin embargo, nos encontramos con una ciudad limpia, de estilo centroeuropeo, ordenada y con mucha vida en su centro histórico, tanto en la parte alta como en la baja. Tiene una zona muy señorial, donde se pueden ver edificios del antiguo gran Imperio Astro-Húngaro.

Todavía recuperándose de las heridas de guerra, Zagreb es un lugar con muchísimo potencial y una ciudad por descubrir. Formando parte de un país tan emergente como es Croacia, es muy posible que en pocos años esté entre las capitales culturales europeas más importantes.

¿Qué ver en Zagreb?

Apenas pudimos estar una tarde en Zagreb y lo cierto es que nos supo a poco, por lo que recomendamos uno o dos días para conocer bien la ciudad.

A continuación os comentamos los principales puntos de interés.

Plaza Ban Jelačić

La Ciudad Antigua (formada por los barrios de Gradec y Kaptol), también llamada Ciudad Alta (Gornji Grad), conecta con la Ciudad Baja (Donji Grad) en la enorme Plaza Ban Jelačić, centro neurálgico de Zagreb. En ella se encuentran los tranvías y la estatua ecuestre de Josip Jelačić, el héroe nacional que le da nombre. La calle comercial Ilica, que la atraviesa longitudinalmente, es la calle más larga de Zagreb.

La Iglesia de San Marcos

Ubicada en el histórico barrio de Gradec, es quizá el edificio más pintoresco y fotogénico de Zagreb. Fue construida en el siglo XIII en estilo románico y reformada más tarde en estilo gótico tardío. Su parte más relevante es el portal de la fachada sur, con 15 estatuas góticas. Sin embargo lo que atrae todas las miradas son los dos enormes escudos de armas que ocupan todo el tejado: el de Zagreb y el de los reinos de Croacia, Eslavonia y Dalmacia.

En la Plaza de San Marcos varios edificios de larga tradición rodean la iglesia, como el Banski dvori (Palacio Ban, sede del Gobierno), el Sabor (Parlamento de Croacia) o el Stara gradska vijećnica (Antiguo Ayuntamiento).

La Puerta de Piedra

Por varios lugares del barrio de Gradec, que en su tiempo fue una ciudad independiente, se pueden ver o intuir las antiguas murallas de defensa. Construidas entre 1242 y 1261, de las cuatro puertas de acceso que hubo, hoy sólo se conserva la Puerta de Piedra (Kamenita vrata). Es un símbolo en la ciudad. En 1731 la capilla que alberga en su interior se libró de un gran incendio y los creyentes le atribuyeron poderes milagrosos, motivo por el cual se convirtió en un venerado centro de peregrinaje. Para salir (o llegar) os sugerimos caminar por la Radićeva ulica.

La Torre Lotrščak

Una de las zonas más agradables de Gradec es el Paseo Strossmayer (Strossmayerovo šetalište), desde el cual se tienen unas magníficas vistas de la ciudad y donde se puede disfrutar de terrazas, música en directo, cine al aire libre, etc.

Su lugar más simbólico es la Torre Lotrščak (Kula Lotrščak), construida en el siglo XIII como parte de la muralla defensiva. Desde allí, cada día se dispara un cañón a las 12 del mediodía para conmemorar un acontecimiento histórico. Se puede visitar una galería de arte en su interior y, tras un empinado ascenso, subir a lo más alto de la torre para obtener unas vistas inmejorables de Zagreb. Por cierto, muy cerca se encuentra el original Museo de las Relaciones Rotas.

La Calle Tkalčića

La mejor forma de internarse en Gradec es hacer el largo paseo por la Ulica Ivana Tkalčića, una animadísima calle con decenas de terrazas y un gran ambiente a cualquier hora. Pero además de disfrutar del paseo, la gastronomía local y la cerveza, os sugerimos curiosear por las callejuelas perpendiculares, que muchas veces esconden rincones entrañables olvidados por el turismo.

La Catedral

La calle Tkalčića conecta al sur con el barrio de Kaptol, otra antigua ciudad que se unió a Gradec para formar la moderna Zagreb en 1851. El símbolo más importante de Kaptol es la Catedral, con sus dos enormes torres góticas, visibles desde casi cualquier lugar de la ciudad. El templo original, muy diferente al que hoy se puede ver, fue construido en el 1093, pero sucesivas invasiones y un terremoto en el s.XIX obligaron a reconstruir el edificio casi desde cero en varias ocasiones.

El Mercado Dolac

Otro de los grandes iconos de Kaptol es Dolac, un mercado al aire libre tradicional (desde 1930). En él se pueden encontrar todo tipo de productos locales, desde verduras, frutas y carnes, hasta flores y artesanía.

La Herradura Verde

La Zagreb señorial puede verse sobre todo en la llamada Herradura Verde (Zelena Potkova). Es una enorme área en forma de U de la Ciudad Baja compuesta por unas 8 manzanas de parques, jardines y paseos arbolados. Si hacéis el paseo completo (unos 3km), encontraréis numerosos edificios de la época del Imperio Austro-Húngaro. Los más destacados son el Pabellón de Arte, la enorme Estación de Ferrocarril (ambos en el Parque Zrinjevac) y el bello Teatro Nacional Croata. Muy cerca de él, si os interesa la pintura, podéis visitar el Museo Mimara.

El Cementerio Mirogoj

A nosotras no nos dio tiempo a ir, pero otro de los lugares donde se puede contemplar el esplendor del Zagreb del siglo XIX es en este enorme cementerio multi-religioso. Allí están enterrados algunos de los croatas más célebres de la historia. Su puerta principal seguramente sea de las más bellas de cualquier cementerio del mundo.

El Parque Maksimir

Tampoco pudimos visitar este enorme parque de las afueras por falta de tiempo, pero si vuestro plan lo permite, quizá os interese conocerlo. Es especialmente interesante si vais con niños ya que, además de albergar un zoo, es un buen lugar para que vean ocas, peces, tortugas, árboles gigantescos y gran variedad de plantas. Los futboleros además pueden acercarse hasta el Stadion Maksimir, campo de fútbol en el que juega el Dinamo de Zagreb.

Transporte

La ciudad de Zagreb no es pequeña, pero se puede llegar andando a los principales puntos de interés. No obstante, si queréis coger el transporte público, el tranvía es el método de transporte por excelencia. Hay 15 líneas diurnas, pero realmente la numeración llega hasta el 17 porque no existe la número 10 ni la 16. Los billetes se pueden adquirir en cualquier kiosko y hay que validarlos una vez en el tranvía.

El servicio empieza en torno a las 4.00 de la mañana, hasta las 23.50 aproximadamente. A partir de esa hora entran en funcionamiento las líneas nocturnas, que son cuatro, 31, 32, 33 y 34, aunque algunas se realizan en autobús.

Aparte de los tranvías, están también los autobuses. Las 132 líneas diurnas conectan sobre todo Zagreb con las localidades periféricas o con la montaña de Medvedgrad.

Por último, también veréis que Zagreb cuenta con un pequeño funicular. Conecta la calle Ilica con la parte alta de la ciudad y no es que eso sea una gran altura. De hecho, hace uno de los trayectos más cortos del mundo, en concreto de 66 metros. Funciona de 6.30 a 21.00 horas todos los días.

Como hemos comentado en el post principal de Croacia, el itinerario que proponemos es con coche, por lo que entendemos que todos dispondréis de él para llegar a Zagreb y salir de ella dirigiéndoos a los siguientes puntos del recorrido y visitas cercanas de interés.

Información general de Croacia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *