Lima, ciudad colonial en el Perú

«La Ciudad de los Reyes»

Lima es la capital de la República del Perú.​ Se encuentra situada en la costa central del país, a orillas del océano Pacífico, conformando una extensa y populosa área urbana conocida como Lima Metropolitana, flanqueada por el desierto costero y extendida sobre los valles de los ríos Chillón, Rímac y Lurín.

Lima tiene mil rostros, pero predomina su pasado con sus casonas coloniales, conventos, plazas y monumentos, símbolos de su añeja e hidalga tradición. 

Perú es un país con bastantes lugares interesantes que conocer. Muchos no le dedican demasiado tiempo a la capital y desde nuestro punto de vista Lima tiene algunos puntos que no os deberíais perder en vuestro viaje. Una bella ciudad colonial con una marcada historia que sin duda merece una visita.

¿Por qué se llama Lima?

El término Lima se deriva del nombre del río Rímac, que proviene del quechua (idioma original de los Andes Centrales) y significa «hablador». Por este motivo este río es también conocido por los limeños como el río Hablador. Este nombre le fue dado probablemente en la época de los incas, debido al fuerte ruido que hacen sus aguas en temporadas altas al chocar con las piedras del fondo. De su nombre procede la palabra Lima al haberse deformado su pronunciación.

Pintura representando al pueblo inca

Un poco de historia

La historia de esta ciudad empezó en enero de 1535, fecha de su fundación por Francisco Pizarro. Hasta el momento el territorio había estado ocupado por distintos grupos amerindios (indígenas). La ciudad fue establecida en el valle del río Rímac en un área poblada por el señorío de Ichma. Se dice que Pizarro le puso el nombre de Ciudad de los Reyes porque se fundó en un 6 de enero, fiesta de los Reyes Magos. También existe la hipótesis de que se llama así en honor al emperador Carlos V de Austria y I de España.

Lima se convirtió en capital del Virreinato del Perú, creado por la Corona Española en 1542 y formado por Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Colombia, Ecuador y Panamá, además de la zona oeste y sur de la Amazonía brasileña y del sur de la venezolana, es decir, toda la Sudamérica colonial española. 

En el siglo XVII, la ciudad prosperó como centro de una extensa red comercial a pesar de los frecuentes terremotos y la amenaza de la piratería. Este auge llegó a su final en el siglo XVIII a consecuencia del declive económico y de las reformas borbónicas.

La población limeña jugó un papel ambiguo en el proceso de independencia del Perú (1821-1824). La ciudad sufrió los desmanes de las fuerzas realistas y patriotas por igual. Tras la emancipación, Lima pasó a ser la capital de la República del Perú. Gozó de un corto periodo de prosperidad a mediados del siglo XIX, hasta su ocupación y saqueo a manos de tropas chilenas durante la Guerra del Pacífico (1879-1883). Después de la guerra, se inició un período de expansión demográfica y renovación urbana. La población creció aceleradamente a partir de la década de 1940 como consecuencia de una fuerte inmigración desde las regiones andinas del Perú. 

Calle de Lima en la primera mitad del siglo XX

¿Qué ver en Lima?

Actualmente Lima es el centro político, cultural, financiero y comercial del país, con más de 10 millones de habitantes y 43 distritos. Cuatrocientos años de presencia e hidalguía la acompañan.

Es muy grande pero 2 ó 3 días son suficientes para ver lo principal. Aunque por supuesto cuenta con playas, en nuestra opinión no son uno de sus atractivos más importantes. Lima es una ciudad bastante monumental. Os resumimos a continuación los puntos de interés que no os podéis perder.

La Plaza de Armas

Situada en el casco histórico, es el epicentro de la ciudad y el espacio público más importante. En ella están varios edificios muy imponentes como el Palacio de Gobierno del Perú, la Catedral de Lima, la Iglesia del Sagrario, el Palacio Arzobispal, el Palacio Municipal y el Club de la Unión.

También llamada Plaza Mayor, es un lugar amplio y bonito. Posee todos los edificios perfectamente conservados, con los típicos balcones de madera, acompañados de palmeras que crean un entorno muy agradable.

La Catedral de Lima

La Catedral está en el lado este de la Plaza de Armas. Está construida con distintos estilos: su fachada es renacentista con toques del estilo plateresco mientras que sus torres son neoclásicas con influencia escurialense.

Obra del arquitecto Francisco Becerra, se inició en 1584. A la muerte de éste en 1605, asumió la responsabilidad Juan Martinez de Arrona, que llegó a terminar el cuerpo de la Catedral en 1622. Estilísticamente hablando, cada época ha dejado en el edificio su espíritu y su recuerdo. Ninguna otra iglesia de aquel periodo puede equiparársele en cuanto a la variedad de formas plásticas aplicadas en ella: gótico-isabelino, renacentista, barroco, neoclásico y neocolonial. 

Verla por dentro también merece la pena. La entrada son 10 soles.

Catedral de Lima
Interior de la Catedral

El Palacio Arzobispal de Lima

El palacio Arzobispal se encuentra ubicado en la plaza Mayor, al lado de la Catedral.

No teníamos intención de entrar y al final lo hicimos. Nos encantó el palacio por dentro, muy muy recomendable. Las distintas estancias son grandiosas. La entrada son 10 soles, pero también la podéis coger conjunta junto con la catedral. 

Fachada del Palacio Arzobispal de Lima

La Plaza de San Martín

Es otro de los lugares más importantes del centro histórico. Situada muy cerca de la Plaza de Armas, la Plaza de San Martín homenajea al general que lideró la Guerra de la independencia de Perú, Argentina y Chile: don José de San Martín. Este general fue en su juventud oficial del ejército español en Europa, ya que sus padres habían vuelto de Perú a España, participando como tal en varias batallas en Francia y Portugal y muy destacadamente en la de Bailén contra los invasores napoleónicos, por cuyo modélico comportamiento fue ascendido a Teniente Coronel. Posteriormente volvió a las Colonias y participó en la emancipación de éstas frente a España.

Plaza de San Martín, en Lima
Estatua de don José de San Martín, en la Plaza de San Martín

En la Plaza está además el famoso Gran Hotel Bolívar. Cerca hay un edificio blanco que, subiendo sus escaleras hasta arriba os ofrecerá unas vistas espectaculares 360 grados de la ciudad. Este mirador no es muy conocido y aunque nosotras no estuvimos, nos han dicho que merece mucho la pena.

Gran Hotel Bolívar, en Lima

La Basílica y Convento de San Francisco de Lima

Muy cerca de la Plaza de Armas también se encuentra la Basílica y Convento de San Francisco. La fachada es de estilo barroco. Una visita obligada en Lima. Por fuera puede que os parezca una iglesia más, pero lo cierto es que por dentro merece muchísimo la pena entrar. La visita es guiada además y está muy bien contada. ¡Un imprescindible!. Allí se esconden auténticas joyas, como una magnífica biblioteca que incluye varios incunables, sus famosas catacumbas o dos preciosos claustros con azulejos sevillanos.

Basílica de San Francisco, en Lima

El Barrio de Miraflores y el Parque del Amor

Fuera del centro histórico tenemos el barrio de Miraflores, uno de los mejores. Cosmopolita y chic son adjetivos que definen a esta parte de Lima, donde transcurre la vida de la burguesía de la ciudad. Es una de las zonas más seguras. Disfrutaréis mucho paseando por él. Desde su famoso malecón además se obtienen las mejores vistas del Pacífico.

En Miraflores se encuentra también el conocido Parque del Amor. Sus bancos construidos con mosaicos de colores nos recuerdan vagamente a la Barcelona de Gaudí y en ellos han sido plasmadas varias citas de diferentes autores dedicadas al amor (algunas más alegres que otras). El elemento más representativo del parque es una hermosa escultura dedicada a este fascinante sentimiento que es el amor. Fue realizada por el artista peruano Víctor Delfín y lleva por título “El Beso”.

Cerca del parque se encuentra el famoso centro comercial Larcomar, buen lugar para descansar en vuestra visita y hacer algunas compras si queréis.

Escultura de «El Beso», en el Parque del Amor de Lima
Malecón de Miraflores
Vistas desde Larcomar

Otros parques que también están bien en Miraflores son el Parque John F. Kennedy y el Parque 7 de Junio. Son pequeñitos. Nuestro alojamiento estaba muy cerca de allí.

El Barrio de Barranco

Muy cerca de Miraflores se encuentra el barrio de Barranco, la zona que llamaríamos bohemia y hipster de la ciudad. Pasear por sus calles decadentes y tomarse un pisco por allí es sin duda un plan obligado en vuestro recorrido por la capital peruana.

Disfrutaréis de las tiendas de productores y artesanos locales, además de los murales de arte callejero y los acogedores restaurantes que hay por la zona. Por supuesto, no podéis dejar de visitar el famoso Puente de los Suspiros…¡tiene muchísimo encanto!. Os aconsejamos que vayáis de noche, ¡disfrutaréis del ambiente más auténtico limeño!.

Puente de los Suspiros, en Barranco

El Convento de Santo Domingo

En este convento es donde está enterrada la Santa Rosa de Lima. Su hermoso claustro con su patio interior enmarcado por hermosos pasillos con arcos de tipo andaluz y revestidos de azulejos os dejará boquiabiertos.  Os impresionará también el artesonado del techo del convento…¡impresionante!.  

La huaca Pucllana

Con el término huaca se denomina a los sepulcros de los antiguos indios. La Huaca Pucllana o Juliana es una de las más interesantes y está formada por una pirámide que se extiende a lo largo de 6 plataformas superpuestas unidas por medio de rampas, conformando un paisaje casi marciano y formidable tanto de día como por la noche, momento en que aparece iluminada. Por si fuera poco, al lado encontraréis un complejo de recintos de adobe con restos de pintura ocre y un área de flora y fauna autóctona. 

La huaca Pucllana

El Parque de la Muralla

Tras el hallazgo de la antigua muralla construida en el  siglo XVII en la ribera del río Rimac, se creó esta zona de recreo que se ha denominado el Parque de la Muralla. Es uno de los atractivos culturales más llamativos que visitar en Lima, que cuenta con hermosos jardines y un museo de arqueología: El Museo de Sitio. Cercano a la zona, se encuentra la alameda de Chabuca Granda. Denominada así en honor a la cantante peruana, es un amplio mirador de la ciudad donde se ubican tres anfiteatros y diferentes escenarios para el disfrute de la música criolla.

El Parque de la Muralla, en Lima

Zona de Callao

Ya alejada de Lima (se necesita coche para llegar), se encuentra la zona de Callao, donde está el gran puerto y la base naval. Aunque no tiene muy buena fama, en los últimos años ha mejorado gracias al Proyecto Fugaz, una nueva iniciativa de arte urbano. Busca promover un movimiento cultural que integre a la población y ofrezca un beneficio directo en la calidad de vida de los vecinos y en el desarrollo artístico y cultural de la zona de Callao.

El proyecto se lanzó en 2015 con la celebración del primer festival de arte urbano de Perú, en el que se pintaron 35 fachadas y 18 murales y se realizaron exhibiciones, eventos y mejoras a los espacios públicos. Así nació Callao Monumental. Desde entonces ha ido creciendo. Tuvimos la oportunidad de darnos una vuelta por toda esta zona y nos gustó mucho. Además, allí se encuentra el Museo Naval. Si os interesa este área, es una visita que sin duda recomendamos. 

Otro punto de interés en la zona de Callao es la plaza principal, llamada de Miguel Grau. Su nombre es en honor al almirante Don Miguel Grau por su heroísmo en la Guerra del Pacífico. Desde este bello espacio público, se pueden apreciar el monumento a este héroe, el Muelle Dársena y las embarcaciones que arriban al puerto.

Por último, en Callao también debemos nombrar la Fortaleza del Real Felipe. Está ubicada al inicio de la avenida Saénz Peña, en la Plaza Independencia. Fue construida para defender el puerto de los ataques de piratas y corsarios.

Planes que no pueden faltar

Un plan que no puede faltar en vuestra visita a Lima es visitar algún mercadillo. En nuestro caso estuvimos en el Mercado Inca, donde compramos unos típicos recuerdos del país.

El Mercado Inca

Además, os recomendamos también visitar el Mercado del Surquillo. Se encuentra en el barrio de Surco, a un paseo de unos 20 minutos desde Miraflores subiendo por la avenida Ricardo Palma, y es visita obligada si sois aficionados a la buena mesa o si simplemente os interesa conocer la vida cotidiana de Lima en uno de sus grandes centros gastronómicos.

Otros sitios asimismo recomendables para compras son los centros comerciales «Polvos rosados» y «Polvos azules». 

¿Dónde alojarse en Lima?

Os recomendamos sin duda la zona de Miraflores para vuestro alojamiento. Como ya hemos comentado, es de las más seguras. Allí encontraréis distintas opciones. Es además la parte más cosmopolita de la ciudad, donde vive la mayoría de la gente expatriada. 

Otra zona que está muy bien es San Isidro.

¿Dónde comer en Lima?

La gastronomía es por supuesto otro de los puntos fuertes de este viaje. La comida peruana está en lo más top de la cocina de vanguardia mundial. 

La Central

Aunque hay muchos restaurantes muy recomendables, no deberíais de perder la oportunidad de ir al de fama mundial que lleva ya un tiempo rompiendo esquemas y situándose como número uno en las listas de preferencias de los críticos más exigentes del momento: el restaurante Central. Más que una simple degustación es una experiencia y un viaje hacia nuevos sabores y texturas gracias a las indagaciones de Virgilio, chef del local, sobre los ingredientes más inusuales de las tierras peruanas. ¡Espectacular!.

Otros restaurantes

Además, os recomendamos otros más:

  • Pizzeria La Linterna. La Linterna es un restaurante con mucha tradición y recuerdos entrañables. Se inauguró allá por 1963, cuando su fundador, Floyd Scofield Sebastian, originario de White Plains, New York, abrió su primer local en San Antonio, Miraflores, ofreciendo las clásicas pizzas neoyorquinas de crocante y delgada masa. En 1967 La Linterna se mudaría al barrio de La Aurora lugar donde se hizo muy popular y donde atendería al publico limeño por más de dos décadas. Hay varios locales en la ciudad. Nosotras estuvimos en el de Barranco.
  • Tanta. Hay distintos establecimientos. Comida tradicional, criolla, con toques riquísimos a precio casi europeo
  • Isolina. En vuestro paseo hasta Barranco, muy cerquita del Puente de los Suspiros encontraréis este restaurante con platos muy grandes y comida espectacular
  • La Lucha Sangucheria Criolla. En Miraflores. Es una sandwichería atípica, porque tiene sabores de todo tipo y un toque fresco. Ideal si no podéis parar mucho tiempo. Las patatas están riquísimas
  • Club de Regatas de Lima. En la zona de Chorrillos, este club, donde se pueden practicar distintos deportes, ofrece algunas terrazas donde se come fenomenal. Además, tendréis bonitas vistas a algunas playas artificiales que forman parte del club
  • La Rosa Náutica. Paso obligado de turistas, este restaurante en Miraflores posee unas vistas preciosas. Muy bien ambientado, con una excelente carta y mejor cocina. La atención es inmejorable. No es barato claro…¡pero merece la pena!

Por último, no debéis de dejar de ir algún día a una pollería, a comer el famosísimo pollo a la brasa, plato estrella de la cocina peruana. Hay muchas por toda la ciudad, ¡no tendréis problema en encontrarlas!.

Visitas cercanas

Por supuesto si tenéis tiempo os recomendamos que visitéis algunos de los puntos cercanos a Lima. Hay varios sitios de interés. Aquí os ponemos algunos, unos más cerca y otros más lejos. Nosotras solo pudimos ir al primero, ¡no teníamos más tiempo!. A ver si algún día podemos volver.

Circuito arqueológico de Pachacamac

Se encuentra en la zona de Lurín, a unos 35 km de Lima. Por más de mil doscientos años, durante el periodo prehispánico, Pachacamac fue el santuario más importante de la costa. Hoy en día ha quedado un sitio arqueológico que se puede visitar. El circuito tiene una longitud aproximada de 3 km y su recorrido permite apreciar las diferentes edificaciones y trama urbana que caracteriza a la zona monumental. 

La visita es guiada y nos gustó mucho. Hay también un museo que presenta una extensa sala de exposición permanente.

En Pachacamac

En nuestro caso fuimos en coche hasta Pachacamac, pero también se puede llegar en autobús o contratar un tour organizado. La entrada son 10 soles, 35 si cogéis guía, que es lo que hicimos y lo que recomendamos.

Reserva Nacional de Paracas

La Reserva Nacional de Paracas, a 254 km de Lima, es uno de los ecosistemas más raros del planeta, donde confluyen uno de los desiertos más secos del mundo, una zona de gran diversidad marina y yacimientos de la antigua cultura Paracas.

Lobos marinos, pingüinos de Humboldt, nutrias, flamencos… La Reserva Nacional de Paracas congrega a cientos de especies de reptiles, insectos, aves y mamíferos. Se pueden ver de cerca algunas de estas especies en su hábitat natural, junto a uno de los mares de mayor diversidad biológica del mundo.

Os podréis detener en algunos de los miradores naturales desde los que se obtienen vistas insuperables del océano Pacífico y de impresionantes formaciones rocosas originadas por la fuerza de las aguas y el viento.

En el camino, además, descubriréis vestigios de la antigua cultura Paracas, en las necrópolis que muestran sus interesantes rituales funerarios y sus habilidades para los textiles.

La visita dura unas dos horas. Se puede contratar un tour organizado desde Lima o ir por vuestra cuenta en autobús. 

Reserva Nacional de Paracas

Lunahuaná

Lunahuaná es una excelente alternativa para admirar la naturaleza, practicar deportes de aventuras y probar comidas inolvidables. Localizada a 183 km de Lima, su valle es alimentado por el río Cañete y, gracias a sus aguas en la tierra, crecen huertos y viñedos.

Es un destino ideal para practicar canotaje, trekking, ciclismo de montaña, así como para la visita de bodegas vitivinícolas y sitios arqueológicos. Su variada oferta gastronómica, sus ricos piscos y vinos os encantarán.

Huacachina

Huacachina está enclavado en un oasis en el desierto, a poco más de 300 km de Lima. Este pequeño pueblo está situado al oeste de la ciudad de Ica, ubicada a su vez en el sudoeste de Perú. En el centro del pueblo se encuentra la laguna de Huacachina, circundada por palmeras y con aguas de color verde que se cree que poseen propiedades terapéuticas. La ribera de la laguna está repleta de bares y discotecas. Los buggies transitan por las altas y onduladas dunas que rodean el pueblo.

Huacachina

Caral

Caral es la ciudad más antigua no solo del Perú sino también de América (más de 5000 años desde el presente). Constituye la sede de la primera civilización andina que forjó las bases de una organización social propia y singular. Junto a Mesopotamia, Egipto, india, China y Mesoamérica son los focos originarios de cultura en el mundo. Actualmente es un sitio arqueológico que se encuentra a 182 km al norte de Lima, en el valle de Supe.

Si no disponéis de coche, a Caral se puede llegar en transporte público o en un tour organizado. Quizás ésta última opción sea la más cómoda.

Caral, la ciudad más antigua de América

Transporte

La ciudad de Lima es muy grande y hay que coger algún tipo de  transporte para llegar a distintos puntos de interés. Debéis tener en cuenta que hay zonas en la ciudad bastante inseguras que hay que tratar de evitar.

El sistema de transporte en Lima no funciona de la mejor manera, es un poco caótico y desordenado. Sin embargo hay opciones para moverse fácilmente por la ciudad y poder disfrutar de las atracciones turísticas que ofrece la capital del Perú. 

Los medios de transporte público con los que cuenta Lima son los siguientes:

  • Metropolitano y otros buses. Lima cuenta con un sistema de bus de vía exclusiva llamado El Metropolitano y recorre una parte de la ciudad desde Barranco hasta el Centro Histórico, pasando por varios otros distritos. Es útil y muy económico
  • Taxis. Los taxis en Lima son una de las mejores opciones para moverse durante tu viaje. Son abundantes, cómodos y económicos
  • Metro. Lima cuenta con una sola línea de metro, construida recientemente e inaugurada en el 2011. Con 26 estaciones recorre de sur a noreste la ciudad. El resto de las líneas están en proyecto. Es un servicio de transporte muy usado por los locales

El aeropuerto de Lima se encuentra a unos 16 kilómetros del distrito de Miraflores, más específicamente en el Callao y la manera más segura, fácil y cómoda de trasladarse entre Lima y el aeropuerto Jorge Chávez es en taxi.

Os recomendamos reservar con anticipación vuestro traslado desde y hacia el aeropuerto de Lima.

Información general del Perú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *