Cracovia, encanto e historia

«El corazón de Polonia»

¡Cracovia es una de esas ciudades encantadoras en la que podrías estar días y días de visita sin cansarte!. Encierra una mezcla apasionante entre historia, ambiente y cultura que atrae nada más llegar. Gracias a su peculiar arquitectura y su pasado aún presente en cada uno de sus rincones, es una de las ciudades más sorprendentes y hermosas de Europa.

Escenario de películas y de muchos hechos de la cruda historia vivida durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad encandila al viajero, que tiene el sentimiento de retroceder en el tiempo según va recorriendo sus hermosas calles.

Cracovia es bellísima. Tiene detalles y tradiciones que os resultarán absolutamente encantadores. Por todo ello por supuesto no falta en nuestra lista de visitas imprescindibles en el Este de Europa.

¿Qué ver en Cracovia?

La ciudad se divide en 4 partes: Stare Miasto, Kazimierz, Podgorze y Nowa Huta.

Stare Miasto (Ciudad Antigua)

En la Ciudad Antigua de Cracovia no os podéis perder los siguientes puntos de interés.

Plaza del Mercado

Es el lugar más importante de la ciudad. Es muy agradable recorrerla. Por el día disfrutaréis de su ambiente animado y sus agradables terrazas. De noche la conoceréis con luces más tenues y menos visitantes. Uno no se cansa de explorar cada uno de sus rincones y de observar sus bellos edificios.

Dentro de la plaza, podemos destacar los siguientes puntos de interés:

  • Basílica de Santa María. Es un imponente templo de estilo gótico que constituye uno de los monumentos más importantes y conocidos de Cracovia.

Presenta dos torres de diferente altura, que son lo más característico de su fachada. La más alta (“Hejnalica”) en el pasado funcionaba para informar sobre la apertura y cierre de las puertas de la ciudad.

Actualmente desde la torre se oye una melodía de trompeta que suena cada hora. La música es interrumpida en recuerdo del trompetista que fue asesinado cuando trataba de alertar a los ciudadanos de la invasión de la ciudad. Esta melodía constituye un símbolo en Cracovia. ¡Os encantará escucharla periódicamente mientras estéis por allí!.

Basílica de Santa Maria, en Cracovia
  • Lonja de los Paños. Situada en el centro de la Plaza fue inaugurada en el siglo XIII como una especie de “centro comercial”. Allí se pueden adquirir recuerdos de la ciudad realmente bonitos
Fachada de la Lonja de los Paños, en Cracovia
  • Torre del Antiguo Ayuntamiento. Construida en el siglo XIV, esta torre de 70 metros de altura es la única parte que se conserva del antiguo Ayuntamiento de la ciudad. Es posible subir hasta la parte superior para ver la ciudad desde las alturas
  • Iglesia de San Adalberto. Es tan pequeña y modesta que podría pasar desapercibida. Fue construida en el siglo X en el lugar en el que, según la leyenda, San Adalberto predicaba sus sermones

El Collegium Maius, el parque Planty y la Barbacana

Cerca de la Plaza no podemos dejar de visitar en la zona de la Universidad el Collegium Maius. Es el edificio universitario más antiguo de Polonia y entre sus estudiantes más populares tuvo la fortuna de contar con Nicolás Copérnico.

El «Colegio Mayor» es un atractivo ejemplo de arquitectura gótica del siglo XV. Cuenta con un agradable patio interior rodeado por arcadas construidas en ladrillo y piedra.

Otras de las atracciones de la Ciudad Antigua son el parque Planty y la Barbacana. El primero es una agradable zona verde con forma de anillo que rodea el casco antiguo de la ciudad. Resulta estupendo para relajarse y cobijarse bajo las refrescantes sombras de sus árboles durante los días más calurosos. La Barbacana es la parte más interesante que se conserva de las fortificaciones medievales de Cracovia.

Barbacana en Cracovia

Aunque no hay mucho que ver, resulta interesante realizar la visita combinada a la fortificación y las murallas para adentrarse en el pasado de la ciudad. En la visita recorreréis el primer piso de la Barbacana a través de sus torres de vigilancia. En los alrededores de la muralla, siempre suele haber artistas callejeros exponiendo sus pinturas. Además podréis contemplar la Puerta Florian, a través de la cual se accede a las murallas.

Cerca de la Barbacana, os recomendamos que visitéis el emblemático café Jama Michalika. Fue fundado en 1895 y era un punto de encuentro de escritores y artistas. Es una de las referencias turísticas de la ciudad. Sus paredes están decoradas con cuadros que recuerdan a un museo. La carta está basada en la cocina polaca.

Además, si preferís comer de manera más económica, podéis ir a alguna jadlodajnia. Son una especie de casas de comida donde se proponen platos sencillos polacos a unos precios muy asequibles.

La Milla Real

La «Milla Real» está compuesta por las calles Florianska (con la puerta Florian en uno de sus extremos) y Grodzka, ubicadas saliendo de la Plaza del Mercado.

En la calle Grodzka se encuentran la impresionante Iglesia de San Pedro y San Pablo (una de las iglesias de estilo barroco temprano más bellas de Polonia que destaca por su impresionante fachada) y la Iglesia de San Andrés.  Cerca también tenemos la Basílica de la Santa Trinidad y la Basílica de San Francisco de Asís.

La colina Wawel

Siguiendo por la misma calle Grodzka se encuentra la colina de Wawel y su imponente castillo.

El Castillo de Wawel es bastante extenso y cuenta con numerosos puntos de interés. A continuación os comentamos los lugares que pueden visitarse en lo alto de la colina:

  • Catedral de Wawel. Considerada el centro espiritual de Polonia, es un símbolo de la historia de la nación polaca
Catedral de Wawel, en Cracovia
  • Museo Catedralicio Juan Pablo II. Inaugurado en 1978 por Karol Wojtyla, el museo muestra diferentes objetos religiosos y valiosas insignias reales
  • Cueva del Dragón. Conocida en toda Polonia, según la leyenda esta cueva fue el lugar en que vivió el Dragón de Wawel. La gruta cuenta con unos túneles de 270 metros de longitud. Llega hasta la orilla del río Vístula, donde se puede ver una escultura del dragón
  • Palacio Real. Primera residencia de los reyes de Polonia. Fue construido en el siglo XI para convertirse en uno de los puntos clave en la historia del país

Al lado de la colina de la Catedral y el Castillo, os recomendamos el restaurante Horoscope. Está en la avenida que va hacia Kazimierz. No está mal de precio y la carta alterna platos polacos con otros italianos.

Kazimierz

Kazimierz es el barrio judío de Cracovia. Fue una de las zonas que más sufrieron la invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial. La mayor parte de sus habitantes fueron deportados al gueto de Podgorze.

Actualmente el barrio es una de las zonas de Cracovia más populares tanto para vivir, como para ir a cenar o salir de fiesta. La cultura judía está siempre muy presente. Os recomendamos sin duda ir a tomar algo por esta zona. ¡Siempre está muy animada!.

Entre las visitas de esta zona, destacan sus 7 sinagogas, de las cuales solo 6 se pueden visitar: Sinagoga Tempel, Sinagoga de Isaac, Sinagoga Kupa, Sinagoga Wysoka, Sinagoga Vieja y Sinagoga Remuh. Cada una es distinta y tiene un estilo diferente, todas ellas son recomendables para visitar.

En Kazimierz  también debemos destacar  el Museo Judío de Galicia y la Plaza Nueva, lugar muy frecuentado por los jóvenes.

Podgorze

El distrito de Podgorze es el auténtico gueto judío de Cracovia. Fue creado por el régimen nazi el 3 de marzo de 1941. El fin era «limpiar» el centro de la ciudad.

Uno de los puntos más interesantes de Podgorze son los restos del muro que se encuentran en Lwowska 25 y en Limanowskiego 62.

Otro lugar imprescindible es la plaza Bohaterów, plaza principal del gueto y donde se seleccionaba a los judíos que iban a ser transportados al campo de concentración. En esta plaza se encuentra el monumento de las sillas, un homenaje para recordar a los judíos que tuvieron que irse de sus casas con sus pertenencias a cuestas. En la misma plaza está la Farmacia del Águila, única farmacia del gueto durante la ocupación y lugar de refugio de muchos judíos.

Plaza Bohaterów en Cracovia

Junto al antiguo gueto se encuentra la famosísima Fábrica de Oskar Schindler, creada para aprovecharse de la mano de obra barata y que acabó salvando la vida de cientos de personas.

Nowa Huta

Ubicada 10 kilómetros al este del centro de Cracovia, Nowa Huta fue una ciudad construida durante la época comunista siguiendo el modelo soviético.

Se dice que la ciudad fue construida para mostrar al pueblo polaco las bondades del régimen comunista, ya que Cracovia fue uno de los principales focos anticomunistas de Polonia.

Para visitar Nowa Huta lo mejor es realizar uno de los múltiples tours que recorren la zona, ya que es bastante grande, dispersa, y sin un guía la visita carece de interés. La mayoría de los tours se realizan en vehículos de la época.

Visitas cercanas

Cerca de Cracovia, no podemos dejar de recomendar un par de visitas imprescindibles. Son el campo de concentración de Auschwitz y las Minas de sal de Wieliczka.

Transporte

Cracovia no es una ciudad excesivamente grande. El centro se puede recorrer cómodamente a pie. A pesar de esto, el transporte público cuenta con una red muy completa. Con ella se puede llegar hasta los principales lugares de interés. Es también un modo sencillo y económico.

El tranvía resulta un medio de transporte muy cómodo y eficaz. La red de tranvías de Cracovia está compuesta por 24 líneas diurnas y 3 nocturnas. Cubren un total de 90 kilómetros de recorrido.

Los autobuses solo resultan necesarios para llegar hasta algunos lugares más apartados.

Tanto para tranvía como para autobus, existen billetes sencillos, billetes por tiempo y abonos diarios.

Los billetes sencillos pueden adquirirse directamente en los medios de transporte solicitándoselos al conductor. El resto de los billetes pueden comprarse en las máquinas de autoventa. También en las oficinas de venta de billetes o en las oficinas de correos y otros lugares autorizados.

Información general de Polonia

2 opiniones en “Cracovia, encanto e historia”

    1. ¡Muchas gracias por tu comentario y por compartir tu trabajo en el blog!. Si…desde luego Cracovia es una ciudad impresionante. Sin duda, una visita imprescindible en Europa. Yo (Virginia), también guardo muy buen recuerdo de aquel viaje. El poder además asistir a una boda polaca y observar de primera mano las costumbres de aquel país fue algo increíble. Las fotos están super bien!!. Animaos todos a verlas!. Un beso enorme enorme!!:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *