Carcassonne, murallas en la campiña francesa

Rate this post

«La mayor fortificación medieval de Europa»

Carcasona (en francés Carcassonne) es una comuna francesa, capital del departamento del Aude, en la región de Occitania, situada en el sur de Francia. Se encuentra a medio camino entre Perpiñán y Toulouse.

La UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1997. Este enclave medieval está considerado uno de los más bellos del mundo, pues tras sus murallas se esconden rincones con verdadero encanto donde el tiempo parece haberse detenido. Es la mayor fortificación medieval de Europa.

Hemos tenido la oportunidad de estar allí dos veces y guardamos un recuerdo estupendo de esta visita. Sin duda, un imprescindible si viajáis por esta zona. 

¿Qué ver en Carcassonne?

Carcassonne puede verse en un día, pero la afluencia de turistas es tal que, si podéis permitíroslo, os recomendamos hacer una noche en la ciudad para que podáis disfrutar de ella a primera hora, cuando todavía se encuentra en calma. Es entonces un verdadero placer pasear por sus callejones medievales. También de noche, el castillo iluminado os dejará sin palabras.

Carcassonne está divido en dos partes bien diferenciadas: la Ciudadela y la Bastida de San Luis, conectadas por el Puente Viejo. A continuación os comentamos un poquito sobre cada una de las partes.

La Ciudadela

Ésta es la parte más visitada por los viajeros que llegan a Carcassonne, y también la más antigua. La Ciudadela está protegida por dobles murallas, tras cuyos muros se esconde uno de los conjuntos históricos más impresionantes de Europa, cuyas laberínticas calles nos conducirán hasta la Edad Media.

La Ciudadela de Carcassonne fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997. Sus murallas miden 3 kilómetros y tiene 52 torres.

Este trazado desordenado de las calles es típicamente medieval, aunque las primeras murallas que rodeasen la Ciudadela partieran de época romana y fueran ampliadas posteriormente por los godos. Por algo es la mayor ciudad fortificada de Europa y es que por su posición estratégica entre el Mediterráneo y el Atlántico y entre Francia y España, Carcassonne fue escenario de violentos conflictos a lo largos de los siglos, como el que enfrentó a la Iglesia contra los cátaros. Este carácter defensivo y militar se aprecia perfectamente al visitar el complejo.

El acceso a la Ciudadela puede hacerse a través del Puente Viejo que la une con la Bastida o llegando con el coche hasta el acceso principal, donde hay varios parkings de pago (pues toda la Ciudadela es peatonal).

Nosotros os aconsejamos entrar por la Puerta Narbona, que atraviesa el foso con puente levadizo bajo dos inmensas torres.

La Ciudadela de Carcassonne
En el interior de la Cuidadela de Carcassonne

Dentro de la Ciudadela encontraréis otros puntos de interés, como El Castillo o la Basílica de Saint-Nazaire.

El Castillo

El Castillo de Carcassonne (también conocido como Palatium) se encuentra adosado a las murallas exteriores de la Ciudadela y fue erigido por los vizcondes de Trancavel, vasallos de los condes de Toulousse, que fueron derrotados tras la cruzada albingense en el siglo XIII. A partir de entonces, el castillo pasó a manos de la corona francesa.

Interior del Castillo de Carcassonne

Basílica de Saint-Nazaire

La Basílica de Saint-Nazaire fue, en su origen, la antigua catedral de Carcassonne, cuyas piedras consagró el Papa Urbano II sobre las ruinas de un antiguo templo carolingio.

Aunque se construyó en el siglo XII siguiendo el estilo del Románico, que aún podemos apreciar en elementos como el campanario o la disposición de la nave, posteriormente se le incorporaron otros componentes propios del Gótico, como el ábside y la vidriera central, que llena de luz este santuario y donde se representan escenas de la vida de Cristo.

Basílica de Saint-Nazaire, en Carcassonne
Rosetón en el interior de la Basílica

Bastida de San Luis

A orillas del Midi y a los pies de la Ciudadela medieval se sitúa la llamada Bastida de San Luis (nombrada así en honor al monarca francés), que se construyó en el siglo XIII en torno a la plaza Carnot. 

También conocida como ciudad nueva, posee un rico patrimonio cultural que queda reflejado en sus calles y edificios, distribuidos sobre un trazado en forma de cuadrícula. Entre los elementos más importantes a destacar en esta parte se encuentra la Plaza Carnot o la Puerta de los Jacobinos. Además allí también encontraréis la Catedral Saint-Michel ó la Iglesia de San Vicente.

Puerta de los Jacobinos, en Carcassonne
Catedral de San Miguel, en Carcassonne
Vista aérea de la Iglesia de San Vicente, en Carcassonne

El Puente Viejo

El Puente Viejo de Carcassonne, sobre el río Aude, es uno de los lugares más visitados de la ciudad. Fue construido en el siglo XIV, por lo que antiguamente era la única forma de cruzar desde la ciudad baja o Bastida de San Luis hasta la Ciudadela medieval.

Respecto a la arquitectura del puente, este cuenta con varios arcos (doce, exactamente) y forma parte de la ruta del Camino de Santiago que transcurre por el sur de Francia.

Desde el Puente Viejo hay unas vistas espectaculares la ciudad medieval de Carcassonne. Os recomendamos ir mejor por la tarde, ya que durante la mañana el sol está de cara.

Puente Viejo de Carcassonne

El Canal du Midi

Al igual que por Toulouse, el Canal du Midi también pasa por Carcassonne. Es uno de los canales navegables más antiguos del continente europeo. Las primeras referencias a la construcción de una vía que conectase el Atlántico con el Mediterráneo se remontan al siglo XVI, cuando empezaron los primeros proyectos con las dificultades que conllevaban las limitaciones técnicas del momento.

No obstante, en el siglo XVII comenzó a construirse, comunicando el río Garona con el Mediterráneo, y con el objetivo de transportar tanto mercancías como pasajeros entre ambos lugares.

El canal, que en total tiene 260 kilómetros de recorrido, fue obra del ingeniero Pierre-Paul Riquet y constituyó en su momento todo un auténtico desafío a las condiciones geográficas y técnicas de la época. Si bien se dio por terminado durante la Revolución Francesa, en siglos posteriores fue experimentando varias mejoras, como la construcción de puentes y presas a lo largo de su recorrido.

En nuestro caso tuvimos la oportunidad de recorrerlo en bicicleta y tenemos que decir que fue una experiencia estupenda. Muy muy recomendable.

Canal du Midi

Transporte

Por supuesto la ciudad amurallada de Carcassonne se recorre andando. Aunque nosotras la vimos por libre, existe la posibilidad de realizar una visita guiada, que tampoco es una mala opción.

Hay distintas maneras de llegar a este precioso enclave medieval. El autobús es una de las más económicas si estáis en otras ciudades cercanas de Francia y tenéis buena conexión.

El tren, sin embargo, os resultará la más cómoda. La estación está junto al Canal du Midi. Nada más llegar tendréis unas vistas espectaculares que os darán la bienvenida. La estación está a dos pasos del centro de Carcassonne, la Bastide Saint-Louis.

Si llegáis en coche, hay varios parkings donde poder dejarlo. Por último, también se puede llegar en avión, ya que existe aeropuerto, que sirve a Carcassonne y al sur de Languedoc. Se encuentra en el extremo occidental de la ciudad, a 3 km del centro, en el departamento de Aude de la región de Languedoc-Rosellón. Para trasladarse desde el aeropuerto hasta Carcassonne existe un autobús que sale cada media hora e incluye el uso del resto de autobuses urbanos durante la siguiente hora.

Información general de Francia

Marcar el enlace permanente.

4 comentarios

  1. Mary Carmen Sanchez

    Hola, me encanta como lo has descrito todo, a la perfección, las fotos, preciosas, ha sido como si las hubiera hecho yo misma, ya que tuve el gran placer de estar en la ciudadela, del castillo, hace tan sólo, dos semanas, me alegra que recorrieras, ese canal du midi, ya llevo dos años detrás de hacerlo yoa ver si al próximo año, ya toca, me he enamorado de Francia. Un saludo y gracias por compartir.

    • ¡Hola!. ¡Nos alegra mucho que te haya gustado!. Esta zona de Francia es preciosa y la experiencia de recorrer el Canal du Midi en bici fue una experiencia sin duda sumamente recomendable. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo

  2. Me encantaría visitarlo en tiempo no muy lejano, visitando los castillos,
    caminando en su calle y disfrutando de su gastronomía.

    • ¡Muchas gracias por tu comentario!. Si, Carcassonne es un sitio precioso, muy recomendable y que por supuesto hay que visitar al menos una vez en la vida. Nosotras hemos tenido la oportunidad de estar un par y siempre nos ha gustado mucho. Un abrazo:)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.