Estambul, pura vida

«La ciudad de las mil y una noches»

Estambul es probablemente una de las ciudades que más nos pueden impactar en Europa en cuanto a diferencias culturales se refiere. Es muy distinta a la mayoría que hayamos visitado en el viejo continente, suponiendo ese «choque» que muchos andan buscando.

Está situada en uno de los siete países euroasiáticos. Su localización entre los dos continentes concentrando lo mejor de cada uno crea una mezcla impactante. Es uno de sus múltiples atractivos.

¡Qué contraste tan heterogéneo!. Eso es lo que pensamos cuando la visitamos. Otra cultura, otras tradiciones, otra religión…en definitiva otra manera de entender la vida…distinta a la que estamos acostumbrados a ver por Europa.

Con una historia sumamente interesante, la diversidad que se percibe según se visita es impresionante. Muchas son las palabras e ideas que se nos vienen a la cabeza: caótica, bulliciosa, enorme, gran cantidad de gente distinta, diversos olores y aromas que inundan las calles, múltiples colores, frenética actividad, vida…vida….vida….porque todo es vida en Estambul.

No sabríamos con qué quedarnos de esta maravillosa ciudad que no deja indiferente a nadie, si con sus impresionantes mezquitas, la actividad frenética del Gran Bazar, su sabrosa comida o sus increíbles puestas de sol.

¡Estambul es maravillosa e impactante!. Es bella y distinta. Es impresionante y sorprendente. Por todo ello consideramos por supuesto esta visita totalmente imprescindible en Europa.

¿Qué ver en Estambul?

Estambul se encuentra situada entre Europa y Asia. Ambas partes están separadas por el Bósforo, un estrecho que conecta el Mar Negro con el Mar de Mármara. Para cruzar el estrecho hay dos puentes: el Boğaziçi (al sur) y el Fatih Sultan Mehmed (al norte). Ambos tienen una longitud muy similar de algo más de un kilómetro.

Por cualquiera de ellos se puede pasar a la parte asiática. Las vistas de la ciudad son increíbles desde los puentes a medida que se atraviesan en autobús o en coche.

En la parte europea es donde se concentra la mayoría de las atracciones turísticas. Pasear simplemente por las calles e intentar conocer sus costumbres y forma de vida es uno de los mayores encantos de Estambul.

El Cuerno de Oro es un santuario en forma de cuerno que desemboca en el Bósforo y divide la parte central europea de Estambul en la Ciudad Vieja y la parte de Gálata.

La Ciudad Vieja

La Plaza de Sultanahmet es el centro histórico de la Ciudad Vieja y donde se encuentra la mayoría de los puntos de interés. Entre ellos destacamos como imprescindibles los siguientes.

La Mezquita de Santa Sofía

Llamada por los turcos Ayasofya, es el símbolo de Estambul. Fue construida durante el mandato de Justiniano entre los años 532 y 537. Es una de las obras maestras del arte bizantino. Sus 4 minaretes y su cúpula de más de 30 metros de diámetro llaman impresionantemente la atención. El interior es sobrecogedor, con una riqueza artística de gran valor.

Mezquita de Santa Sofia en Estambul
Mosaico en el interior de la Mezquita de Santa Sofía en Estambul

La Mezquita Azul

Situada frente a Santa Sofía, es la mezquita más importante de Estambul. Su nombre en turco es Sultanahmed Camii, Mezquita del Sultán Ahmed, ya que fue construida por el Sultán Ahmed I entre 1609 y 1616. Fue inaugurada en el año 1617 durante el mandato de Mustafá I. El edificio cuenta con 6 minaretes. Cuando contemplamos su interior, entendemos de dónde viene su nombre. Está decorada con más de 20.000 azulejos de color azul que adornan la cúpula y la parte superior de la mezquita.

Detalle interior de la Mezquita Azul en Estambul

El Palacio Topkapi

Subiendo por detrás de Santa Sofía, nos encontramos con el impresionante Palacio Topkapi. Es el mejor reflejo de la época imperial en Estambul. Simboliza el poder que alcanzó Constantinopla como sede del Imperio Otomano. Desde este palacio los sultanes gobernaron su imperio hasta mediados del siglo XIX. Su interior cuenta con cuatro patios y múltiples edificios.

Entre lo más impresionante que tiene este palacio, debemos destacar el Tesoro y el Harén. El primero contiene algunos de los objetos más valiosos del mundo. Ejemplo son el diamante del cucharero (un diamante de 88 quilates que perteneció a Letizia Ramolino, madre de Napoleón) o el puñal topkapi (el arma más cara del mundo, construido en oro con esmeraldas incrustadas). El segundo, era el lugar donde residía el Sultán, su familia y un conjunto de entre 500 y 800 mujeres de alto nivel cultural adiestradas en ciertas habilidades.

Entrada del Palacio Topkapi en Estambul

La Cisterna Basílica

Conocida con el nombre de «Palacio Sumergido», es una de las múltiples cisternas (depósitos que se construyeron para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada) que hay en Estambul. Constituye un remanso de paz en medio de la bulliciosa ciudad. Fue construida en tiempos de Justiniano I (527-565) para abastecer al Palacio Bizantino. La Basílica tiene 336 columnas de 9 metros de altura, entre las que hay dos que tienen como base una cabeza de Medusa.

Interior de la Cisterna de la Basílica, en Estambul

El Parque Gülhane

Es el parque más antiguo de Estambul. Se encuentra a los pies del  Palacio Topkapi, del que fue parte durante su época dorada. Pasear entre los árboles del parque contemplando su belleza o tomar un café en una de sus múltiples terrazas al lado del mar son experiencias que no os debéis perder.

Museo Arqueológico y Museo de Arte Turco e Islámico

Si sois amantes de las antigüedades y la historia, la visita a estos museos os dejará más que satisfechos. Muy recomendable.

El Gran Bazar

Como en todas las ciudades de este estilo, por supuesto os recomendamos absolutamente visitar el Gran Bazar. Es el mayor de la ciudad y uno de los más grandes del mundo. Situado en el centro de la Ciudad Vieja, entre Nuruosmaniye, Mercan y Beyazıt, tiene más de 58 calles y 4.000 tiendas. Es una experiencia estupenda pasear y ver la diversidad de artículos en venta, además de deleitarse observando su actividad frenética, una de las mejores maneras para entender las costumbres y el estilo de vida en Estambul.

La Parte de Gálata y otros puntos

Saliendo de la Ciudad Vieja, existen más puntos de interés muy recomendables, como son el Puente Gálata y la Torre Gálata, otros símbolos de la ciudad.

Puente Gálata, rodeado de los llamativos taxis amarillos en Estambul

Como otras visitas interesantes cabe destacar algo más alejados la Iglesia de San Salvador en Chora, una de las muestras bizantinas más importantes del mundo y el Palacio Dolmabahçe, que sustituyó al Palacio Topkapi como residencia de los sultanes desde 1856 hasta 1924, año en que se abolió el califato.

La Parte Nueva

Ya en la parte nueva y fuera del casco histórico, tenemos la Plaza Taksim, considerada el corazón de la moderna Estambul. Está situada en un importante distrito comercial, turístico y de ocio conocido por sus restaurantes, tiendas y hoteles. De la plaza surge una de las principales arterias comerciales de la ciudad, Istiklal Caddesi (Avenida de la Independencia), una agradable calle peatonal llena de vida.

El Bósforo

Una actividad que no podéis dejar de hacer si vais a Estambul es un paseo en barco por el Bósforo. Los precios son realmente asequibles y las vistas, tanto de día como de noche, son fantásticas. Durante el recorrido veréis varios palacios (entre ellos Bylerbeyi, Ciragan y Dolmabahçe). También disfrutaréis de la animada vida de la ciudad. A lo largo de todo el trayecto comprobaréis cómo el ambiente no se reduce sólo al centro histórico (especialmente en verano).

¿Dónde comer en Estambul?

La gastronomía será otro de vuestros puntos fuertes en la visita a esta ciudad. Una de las cosas que no os podéis perder es probar, sobre el Puente Gálata, en alguno de sus numerosos puestos los famosos bocadillos de caballa, algo realmente típico tanto para turistas como para lugareños. Los preparan a la plancha y les añaden cebolla, lechuga y tomate. También es muy normal aderezarlos con un chorrito de limón…¡están realmente deliciosos!.

Cerca del Puente Gálata también, un restaurante que sin duda recomendamos es «Hamdi». Nos encantó la comida y las vistas son espectaculares. Además, cerca de Taksim está «5th floor», en el que asimismo estuvimos. ¡Nos encantó!.

Transporte

La red de transporte público de Estambul funciona bastante bien. Aunque en ocasiones se eche en falta una mayor frecuencia de paso, es bastante puntual.

Siempre recomendamos recorrer las ciudades todo lo que se pueda andando. Es sin duda la mejor manera de conocerlas. Sin embargo, si os apetece coger algún medio de transporte público, entre ellos en Estambul el tranvía es la forma más cómoda y económica. La red de tranvía cuenta con tres líneas, dos de ellas normales y una de carácter turístico (la línea nostálgica, T3). También existen autobuses. Aunque son muy económicos, utilizarlos es relativamente complicado.

Información general de Turquía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *