Visitas cercanas a Lisboa

5/5 - (1 voto)

«Descubriendo otros puntos desde la ciudad de la luz»

Las visitas cercanas a Lisboa serán parte de vuestro viaje a esta ciudad. Desde la capital lusa se pueden conocer sitios muy interesantes. Nosotras hemos tenido la oportunidad de ir a los siguientes lugares.

Sintra

No podría ser otra la primera de la lista. Esta famosa y emblemática ciudad no defrauda a nadie y por supuesto, os recomendamos que vayáis. En este enlace tenéis información útil para vuestra visita.

Estoril

Entre las visitas cercanas a Lisboa también se encuentra Estoril. Aunque nos decepcionó un poco, tiene fama de ser una población elegante y llena de estilo que está situada en la preciosa línea costera que se extiende al oeste de Lisboa. Según muchos Estoril alcanza el equilibrio perfecto entre encanto portugués y excelentes instalaciones turísticas. Así crea el destino ideal para los turistas que están buscando algo más que playa para sus vacaciones. La población ofrece magníficos restaurantes, hoteles de alto nivel y el mayor casino de la Península Ibérica, todo lo cual proporciona a la localidad una atmósfera próspera y una reputación de exclusividad.

Para llegar a Estoril se puede coger el tren en la estación de Lisboa Cais do Sodré. Nosotras estuvimos un par de días pero lo cierto es que esperábamos más…en nuestra opinión con ir a pasar el día desde Lisboa es suficiente para conocer Estoril.

Cascais

Muy cerquita de Estoril se encuentra Cascais, que nos gustó bastante más. De hecho, se puede ir andando de una a otra, están seguidas en la costa.
Cascais es una deliciosa aldea portuguesa de pescadores que está situada cerca de algunas de las mejores playas de la región de Lisboa.

El encantador y céntrico casco antiguo contiene una variedad de interesantes atracciones turísticas y monumentos históricos, en tanto que la línea costera circundante ofrece magníficas playas en las que relajarse y agradables rutas de senderismo y escalada que explorar.

En Cascais nos dimos un paseo tranquilo. Ofrece sitios preciosos para cenar y, como era verano, el ambiente era excepcional.

Un lugar además que nos gustó mucho fue la llamada Boca del Infierno, a la que se puede llegar desde el puerto deportivo en un agradable paseo de 15 minutos que sigue la carretera de la costa. Es parte de los erosionados acantilados que hay a 2km al norte de Cascais. Su principal característica es una cueva hundida, donde las enormes olas del Océano Atlántico rompen contra la pared de roca. Esta zona es popular entre los pescadores portugueses, que se arriesgan a resultar gravemente heridos trepando por las resbaladizas paredes de roca.

Óbidos

Óbidos es sin duda otra de las visitas que recomendamos desde Lisboa si tenéis tiempo. Es la clásica ciudad fortificada portuguesa y uno de los lugares más pintorescos de Portugal.

Óbidos irradia encanto portugués, desde sus estrechas calles adoquinadas hasta sus pintorescas residencias, pasando por su imponente castillo medieval, que una vez protegía la región.

Tradicionalmente, esta localidad era propiedad de la reina de Portugal, un patrocinio histórico real que ha conservado el delicioso carácter de la ciudad y asegurado el amoroso mantenimiento de cada uno de sus edificios y tiendas. No hay mejor ejemplo de población tradicional portuguesa que Óbidos, y una manera maravillosa de descubrirla es hacer una excursión desde Lisboa. Lo malo es que no está muy bien comunicada. Si no tenéis coche podéis llegar en autobús, como fue nuestro caso. El trayecto dura aproximadamente un par de horas, pero merece la pena.

Fátima

Otro punto fundamental cuando se habla de las visitas cercanas a Lisboa. A aproximadamente una hora en coche de la capital lusa se encuentra la ciudad de Fátima, mundialmente conocida por su santuario, lugar de peregrinación mariana desde comienzos del siglo XX.

A pesar de tener apenas 10.000 habitantes, Fátima disfruta de la categoría de ciudad desde 1997, gracias al gran desarrollo económico que experimentó desde la inauguración del santuario, que atrae a millones de peregrinos. Un turismo religioso que ha revitalizado la zona y convertido a Fátima en el foco de las visitas a esta zona de Portugal.

Cuando vayáis seguro que veréis a los peregrinos acercándose de rodillas hasta la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Lo más común es que las peregrinaciones se hagan a pie, a través de los Caminhos de Fátima, varias vías que el gobierno portugués ha ido habilitando desde distintos puntos del país para llegar hasta Fátima.

Los puntos de interés que visitar son, además de la propia basílica:

  • La Capilla de las Apariciones, donde se encuentra la Virgen de Fátima
  • Las columnatas, que unen la Basílica de Nuestra Señora del Rosario con los edificios adyacentes. Sobre estas 200 columnas podréis ver imágenes de varios santos portugueses y 14 altares intercalados
  • La Iglesia de la Santísima Trinidad, inaugurada en 2007, situada justo frente a la basílica. Su estilo es mucho más moderno y fue obra del arquitecto Alexandros Tombazis
  • La Cruz Alta de Fátima, de casi treinta metros de altura
  • La estatua del Sagrado Corazón de Jesús, en el centro del recinto, hecha en bronce y con una fuente a sus pies

Si no tenéis coche, podéis ir a Fátima en autobús desde Lisboa. El trayecto dura aproximadamente 1 h y media.

Santuario de Fátima

Información general de Portugal

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.