Sumatra, la isla más grande de Indonesia

«Selva tropical y ardientes volcanes»

Dedicamos este post a nuestra amiga Patricia Ramos, con la que recorrimos la imponente y auténtica isla de Sumatra en Agosto de 2018. ¡Esperamos que te guste Patri, un beso!- Ana y Virginia

Sumatra es una gran isla de Indonesia situada al oeste de Java y al sur de la península malaya. Es famosa por su terreno tropical escabroso, su fauna y sus ardientes volcanes.

Estuvimos allí en el mes de Agosto de 2018. Llegamos en avión desde Kuala Lumpur, la capital de Malasia. Nos habíamos quedado con ganas de conocer esta isla cuando recorrimos algunas de Indonesia el verano anterior. Leímos que era tremendamente salvaje y auténtica, a la par que poco turística….así que no tuvimos duda en ir desde Malasia, dada su cercanía. Allí nos esperaban 6 días de inolvidables aventuras y experiencias…¡y es que esta parte del mundo nunca defrauda!.

A continuación os contamos los lugares que visitamos. Hay que decir que esta isla es la más grande de Indonesia y la sexta en extensión del mundo….por lo que evidentemente, solo pudimos abarcar una pequeña parte. Nos encantaría volver…¡fueron unos días maravillosos!. 

Medan

Medan es la ciudad más grande de Sumatra y lo primero que conocimos de la isla. Tras aterrizar a primera hora de la mañana, cogimos un autobús para llegar al centro y poder dirigirnos a nuestro alojamiento, un albergue bastante bien situado. El bus que tomamos era local. Este tipo de transportes no turísticos en el sudeste asiático siempre sorprenden, nos gusta cogerlos porque sin duda te hacen entender claramente cómo es la vida en esta parte del país. ¡Es toda una experiencia!. 

En Medan íbamos a estar solamente aquel día, no queríamos gastar allí mucho tiempo, pues nuestra idea era empezar el recorrido incluyendo algunos puntos hacia el norte a la mañana siguiente. Disponíamos de pocos días y queríamos aprovecharlos al máximo. Habíamos leído además que la ciudad más grande de la isla no tenía mucho que visitar. Constituye la puerta de entrada al norte, siendo más bien un lugar de paso y tránsito al disponer entre otras cosas de un aeropuerto internacional. Así es que aprovechamos para hacer algunas compras y gestiones (entre ellas adquirir una tarjeta SIM y cambiar dinero) y conocer la mezquita, una de las principales atracciones. Comimos muy bien en el restaurante chino Rumah Makan, bastante sencillo. Nos gustó.

Aunque nosotras no vimos mucho más de esta ciudad, en este enlace tenéis una descripción completa de los principales puntos de interés de Medan, por si en vuestro viaje estáis allí algo más de tiempo. 

Calle en Medan
Comida en Medan

En el albergue que estábamos y, tras un laaargo rato de regateo, contratamos el transporte y la excursión para ir al día siguiente a la selva de Bukit Lawang, según habíamos leído, uno de los puntos imprescindibles que conocer por la zona. Aunque no nos resultó tan económico como esperábamos al estar en Indonesia, al final tampoco salió muy mal, unos 35 euros por persona. 

Bukit Lawang

Al día siguiente y como viene siendo costumbre en estos viajes, nos levantamos temprano y partimos con el conductor hacia el pueblo de Bukit Lawang, a orillas del río Bahorok. La carretera no era especialmente mala. 

De camino a Bukit Lawang, en Sumatra
Gasolinera de camino a Bukit Lawang, en Sumatra

Al llegar a Bukit Lawang, conocimos al que iba a ser nuestro guía en el trekking por la selva…¡y no pudimos estar más contentas!. Era un chico de allí, un lugareño auténtico, lo que nos hacía pensar que la experiencia iba a ser poco turística….¡es justo lo que buscábamos!:)

Trekking por la selva

Tras atravesar el río, comenzamos nuestra caminata por Bukit Lawang, sin duda, una de las vivencias que más nos gustó de Sumatra. Conocer el lugar de primera mano además con nuestro guía, al que llamábamos cariñosamente entre nosotras «Mogli», fue un recuerdo que perdurará en nuestra memoria. Hacía muchísimo calor y humedad, pero mereció completamente la pena y es una experiencia que no os podéis perder si vais para allá.

El trekking por la selva duró varias horas. De aquel día destacaríamos muchas cosas. Uno de los puntos fuertes fue por supuesto ver los orangutanes de la zona….en estado «semisalvaje» vamos a decir. El guía les silbaba y tardaban en aparecer…pero lo hacían. ¡Fue increíble!. ¡¡Los de Sumatra son una de las 3 especies de orangutanes que existen!!. De este tipo de hecho solo se puede encontrar en la parte norte de la isla. Como curiosidad…aprendimos que la palabra “orangután” proviene del malayo, donde “orang” significa “persona” y “utan” significa “bosque”:).

Orangutanes en Bukit Lawang, Sumatra

Además pudimos ver a los monos de hoja plateada o langur plateado. Son una especie de monos que conviven con los conocidísimos orangutanes. Solamente se pueden encontrar en Sumatra, Borneo y parte de Malasia.

También comimos frutos típicos y el almuerzo que nuestro guía llevaba para compartir. En fin, aunque pasamos calor fue un día para recordar…una experiencia auténtica que se escapó bastante del formato turístico que siempre intentamos evitar. Tenemos muchas fotos…¡aquí os dejamos algunas!:).

Nuestro guía:)
Comida en la selva

Después de terminar el trekking, volvimos a la zona del aparcamiento. Para llegar a ella debíamos atravesar el río de nuevo. Sin duda, de esta parte tenemos otras estampas preciosas…símbolo de lo que es Bukit Lawang: uno de los lugares más naturales y auténticos que hemos conocido en Indonesia. 

Tras la maravillosa visita a Bukit Lawang, contratamos un transporte para ir desde allí al que sería nuestro siguiente punto de visita: Tangkahan.  

Tangkahan

El trayecto de Bukit Lawang hasta Tangkahan, el cual hicimos en jeep, duró unas 2 h. Es de los que más recordamos de Sumatra ya que, aparte de ser divertido (pegábamos unos botes de flipar:)), pudimos divisar paisajes muy naturales y representativos de lo que es esta isla, a la par que escenas de la vida cotidiana. De vez en cuando parábamos para sacar algunas fotos, ¡os dejamos algunas!.

Según nos íbamos acercando a Tangkahan se puso a llover y, para cuando llegamos, ya teníamos encima una tormenta en toda regla…:). Estaba anocheciendo. No habíamos vivido todavía lluvias en el viaje y sabíamos que nos iba a tocar pues Agosto es época en esta zona. Esperamos un poco en un bar, donde había un grupo de chicos tocando la guitarra y cantando. ¡Estaban muy animados con la tormenta!. Como no paraba, al final decidimos caminar bajo el agua lo que nos separaba hasta el hostal…había que cruzar un puente colgante pero por lo demás, no tuvimos que andar mucho. Al llegar, nos recibió el chico de la familia que regentaba el alojamiento. Su nombre era algo así como «Retga». Siempre nos acordaremos de él porque reía todo el rato…¡era muy gracioso!. 

Estábamos hambrientas así que aprovechamos para cenar. Después, contratamos la excursión para el día siguiente. Si por algo es famoso Tangkahan es por la reserva de elefantes que hay allí. Nos sentíamos expectantes por ver a estos grandes animales de cerca. 

La reserva de elefantes

Al día siguiente, después de desayunar, nos dirigimos hacia la reserva. Fuimos a pie, estaba muy cerca de nuestro hostal. Al llegar a la parte del río, había allí otro grupo de turistas esperando. Éramos en total unas 40 personas. Después de un rato, aparecieron los elefantes al otro lado del río….con los cuidadores. ¡Eran increíbles!. Lo fueron cruzando poco a poco y vimos cómo se iban acercando a donde estábamos el grupo…¡Resultaban enormes!. Ver a estos gigantescos animales de cerca es una de esas experiencias que no olvidaremos nunca. 

Elefantes en Tangkahan, Sumatra

Tras observarlos un rato, les dimos de comer plátanos. ¡Los engullían!. A continuación se tumbaron y empezamos a lavarlos, con unas esponjas y utensilios que nos proporcionaron los propios cuidadores. Esto es algo muy típico allí. A pesar de ser turística, la experiencia fue bonita. No se quejaban ni nada, simplemente se mantenían tranquilos…observando cómo los lavaban.

Lavando al elefante:)

Aunque se trataba de una reserva y no estaban en libertad, en ningún momento nos dio la sensación de que no estuvieran cuidados o lo pasaran mal. Estas experiencias muchas veces nos hacen pensar sobre la situación en que viven los animales en cautiverio. Sin embargo, como decimos, en Tangkahan no tuvimos mala impresión. 

Una vez terminada esta vivencia tan diferente, pusimos de nuevo rumbo al hostal. Allí contrataríamos el transporte para llegar a nuestro siguiente punto de visita, el pueblo de Berastagi, donde se encuentran algunos de los volcanes más famosos de Sumatra. Así que nos despedimos de Retga y de aquel impresionante paisaje selvático que nos había acompañado durante el día. 

Con Retga:)

Berastagi

Tras varias horas de trayecto en coche llegamos finalmente a Berastagi. Durante el camino vimos de nuevo paisajes preciosos.

Berastagi es el punto de partida para ver los volcanes Sibayak y Sinabung. Nuestra idea era pasar allí las dos siguientes noches. Nos alojamos muy cerquita del centro, en una casa particular de clase alta en Sumatra. La dueña era encantadora. Esa misma noche contratamos un conductor que nos llevaría al día siguiente de excursión para ver los puntos de interés en los alrededores. Nos reímos mucho con él ya que no hablaba inglés…por lo que nos comunicábamos casi por señas:). Su nombre era «Riski»…o algo parecido. En este enlace tenéis descrito lo que visitamos. 

El Lago Toba

Tras la excursión por lo alrededores de Berastagi, nos dirigimos hacia el Lago Toba, el último punto que conoceríamos en Sumatra. Durante el trayecto visitamos también otros lugares que os dejamos en este enlace.

Desde que empezamos a planear el viaje tuvimos claro que el lago era algo que no nos íbamos a perder….habíamos visto fotos y nos parecía impresionante. Llegar hasta el alojamiento, en la isla Samosir dentro del propio lago, iba a resultar complicado, pero no tuvimos duda en que nos merecía la pena.

Nuestro conductor, Riski, con el que habíamos pasado los dos días anteriores, nos llevó hasta la localidad de Parapat, desde donde sale el ferry hasta Samosir. De allí parten barcos durante todo el día desde las 8:30 am a las 7:30 pm hacia la población de Tuk Tuk, núcleo principal de la isla. El precio del billete es de 15.000 IDR. El trayecto no es más de una hora. 

Con Riski:)
El ferry para ir a Samosir

En este enlace tenéis descrita nuestra experiencia en el Lago Toba. Allí vivimos momentos inolvidables como colofón al recorrido por esta imponente isla, sin duda, una de las que más nos ha gustado en Indonesia.

Nuevamente desde Parapat contratamos un conductor que nos llevó hasta Medan, desde donde cogeríamos el vuelo de vuelta a Kuala Lumpur. Fueron varias horas de trayecto así que ese día tuvimos que madrugar bastante. De esta manera terminó nuestro periplo por Sumatra…una isla enorme a la que nos encantaría volver para seguir conociendo otros muchos rincones asombrosos.  

Información general de Indonesia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *