Rabat, la más moderna y tranquila de Marruecos

«La ciudad de la calma en Marruecos»

Rabat es la capital administrativa de Marruecos. Sin contar con tantas atracciones turísticas como otras ciudades en el país, conserva con su vida calmada un encanto propio que bien merece una visita.

Con apenas turismo por sus calles, Rabat sorprende al visitante, que nota un fuerte contraste con otros lugares de Marruecos. Además, es una ciudad moderna y con una parte antigua menos transitada. La zona de la Medina más cercana al río Bu Regreg nos pareció que estaba muy limpia, con una combinación de blanco y azul en sus paredes muy llamativa, como de estilo mediterráneo.

La ciudad encierra una mezcla interesante entre sus partes nuevas y aquellas más decadentes, albergando por un lado muchos de los edificios oficiales y gubernamentales del país y, por otro, zonas todavía sin explotar en exceso.

En nuestra opinión, Rabat no es desde luego lo más llamativo ni representativo de Marruecos. Sin embargo si os sobra tiempo, tenéis la oportunidad y os apetece escapar un poco de las masificaciones, merece la pena darse un paseo aunque sea de unas horas y contemplar la vida en una de las ciudades principales del país.

¿Qué ver en Rabat?

Un día es suficiente para conocer lo representativo de la ciudad. Los puntos de interés más destacados en Rabat son los siguientes.

Kasbah de los Oudayas

Se trata de una ciudad fortificada tipo ciudadela que se sitúa justo al borde del mar.  Resulta ser un punto estratégico que permitía desarrollar sus funciones de control y baluarte. Se inició su construcción en el siglo XIII, y en la actualidad es una zona muy agradable, con las paredes pintadas en azul y blanco, con estilo mediterráneo.

Perderse por sus calles observando cada rincón es sin duda una experiencia estupenda.

Rabat desde la Kasbah de los Oudayas
Vista de la playa de Rabat desde la Kasbah de los Oudayas

Jardines de los Andaluces

En el interior de la Kasbah podemos observar unas increíbles vistas a la zona de la playa  y visitar los Jardines de los Andaluces, un lugar verde repleto de árboles y flores con mucho encanto.

Mausoleo de Mohamed V

Es el monumento más emblemático de Rabat. Está en la vecindad de la mezquita Hassan y alberga en su interior la tumba de Mohammed V, el padre de la independencia de Marruecos. El mausoleo fue edificado en el estilo tradicional árabe-musulmán marroquí sobre una superficie de 1500 m². La fachada de la construcción, realizada sobre una armadura de hormigón, está cubierta de mármol blanco italiano y rematada con un techo piramidal de tejas verdes, como el color de la estrella del  escudo de Marruecos, símbolo de la dinastía alauí.

Mausoleo de Mohamed V, en Rabat
Exterior del Mausoleo de Mohamed V, en Rabat

Torre Hassan

Está situada en frente del Mausoleo de Mohamed V. La torre es en realidad el minarete de una mezquita que nunca se terminó. El lugar iba a ser, en el siglo XII, el monumento religioso más grande en el mundo. Sin embargo, el sultán Yacub el Mansur murió antes de terminar las obras. La torre mide 44 metros de alto. Las columnas alrededor eran las que iban a sostener la mezquita, pero se derrumbaron por culpa de un terremoto. La torre Hassan fue renovada en los años 60.

Torre Hassan, Rabat
Torre Hassan, Rabat

Palacio Real

Es el  Dar-al-Mahkzen, que tiene las funciones de Palacio Real y sede del gobierno. Data del 1864 y se construyó sobre las ruinas del antiguo palacio. Ante la puerta se extiende la Mechouar, la plaza donde se organizan las principales celebraciones en honor al monarca. Mohammed VI, el actual rey de Marruecos, ya no vive en este palacio.

Necrópolis de Chellah

Con una imponente muralla,  alberga un complejo romano, medieval y necrópolis. Se sitúa en el emplazamiento de la antigua ciudad de Salé. Actualmente se encuentra en la orilla norte de la desembocadura del río Bu Regreg. A nosotras no nos dio tiempo a entrar en el interior pero, según hemos leído, la visita a este yacimiento arqueológico, es las afueras de Rabat, es una de las más recomendables.

Necrópolis de Chellah, en Rabat
Murallas del exterior de la necrópolis de Chellah, en Rabat

El encanto de Rabat

Como en el resto de ciudades marroquíes, el encanto de Rabat también reside en caminar por sus calles, por la zona de la Medina y observar la vida cotidiana. Es muy agradable el paseo al lado del río, desde la Kasbah hasta la Place Sidi Makhlouf, para dirigirse al Mausoleo de Mohamed V. Desde esta zona además tendremos una vista de la ciudad de Salé, al otro lado del río Bu Regreg.

Río Bu Regreg, con la ciudad de Salé al fondo, en Rabat
Río Bu Regreg, con la ciudad de Salé al fondo, en Rabat

Además Rabat cuenta con avenidas modernas y bonitas, como la de Mohamed V, eje principal del centro de la ciudad. Une la antigua Medina con la Nouvelle Ville (zona nueva) de la época colonial francesa.

Las murallas son otra de las partes interesantes. La ciudad cuenta con tres murallas bien diferenciadas de épocas diferentes : las Almohades del siglo XII, las Moriscas o Andalusíes del siglo XVII y las Alaouitas, del siglo XIX (aunque de estas bien poco queda en la actualidad).  Las distintas puertas (en árabe «bab») son signo distintivo de la ciudad, destacando sobre todo Bab RouahBab El Had ó Puerta de Marrakech, y Bab El Alou ó Puerta del Mar, todas ellas en las murallas Almohades.

Por último, como en todas las ciudades marroquíes, es interesante darse un paseo por la zona judía o Mellah. 

Transporte

Rabat es una ciudad asequible para recorrer perfectamente andando. Disfrutaréis caminando, conociendo cada rincón. No obstante, al igual que en otras ciudades de Marruecos, no hay problema para coger taxis. Existen los «petit» y los «grand», dependiendo del recorrido que queramos hacer.

Si queréis acercaros a la ciudad de Salé, al otro lado del río, podréis hacerlo en el moderno tranvía que conecta esa parte con Rabat.

Información general de Marruecos

Otros post relacionados:

4 opiniones en “Rabat, la más moderna y tranquila de Marruecos”

  1. Estupenda visión de Rabat, que sin ser lo mas típico, si que es una de las ciudades que hay que ver, y que representa otra vista de Marruecos diferente.

    1. Cierto! No es lo más típico pero aporta una visión del Marruecos más moderno. Es estupendo como visita fugaz, en un día o dos da tiempo de sobra a visitarla.
      Muchas gracias 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *