Las Cameron Highlands, extensas plantaciones de té

«Mariposas, fresas y té…mucho té»

Tras visitar la característica y pintoresca ciudad de George Town, pusimos rumbo a la que sería nuestra siguiente parada en Malasia: las famosas Cameron Highlands, la zona más montañosa del país, en la parte de Pahang,  donde están además los campos de té más conocidos.

Así pues, desde la capital de Penang cogimos un autobús de nuevo hasta Tanah Rata, uno de los puntos más conocidos de la zona y donde habíamos reservado el alojamiento para las dos siguientes noches. El nombre «Tanah Rata» significa terreno plano en malayo y se refiere a la zona relativamente plana en la que se encuentra este lugar en medio de la región montañosa.

Tanah Rata es una localidad pequeña, con una calle principal donde están todos los comercios, restaurantes y tiendas. No tiene mucho que ver, sin embargo desde allí parten la mayoría de los tours y excursiones para visitar las plantaciones de té, así como las diferentes rutas de senderismo que se pueden hacer por toda la zona. Es por ello por lo que la mayoría de la gente coge allí el alojamiento, dada su perfecta ubicación en las Cameron Highlands.

El origen 

Las Cameron Highlands deben su nombre al topógrafo británico que, en 1885, en el periodo colonial, descubrió estas tierras altas cuando se encontraba explorando el interior de esta parte de Malasia. Lo que encontró, que ahora atrae a miles de visitantes, fueron tierras fértiles de paisajes increíbles y temperaturas más bajas que en el resto del país. 

Hoy en día las Cameron Highlands albergan las plantaciones de té más famosas de Malasia, un lugar perfecto para descansar, hacer senderismo y, sobre todo, desconectar del ajetreo y las altas temperaturas que reinan por todo el país.

¿Qué ver en las Cameron Highlands?

Como hemos comentado, la mayor atracción de las Cameron Highlands son las plantaciones de té. En nuestro caso solo íbamos a estar un día por allí así que contratamos una excursión. En la calle principal de Tanah Rata hay varios sitios. Si bien nuestro máximo interés era ver las plantaciones, en el tour que escogimos visitamos además otros puntos que os detallamos a continuación. Aunque no quedamos especialmente descontentas, es cierto que el formato fue muy turístico y casi recomendamos ir a ver los campos de té por vuestra cuenta. Existen autobuses y diferentes transportes para llegar y os resultará más económico. Incluso también podéis coger un taxi.

La granja de mariposas

Nuestra primera parada fue una granja de mariposas, muy famosa allí. Era una especie de invernadero donde en realidad había más insectos y otros animales (serpientes, escarabajos enormes, escorpiones y otros reptiles) y también flores y plantas. Fue una visita curiosa, había mariposas muy bonitas. Nos gustó. Tenemos fotos preciosas, nos ha costado seleccionarlas:).

Tras visitar la granja de mariposas hicimos una parada para contemplar la increíble vista de las plantaciones de té. Mantos y mantos verdes se extendían ante nuestros ojos…parecía terciopelo…bajo ese sol intenso que hacía brillar cada una de las hojas. En medio además, algunos caminos por donde pasaban los trabajadores recolectando. Sin duda, el paisaje característico que identifica toda la zona.

Campos de té en las Cameron Highlands

Mossy Forest

Nuestra siguiente parada fue el Mossy Forest o bosque de musgo. Es un entorno natural que crece solo en las elevaciones más altas de las Cameron Highlands y otras cadenas montañosas de Malasia. Está ubicado en la reserva natural permanente de Batu Gangan. Posee un área de 914 hectáreas. En esta zona se encuentra el Gunung Brinchang, el segundo pico más alto de las Cameron Highlands y el más alto en la zona peninsular al que se puede llegar por carretera.

A estas alturas, las nubes bajas impulsadas por los vientos cubren los bosques con niebla y humedad constantes, creando un biotopo ideal para el crecimiento de musgos, helechos, líquenes y orquídeas.

Este húmedo bosque tropical siempre verde es también un rico depósito para un conjunto variado de criaturas montanas, que incluye insectos, serpientes, ranas, aves y mamíferos únicos en esta atmósfera fría.

Existen distintas plataformas y miradores de madera a los que se accede a través de diferentes escaleras. El paisaje de todo el bosque es bastante bonito y merece la pena. Aunque nosotras no hicimos ninguna, también se pueden hacer rutas de senderismo por allí.

En el Mossy Forest

Plantaciones de té BOH

En las Cameron Highlands existen varias plantaciones de té, pero una de las más famosas es la BOH. Nuestro tour incluía una visita a la factoría. El jeep nos dejó relativamente cerca y el último tramo lo hicimos andando. Otra vez volvimos a ver los mantos verdes y uniformes de té, una estampa que sin duda se queda grabada en la memoria.

Al llegar a la factoría el guía nos explicó un poco el proceso de preparación del té y pudimos dar una vuelta por el interior, donde contemplamos a los distintos trabajadores en las diferentes etapas.

En la misma fábrica también pudimos ver, tras la visita, una exposición donde se explica el origen de las plantaciones de té y la historia de la familia Cameron. Tras este pequeño museo, había una tienda donde, como no, compramos té y al final una cafetería donde degustar distintos tipos. Además desde allí contemplamos, de nuevo, las preciosas vistas de todos los verdes campos.

Tras la visita de la factoría BOH nos dirigimos de nuevo al jeep para ir al siguiente punto de nuestro tour.

La granja de fresas

Pero no todo es té en las Cameron Highlands y es que curiosamente, también se cultivan algunas frutas en estos campos, como las fresas. Nuestra siguiente parada fue para visitar una granja de fresas precisamente.

Allí el guía nos explicó un poco el proceso de conservación de esta fruta. Nos llamó la atención porque la verdad es que no esperábamos algo así tras haber visto las plantaciones de té, ni pensamos que existieran las condiciones climatológicas adecuadas para su cultivo. Allí mismo había además distintas tiendas y puestos donde vendían zumos y todo tipo de delicias hechas con fresas, sin duda, un broche estupendo para esta visita:). 

En la granja de fresas

El museo del Túnel del Tiempo (Time Tunnel Museum)

Tras comer en un chino por la zona, nuestra siguiente parada fue el Time Tunnel Museum, o el museo del túnel del tiempo. Es el primer museo de recuerdos de Malasia. Ubicado en Brinchang, es reconocido como uno de los principales atractivos de la zona.

El complejo es diferente a cualquier otro en la Malasia peninsular: está lleno de objetos de colección que recuerdan cómo era la vida en Malasia durante los años anteriores a la Guerra. Una visita sin duda diferente e impactante y donde los amantes de las culturas antiguas y la historia disfrutarán al máximo.

Templo Sam Poh (Sam Poh Temple)

Nuestro último punto de visita fue el Templo Sam Poh, en Bringchang. En su interior alberga uno de los 3 budas más grandes del país.

El recinto era bastante amplio. No nos pareció espectacular pero sin duda, fue una parada interesante para terminar el tour. Cada templo como siempre decimos tiene algo especial. En este caso, nos quedamos con la tranquilidad que reinaba en el lugar. No había mucha gente ni hacía excesivo calor como en otros que habíamos visitado, por lo que disfrutamos bastante observando cada rincón…y sobre todo, esas enormes figuras de Buda doradas que tanto impactan.

Tempo Sam Poh

Tras visitar el templo volvimos de nuevo a Tanah Rata, donde acabó el tour. De esta excursión nos quedamos con varias cosas pero, sin duda, la protagonista fue, como no, la estampa bajo el intenso sol de esos campos interminables de té….con miles de hojas relucientes. 

Transporte

Como hemos comentado, nosotras cogimos un tour organizado, pero creemos que es mejor opción ir a ver las plantaciones de té por vuestra cuenta. Será más económico y menos turístico. Hay autobuses públicos e incluso taxis. Es posible que no podáis ver el resto de puntos que hemos descrito de la visita, pero tampoco son ni mucho menos imprescindibles. 

Información general de Malasia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *