La Toscana, viñedos y cipreses

«Bajo el sol de la Toscana»

La Toscana es una de las regiones más bellas de Italia. Una escapada por esta zona sobre todo os ofrecerá desconexión, pudiendo disfrutar de la tranquilidad que reina por toda esta parte del país. Preciosas praderas verdes con viñedos y cipreses se extenderán ante vuestros ojos, salpicadas por pequeños y encantadores pueblecitos medievales, a cada cual más hermoso.

Nosotras estuvimos en Agosto y hacía mucho calor, por lo que lo ideal es ir en primavera. Es cuando más bonitos veréis los paisajes. Un viaje que merece mucho la pena y del que sin duda guardaréis un recuerdo maravilloso.

A continuación os incluimos el itinerario que hicimos en aquel ya lejano verano de 2011, un «roadtrip» de 9 días. Si bien es bastante completo, por supuesto nos quedaron puntos sin ver. Así que como decimos en estos casos…no se puede abarcar todo y…¡¡volveremos de nuevo algún día!!.

Pisa

De Madrid volamos directamente a Pisa. Al llegar al aeropuerto recogimos el coche que habíamos alquilado.

Pisa constituye una de las ciudades más famosas de Italia, gracias a su curiosa Torre Inclinada. ¡Es conocida en todo el mundo!. Son infinitas las fotos graciosas tratando de “sostener” la Torre. De hecho está entre las 10 instantáneas más curiosas de visitas en Italia, ¡seguro que todos la habéis visto alguna vez!. Pero además de esto, que es su atracción principal, hay otros puntos que visitar allí. En este enlace tenéis lo más importante:). 

Lucca

Tras ver Pisa nos dirigimos hacia Lucca, nuestro siguiente punto de visita. Lucca ha mantenido intacto todo el esplendor medieval de su centro histórico. La llamada “la ciudad de las 100 torres y las 100 iglesias”, encierra en su interior infinitas perlas históricas y artísticas que merecen ser visitadas. Es famosa mundialmente por ser una de las pocas ciudades en el mundo que mantienen aún intactas sus murallas medievales pues nunca fueron utilizadas bélicamente.

En esta pequeña localidad italiana os recomendamos que paséis un día entero, contemplando todas sus atracciones turísticas, que van desde la Catedral hasta la famosa Plaza del Mercado (también conocida como la Plaza del Anfiteatro). Además, son muy características sus torres, a las que se puede subir y contemplar preciosas panorámicas de toda la ciudad. Las más famosas son la torre Guinigi y la torre de las Horas. Por último, un punto que también os puede interesar es el Museo y casa natal de Giacomo Puccini, uno de los compositores de ópera más famosos.

Lucca nos encantó y por supuesto creemos que es una parada obligada en vuestro itinerario.

La ciudad de Lucca, en la Toscana
Plaza del Mercado, en Lucca

Arezzo

Nuestra siguiente parada fue Arezzo, situada en el sudeste de la Toscana. La ciudad se levanta en la encrucijada de cuatro valles: Val Tiberina, Casentino, Valdarno y Valdichiana. Arezzo siempre mantuvo un papel importante y prestigioso en la Toscana gracias a su ubicación a lo largo de la Vía Cassia. Muchas ilustres figuras nacieron allí, incluyendo a Giorgio Vasari, Piero della Francesca, Guido Monaco, Francesco Redi y Petrarca.

Esta preciosa ciudad también se puede visitar en un día. Caminaréis por su bellísimo centro histórico y disfrutaréis de lo mejor que la Toscana puede ofrecer: maravillosos palacios medievales, excelente eno-gastronomía y mejor aún…¡menos turistas que en otros lugares!. Entre las atracciones principales se encuentran la Catedral, varias basílicas, la Piazza Grande y la casa museo de Giorgio Vasari. Además, un dato curioso es que en esta ciudad se rodó parte de la inolvidable película “La vida es bella”…¡espectacular!.

Arezzo nos gustó mucho…porque además comimos fenomenal allí. ¡Todavía recordamos aquel exquisito tiramisú!:).

En la Piazza Grande de Arezzo
En Arezzo

Florencia

Tras visitar Arezzo pusimos rumbo a Florencia, la conocida capital de la Toscana. Ni que decir tiene que la ciudad es increíble y por supuesto, merece la pena que dediquéis el tiempo necesario para visitar todas sus atracciones. En este enlace incluimos todos los detalles sobre Florencia.

Tras estar unos días allí nos dirigimos hacia la pequeña localidad de Murlo, perteneciente a Siena. Allí teníamos el alojamiento para las siguientes dos noches. La idea que teníamos era visitar los distintos pueblecitos de toda esta región.

San Gimignano

San Gimignano fue el primer pueblo medieval que visitamos por esta zona. Es de los más famosos. Se encuentra a 35 min en coche al suroeste de Florencia. Son especialmente conocidas sus torres. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990.

San Gimignano ha logrado conservar cerca de 15 de sus 72 torres de diferentes alturas que se han convertido en su símbolo internacional. La ciudad moderna se extiende hoy algunos kilómetros fuera de la muralla.

Además, cuenta con preciosas iglesias y calles realmente bellas. Darse un paseo por este pueblo es un auténtico placer para cualquier viajero.

San Gimignano, con sus famosas torres

Volterra

Nuestra siguiente parada, aquella tarde, fue Volterra. Situada a una altura de 403 metros, este precioso pueblo se halla en el corazón de la Toscana, a escasa distancia de San Gimignano y de Siena. Está considerado como un santuario viviente de la arquitectura y del arte de los distintos períodos etruscos, romanos, medievales y renacentistas. La histórica ciudadela, rodeada por un sólido círculo de murallas, se erige en la cima de una colina a 545 m sobre el nivel del mar, dominando y separando los valles del Cecina y del Era.

En Volterra nos dimos una vuelta y aprovechamos para tomarnos un café. Tiene lugares muy interesantes para visitar como las ruinas de Velathri, la célebre Porta all’Arco dentro de su recinto amurallado de época etrusca y la necrópolis, así como la catedral de los siglos XII-XIII-XIV.

Además esta localidad es famosa por ser el lugar donde se sitúan los personajes de la famosa película «Luna Nueva», de la saga Crepúsculo.

Anfiteatro romano de Volterra

Tras visitar Volterra nos fuimos a descansar al hotel y a darnos un baño en la piscina…la panorámica era espectacular. Os recomendamos sin duda coger alojamiento en plena campiña, hay muchos en localidades pequeñas alejadas de los focos turísticos. Además, en el nuestro fabricaban sus propios quesos, vinos y mermeladas…es muy común en toda la región. ¡Estaba todo riquísimo!.

Pienza

Al día siguiente comenzamos nuestra visita por el pequeño pueblo de Pienza. La maravilla urbanística de este lugar (Patrimonio de la Humanidad) es obra de Eneas Silvio Piccolomini, más conocido como Pio II, Papa nacido allí. Reconvirtió el burgo medieval en un ejemplo arquitectónico renacentista, con el objetivo de crear la ciudad perfecta en cuanto a este arte se refiere.

Pienza es pequeñita, apenas estuvimos un par de horas. Sin embargo, nos dio tiempo a contemplar la impresionante belleza de cada rincón. Muy muy bonita.

Plaza Pio II en el centro de Pienza

Montepulciano

Montepulciano fue el siguiente lugar que visitamos. Encaramada en una cima de colinas, esta localidad se yergue al sur de la Toscana, no muy lejos de Siena, como si sus palacios renacentistas buscaran ensalzar su belleza aún más. Tierra del afamado Vino Nobile, los viñedos que rodean la ciudad, nutren de uva a las bodegas que consiguen vinos de una calidad reconocida por todo el mundo.

No es extraño que Hollywood pusiera los ojos en Montepulciano para grabar escenas de la saga Crepúsculo, en concreto de la película “Luna Nueva”. En ella sus personajes recorren con frenesí el centro histórico de la ciudad. El film ha colocado en el mapa Montepulciano, hasta el punto que un turismo asociado a las películas y que busca las localizaciones del periplo italiano de los vampiros, ha desembarcado con fuerza aquí.

Montepulciano es un pueblo precioso, como todos lo demás del itinerario que hicimos. Allí aprovechamos para comer y descansar un poco.

Piazza Grande, el centro de Montepulciano

Cortona

Cortona fue el último pueblo que visitamos aquel día. Conocida especialmente desde que se convirtió en el escenario de la película «Bajo el sol de la Toscana», es una ciudad tranquila, cargada de historia que ofrece una excelente combinación entre arte, naturaleza y gastronomía.

Allí el tiempo parece pasar sin prisa para permitir que sus habitantes y visitantes disfruten del arte, la historia y de los atractivos paisajes de la Toscana.

Construida por el pueblo etrusco, Cortona combina su aspecto antiguo y medieval con numerosos rasgos del Renacimiento y la época moderna, por lo que constituye un destino sorprendente y con mucho que ofrecer a sus visitantes.

Además de perderse por sus agradables callejuelas hay algunos lugares que merecen especial atención durante una visita a Cortona, como es el caso de la Ermita de las Celdas, fundada por San Francisco de Asís, la Iglesia de San Francisco y de Santa Maria delle Grazie al Calcinaio, el Palazzo Comunale, la Fortezza di Girifalco o el Duomo.

Plaza en Cortona

Tras ver Cortona nos dirigimos de nuevo al hotel. Así terminaba nuestro penúltimo día de viaje. Aquella noche, desde la piscina, pudimos disfrutar de un cielo estrellado precioso que dominaba el entorno…la tranquilidad que reinaba en el lugar era asombrosa y, todas juntas, como hipnotizadas, nos quedamos mirando las lejanas estrellas, en medio de la campiña toscana.

Siena

La parada final de nuestro viaje fue Siena, uno de los puntos más importantes de la región. Es una hermosa ciudad que se encuentra en pleno centro de la Toscana, a una distancia aproximada de 60 kilómetros al sur de Florencia.

Siena es una de las ciudades más bellas de Italia, rica en historia, arte y belleza arquitectónica. Ofrece además sin duda un entorno único, con sus callejuelas medievales, palacios e iglesias, todo ello envuelto en un paisaje rural precioso: las colinas de la Toscana, con viñedos y cipreses por todas partes.

En este enlace os incluimos los puntos que no os podéis perder allí.

Y después de conocer Siena pusimos rumbo de nuevo a Pisa, donde cogeríamos el vuelo de vuelta a Madrid, tras 9 días visitando la emblemática Toscana.

De aquel viaje nos quedamos con varias cosas. En primer lugar, la inmensa tranquilidad que se respira en toda la zona, desconectaréis mucho. Además, todos los pueblecitos medievales ofrecen rincones encantadores. Por último, nunca nos olvidaremos de la impresionante gastronomía de toda la región…poco más podemos decir. ¡Un viaje sumamente recomendable!.

En La Toscana

Transporte

Como hemos comentado al principio, el itinerario que proponemos es con coche. Creemos que es la mejor manera de llegar a cada punto de interés y lo más cómodo. No obstante, todos los sitios están también conectados por medio de trenes y autobuses, por lo que se puede plantear de otra manera si queréis prescindir del coche.

Información general de Italia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *