Toulouse, la ciudad rosa

«Pastel y violeta»

Toulouse, conocida como la «ciudad rosa», ​ se encuentra al sur de Francia. Es la capital del departamento del Alto Garona y de la región Occitania, así como la capital histórica de la provincia del Languedoc.

Constituye una ciudad llena de colorido, con sus fachadas de ladrillo color rosa, su flor emblemática (la violeta), el azul del glasto, etc. Dada su cercanía con España, es un lugar idóneo para una escapada o un fin de semana, pudiendo realizar abundantes visitas y paseos. La llamada “ciudad rosa”, ubicada entre el Mediterráneo y el Atlántico, es un compendio de patrimonio y de manera de vivir.

Hemos estado dos veces en Toulouse y lo cierto es que nos encanta. Pasear por sus calles de colores mientras se disfruta de la excelente gastronomía del país, es una gozada. Sin duda, si tenemos la oportunidad…¡volveremos!. 

¿Qué ver en Toulouse?

Uno o dos días son suficientes para conocer lo más representativo de esta bonita ciudad francesa. A continuación os comentamos los puntos que no os podéis perder en la ciudad rosa.

Place du Capitole

Es la plaza principal de la ciudad, la más famosa y bonita. Allí está el gran edificio del Capitolio. El nombre hace referencia al antiguo templo que los romanos habían dedicado a Júpiter sobre el monte Capitolino. Sirve sobre todo de homenaje a quienes ordenaron su construcción, los Capitouls o miembros del capítulo (o consejo) municipal (en Latín capitolum).

Dentro del Capitolio se encuentran el Teatro de la Ópera y el Ayuntamiento. A este último se puede acceder de forma gratuita para visitar algunas de sus salas, entre ellas la Sala de los Ilustres.

El centro de plaza está decorada con la Cruz de Occitania, obra de Raymond Moretti. Cada una de sus doce puntas está adornada con uno de los signos del zodiaco.

Plaza del Capitolio, en Toulouse

Les Halles Victor Hugo

Muy cerca de la Place du Capitole está el mercado de la Place Victor Hugo. Es uno de los lugares en los que más disfrutaréis en la ciudad rosa. En la planta inferior hay infinidad de puestos de comida, mientras que en la calle se pueden ver los de fruta y verdura. Dentro están los de carne, embutidos, quesos o las tradicionales boulangeries. Incluso hay algunos negocios en los que tomar una copa de vino con una tabla de quesos.

La planta superior del mercado está ocupada por pequeños restaurantes, en los que se sirven productos muy frescos. Tienen terraza, desde donde se divisa una bonita panorámica de la ciudad. 

Mercado de la Place Victor Hugo, en Toulouse

Basílica de St. Sernín

La basílica de San Sernín (en francés, Saint-Sernin), también conocida como basílica de San Saturnino de Tolosa, es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, la iglesia románica más grande de Occitania y la segunda más antigua de toda Francia, después de la abadía de Cluny.

Se trata de un santuario construido en el emplazamiento de la tumba de San Sernín o San Saturnino, obispo de Toulouse martirizado hacia el año 250. La rue du Taur (calle del Toro) que lleva de la plaza del Capitolio a la basílica recibe su nombre del mismo santo, cuyo martirio según la leyenda consistió en ser arrastrado por un toro salvaje.

Basílica de St. Sernín, en Toulouse

Convento de los Jacobinos

El Convento de los Jacobinos o Conjunto Conventual de los Jacobinos de Toulouse es un antiguo convento de la Orden de los Hermanos Predicadores. Se encuentra en el centro de la ciudad rosa, a medio camino entre el Capitole y el río Garona. Está construido totalmente con ladrillos rojos y constituye uno de los mejores exponentes de arquitectura languedociana.

El edificio se organiza alrededor de un gran claustro, adornado con elegantes columnas de mármol y capiteles con motivos florales y animales. En torno al mismo se distinguen la sala capitular, la sacristía, la capilla de San Antonin (decorada con pinturas murales del siglo XIV) y el gran refectorio, sede habitual de exposiciones municipales.

Convento de los Jacobinos, en Toulouse
Interior del Convento

Catedral de Saint-Étienne

La catedral de Saint-Étienne de Toulouse (catedral de San Esteban de Toulouse en español) es la iglesia principal de la ciudad. Está en la plaza del mismo nombre, la plaza de St-Etienne. Se desconocen los orígenes de la catedral. Los primeros datos son de 1071 cuando el obispo Isarn ordenó la reconstrucción del edificio, en aquel momento en ruinas. Su arquitectura es especial ya que está compuesta por elementos arquitectónicos de diversos periodos. Contiguo a la catedral se encuentra el antiguo palacio episcopal, actualmente ocupado por la prefectura.

Catedral de Toulouse
Antiguo Palacio Episcopal de Toulouse

En la plaza de la catedral, se puede ver la fuente más antigua de la ciudad. Además, si visitáis esta plaza un sábado podréis curiosear en su mercado de libros antiguos.

Monumento a los Caídos François Verdier

Se encuentra cerca de la Catedral. Una de las cosas por las que se caracteriza Francia es por la cantidad de monumentos a sus caídos en batallas. Éste de la ciudad rosa es uno de ellos, dedicado a la memoria de los combatientes de Haute-Garonne de la primera guerra mundial. Cuidado hasta lo más mínimo, en su interior podréis observar numerosos textos concienzudamente grabados sobre piedra.

Monumento a los Caídos de Toulouse

Las plazas

Toulouse es una ciudad muy conocida por sus preciosas plazas también. Además de las que ya hemos nombrado, tenemos las siguientes:

  • La Place Wilson. Está muy cerca de la Place du Capitole. En ella destacan sus jardines y la fuente en homenaje a Pierre Goudouli, poeta tolosano
  • La Place St-George. Una de las más bonitas de Toulouse. Está rodeada de bonitos edificios, algunos con entramado de madera. Destaca el Hotel de Lafage edificado en 1745 y que domina la plaza. Frente a él una réplica de las famosas fuentes Wallace de París
  • La Place Sainte-Scarbes. Una fotografía que seguro todos los que hemos visitado Toulouse, hemos hecho. Es una pequeña plaza rodeada de edificios de los siglos XVII al XIX. En su centro hay una fuente coronada por una escultura de la diosa Diana
La Place Sainte-Scarbes, en Toulouse

Las calles del centro histórico

Sin duda, uno de los encantos de Toulouse son sus preciosas calles de colores, con las contraventanas típicas del sur de Francia y los balcones tan trabajados…llenos de minuciosos pequeños detalles. ¡Nos encantaron!.

Balcones típicos de Toulouse

Museo de los Agustinos

Este museo de Bellas Artes presenta arte clásico que incluye esculturas y pinturas desde la Edad Media hasta principios del siglo XX. El museo se encuentra en un antiguo monasterio que fue construido en el siglo XIV, así que también es de interés arquitectónico. El edificio en sí es muy bonito y en el patio interior hay una fila de gárgolas que posan vigilando el jardín.

Les Abbatoirs

Es la galería de Arte Contemporáneo. Con más de 2.000 obras, es una visita obligatoria para cualquier amante de este estilo de arte. Si tenéis suerte, incluso podréis ver la “Cortina de Picasso.” Es una obra hecha por Picasso y Luis Fernández, que aunque la hayan restaurado completamente desde su terminación en 1936, la cortina no está siempre a la vista del público.

El río Garonne

Otro de los atractivos de la ciudad rosa es pasear junto al río Garonne. Además veréis que hay varios puentes para cruzar. Uno de los más famosos es el Le Pont Neuf. Un paseo sin duda muy agradable tras haber pasado un día visitando la ciudad.

Le Pont Neuf, en el río Garonne

El jardín japonés

Está dentro de un espacio verde muy grande, llamado “Les Jardins Compans Caffarelli”. Incluye rincones preciosos con un pequeño puente rojo y un pabellón de té bastante grande. Si buscáis un sitio para pasear o conectar con la naturaleza, éste es un espacio único y sorprendente.

Jardín japonés, en Toulouse

Canal du Midi

Declarado Patrimonio Mundial de la Unesco en 1996, este canal (Canal del Mediodía) une Toulouse con el Mediterráneo. Su construcción comenzó en el siglo XVII y fue durante siglos el medio de transporte que estimuló el comercio del vino y el grano. Actualmente se utiliza para viajes de ocio. En nuestro caso lo hicimos en bicicleta entero. Comenzamos mucho antes, con el canal de Garona, en Burdeos, y llegamos hasta donde termina el du Midi, en el Mediterráneo. En total fueron 10 días de pedaleta…¡una experiencia absolutamente increíble!.

En varios tramos del canal se pueden ver embarcaciones atracadas y cruzarlo por puentes peatonales. Existe también la opción de hacer rutas en barco, sin duda otra forma de descubrir algunos de los lugares que hay que ver en Toulouse.

Canal du Midi

Muy cerca del canal están también el Grand Rond, el Jardin Royal y el Jardin des Plantes. Son espacios verdes perfectos para dar un paseo y descansar.

¿Dónde comer en Toulouse?

Veréis que Toulouse es una ciudad que ofrece gran variedad de sitios para disfrutar de la estupenda gastronomía de la zona.

En nuestro caso guardamos muy buen recuerdo de una creperie a la que fuimos las dos veces que hemos estado en Toulouse. Se llama «Le Sherpa» y está muy cerca de la Basílica de St. Sernín. ¡Os la recomendamos!.

Una curiosidad sobre Toulouse

Aunque esto no sea un monumento o una atracción, es algo muy importante e intrínseco a la identidad de Toulouse. Llaman pastel a un tipo de planta que usaban para teñir las prendas de azul antes de que descubriéramos los químicos o el índigo en las Américas. Resulta que la planta que utilizan para hacer pastel es muy difícil de cultivar y, en Toulouse, tienen unas condiciones climatológicas perfectas para ello.

Por lo visto al rey le gustaba el color azul para sus trajes y en esa época todo el mundo quería parecerse a él. Así que unos hombres de negocios muy astutos se convirtieron en ricos gracias al pastel, que conseguía este efecto. El pastel se vendía en bolas hechas usando el polvo de la planta mezclado con agua para así formar la bola. Luego la gente compraba estas bolas, las rompía y volvía a añadir agua para que se convirtiera en tinte. El tinte teñía todo un bonito tono de azul claro. Hay varias tiendas en Toulouse donde podréis comprar cualquier cosa de pastel: desde cremas para la cara ó fulares hasta jerséis teñidos de azul.

Otra razón por la que Toulouse tiene fama es por sus violetas. Es uno de los símbolos no oficiales de la ciudad y hay muchas tiendas donde comprar cualquier cosa de violeta: tartas, caramelos, recuerdos, etc. Suena extraño, pero…¡los caramelos realmente saben a lo que imaginamos que sabe una violeta!.

Productos típicos de pastel de Toulouse
Tienda de pastel de Toulouse

Visitas cercanas

Desde Toulouse se pueden además realizar visitas muy interesantes. Una que hicimos nosotras y que sin duda recomendamos, es Carcassonne. En este enlace tenéis más información sobre esta preciosa ciudad medieval. 

Transporte

La ciudad de Toulouse no es grande, el centro se puede recorrer perfectamente andando y es lo que recomendamos. Siempre nos gusta caminar todo lo que podamos para conocer la esencia de cada lugar.

En nuestro caso, la primera vez que estuvimos llegamos en tren y, la segunda, en bicicleta, durante el recorrido por el Canal du Midi desde Burdeos. La ciudad también cuenta con aeropuerto, el Aeropuerto Internacional de Toulouse Blagnac o Aéroport de Toulouse – Blagnac. Está localizado a 8 km en el noroeste del centro de la ciudad, en el sur de Blagnac. 

Información general de Francia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *