Copenhague, elegancia y buena vida

«La ciudad más feliz del mundo»

Copenhague tiene un encanto especial, está llena de vida y ofrece muchas posibilidades al viajero. Conocida como «la ciudad más feliz del mundo», en ella se respira una agradable sensación de confort y felicidad que atrae a conocerla.

La capital de Dinamarca fue mi hogar (Ana) durante un año, en el que disfruté de esta increíble ciudad y tuve la posibilidad de verla cambiar desde la estación de verano con sus tonos verdes y su luz, a la de invierno con el cielo encapotado, canales y lagos helados…¡Toda una experiencia!.

Lo primero que sorprende de Copenhague es lo animada que es. Uno puede pensar que al estar en un país nórdico no tiene mucha actividad, todo cierra pronto, etc…¡Nada más lejos de la realidad!. Hay siempre ambiente en la calle, algún concierto, exposición o evento al que acudir. Está llena de gente joven.

¡Hay que reconocerlo!, Copenhague es bonita y tanto la cuidad como los propios daneses tienen cierto punto fashion-elegante que les viene como anillo al dedo. Además, tiene este aire de ciudad ecológica con sus parques, canales y el poder ir en bicicleta que resulta especialmente atrayente.

¿Qué ver en Copenhague?

El atractivo de esta capital no reside únicamente en los monumentos, museos y otros puntos de interés, sino que la propia ciudad esconde muchos rincones por descubrir.

Aquí os dejamos lo puntos de interés principales que no os debéis perder.

Principales atracciones

El Tívoli

¡Un parque de atracciones dentro de la ciudad!. Podréis pasear por sus jardines y tomar algo en los restaurantes que encontraréis en su interior. Además, se organizan muchos eventos, conciertos, exposiciones, etc.

La Sirenita

¡Es el símbolo de la ciudad!. Aquí hay todo tipo de opiniones. Mientras muchos aseguran que sienten cierta decepción cuando la visitan, otros la ven como un símbolo entrañable cuyo significado nada tiene que ver con su tamaño.

La Sirenita de Copenhague.
La Sirenita de Copenhague.

El Kastellet

Cerca de La Sirenita, es una fortificación con forma de pentagrama que sirve de parque público.

El Palacio de Rosenborg

Este palacio era la antigua residencia de verano real. Tanto las habitaciones como el museo se pueden visitar.

Palacio de Rosenborg, en Copenhague
Torres en la fachada del Palacio de Rosenborg, en Copenhague

El Palacio Real de Amalienborg

Es la residencia actual de la familia real. Está compuesta por cuatro edificios de estilo rococó, realizados por el arquitecto Nicolai Eigtved entre 1750 y 1768, como residencia de diferentes familias de la nobleza del país. Si cuadráis horarios podéis ver el cambio de guardia.

El Palacio de Christiansborg

Es la sede del Parlamento y el Tribunal Supremo. Sus salas interiores se puede visitar, además de poseer una de las torres más altas de todo Copenhague.

La Plaza Rådhuspladsen

En la plaza Rådhuspladsen, muy cerquita de El Tívoli, se encuentra el edificio del Ayuntamiento. Destacan su arquitectura y sus estatuas. En esta plaza se encuentra además una de las principales estaciones de autobuses de Copenhague.

Rådhuspladsen, en Copenhague
Fachada del Ayuntamiento de Copenhague

La Torre Redonda (Rundertårn)

Tras recorrer sus 7 vueltas y media alcanzareis la cima de esta torre. Además, encontrareis una de las mejores vistas de la ciudad.

Round tower, Copenhague
La torre redonda, Copenhague

La Ópera

La Ópera de Copenhague es el Teatro Nacional de Ópera de Dinamarca. Está considerado uno de los teatros más modernos del mundo, encontrándose también entre las óperas más costosas del planeta. Es un grandioso y moderno edificio, que sin duda impacta con el resto de construcciones de la ciudad.

La Opera de Copenhague vista desde el Black Diamond
La Opera de Copenhague vista desde el Black Diamond

The Black Diamond

Es la Biblioteca Real de Dinamarca. Este impresionante edificio de mármol negro y de cristal, se localiza en pleno barrio de Christianshavn, junto al canal del mismo nombre.

Black diamond, Copenhagen
Black diamond, Copenhague

La Iglesia de Frederik

La Iglesia de Frederik ó Iglesia de Mármol está situada en frente del Palacio de Amalienborg. Es un templo luterano cuya construcción de alargó durante más de 150 años. Posee la mayor cúpula de Escandinavia.

La Iglesia de San Nicolás

Este edificio es una de las iglesias más antiguas de la ciudad. La actividad que desarrolla tiene más que ver con el mundo del arte, ya que es el centro de Arte Contemporáneo.

La Iglesia de San Salvador

Esta iglesia barroca es famosa por su escalera de caracol que rodea el torreón.

Zonas en las que se divide Copenhague

Por otro lado, si queréis recorrer Copenhague a vuestro aire, disfrutando de su arquitectura y su ambiente cosmopolita, no os podéis perder las siguientes partes.

Nyhavn

Este canal es una de las zonas más concurridas de la ciudad, tanto por los turistas como por los lugareños. Además, hay un gran número de restaurantes y cafeterías donde tomar algo. Os encantarán los barcos de madera y los edificios de colores.

Puerto de Nyhavn, en Copenhague
Nyhavn, en Copenhague

Kongens Nytorv

Es una de las plazas más famosas de Copenhague. En ella se encuentran el Palacio de Charlottenborg y el Teatro Real.

Calle Strøget

Se considera la vía peatonal más larga de Europa y es “la calle de las tiendas” en Copenhague. Siempre la veréis llena de gente, ¡¡tiene mucha vida!!.

Calle Strøget, city of copenhague
Calle Strøget, Copenhague

Christiania

En la zona de Christianhavn, es otro imprescindible de la ciudad que os impactará. Este barrio con gobierno propio es un lugar único y auténtico. Recordad que no podéis hacer fotos en el interior si no queréis problemas con los autóctonos…

Nørrebro

Este pintoresco barrio destaca por ser multicultural y alternativo, muy de moda entre los estudiantes y las personas de mente creativa. Nørrebrogade, la calle principal, está llena de establecimientos de kebab y tiendas alternativas. En las calles secundarias se pueden encontrar bares abiertos hasta altas horas de la noche. Los comidistas acuden a los exclusivos restaurantes y las cafeterías de moda de Jægersborggade. Muy cerca se encuentra el frondoso cementerio de Assistens, donde yacen figuras tan ilustres como Hans Christian Andersen y Søren Kierkegaard.

Vesterbro

Esta zona, antiguamente de mala fama, ha sufrido una trasformación hasta convertirse en uno de los barrios más chic de la ciudad. Está situado al oeste de la estación central de ferrocarril. Combina zonas residenciales con hoteles y algo de barrio rojo.

En Vesterbrogade, la concurrida calle principal de este barrio, hay tiendas alternativas, galerías de arte y bares. Su zona más amplia es Kødbyen, el distrito de la industria cárnica, donde se pueden encontrar espacios dedicados al arte como el Butcher’s Lab y la V1 Gallery, además de restaurantes internacionales y de cocina nórdica moderna. Los turistas acuden a la fábrica de Carlsberg para probar la cerveza danesa por excelencia y ver sus estatuas de elefantes a escala real.

Østerbro

El extenso Østerbro es tradicionalmente un barrio de familias acomodadas. Se encuentra en la zona oeste de la ciudad. Las exclusivas tiendas de diseño danés y los restaurantes de moda se suceden en la calle principal de Østerbrogade y sus aledaños. Cerca de allí está el estadio nacional del Parken, donde también juega el equipo de fútbol del Copenhague y que bordea Fælledparken, un descomunal parque con zonas de juego e instalaciones deportivas. Las orillas del lago Sortedam están llenas de corredores y ciclistas.

Frederiksberg

Es una ciudad dentro de Copenhague, con administración propia. La calle principal de este barrio de clase media-alta es Falkoner Alle. En esta pequeña ciudad se encuentra el famoso Palacio de Frederiksberg, que cuenta con un parque de 64 hectáreas y un jardín público.

Los alrededores de Copenhague

Además, si tenéis tiempo y decidís traspasar las fronteras de Copenhague podéis plantear varias excursiones y visitar los alrededores de la ciudad. Os recomendamos algunos puntos interesantes.

El Parque de los ciervos (Dyrehaven)

Se encuentra situado al Norte de Copenhague, allí encontraréis preciosos ciervos y robles.

El Castillo de Frederiksborg

Situado en Hillerød, este castillo de estilo renacentista alberga el Museo de Historia Nacional. Es el palacio más grande de Escandinavia.

Castillo de Frederiksborg, en Hillerød
Castillo de Frederiksborg, en Hillerød

Transporte

Las mejores formas de moverse en Copenhague son la red de transporte público (bus/metro), la bicicleta o andando.

Es muy recomendable alquilar bicicleta. Son en su mayoría bicis de paseo, bastante cómodas y sobra decir que la ciudad está muy preparada para moverse en bici. En caso de que no queráis alquilarla, también podéis ir andando a los sitios ya que no son grandes distancias las que vais a recorrer. Es muy recomendable también que os compréis la tarjeta “Copenhagen Card”. Es muy útil ya que con ella podéis entrar a casi todos los museos, al Tívoli y utilizar la red de transporte. Copenhague no es un destino barato, por lo que es muy interesante la opción de la Copenhague Card.

Información general de Dinamarca

Otros post relacionados:

2 opiniones en “Copenhague, elegancia y buena vida”

  1. Tan sólo unas sugerencias:

    Desde mi punto de vista (en total habré estado no más de 8 o 10 días en Copenhague durante tres viajes de trabajo), algo que nadie que tenga libre una mañana o tarde debería perderse es visitar el museo más importante de Dinamarca, la Gliptoteca Ny Carlsberg (5* en Google)

    Para amantes de la cerveza, tampoco está mal visitar el museo de la famosa cerveza Carlsberg, si es que sigue abierto.

    Cerca de Copenhague considero que hay que visitar dos pequeñas ciudades culturalmente muy importantes:
    Roskilde, con su catedral, donde están enterrados los reyes daneses (5* tuyo advisor) y su moderno museo de barcos vikingos, el segundo mejor del mundo, tras el de Oslo.
    Helsingor (Elsinor, en español), en cuyo castillo se desarrolla el famosísimo drama de Shakespeare «Hamlet».
    Roskilde, desplazamiento incluido, se ve en un día, Elsinor en una mañana o tarde.

    Dos mínimas correcciones:
    Cuando estuve en Copenhague, no existía Noma, pero no hubiera ido por qué es carísimo, incluso para Copenhague, que es ya muy caro.
    Lo que sí conocí fue un local súper clásico y popular, que se llamaba «Vin & Olgod», vamos a decir que como la versión danesa de un mesón en donde se cena a y cantaba sin parar. Alucinante sitio, al menos entonces (1982).
    Una corrección es que «mad» no es «cocina», sino «comida», exactamente igual que en noruego.

    La otra es que Nyhaven no es un canal, sino lo que hace varios siglos se denominó «nuevo puerto», que es exactamente la traducción al español de su nombre danés .

    Manrique

    1. ¡Muchas gracias por tu comentario!. Son apuntes muy interesantes, tomamos nota:). Copenhague es una ciudad encantadora con un montón de visitas muy recomendables. Desde luego las que comentas fuera de la ciudad, Roskilde y Helsingor, ayudarán sin duda a hacer el viaje más completo si cabe. Nosotras tampoco conocimos Noma, pero como bien dices, lo malo de los restaurantes daneses es que son muy caros…y es que efectivamente, la gastronomía de este país es conocida a nivel mundial por su calidad y variedad. Nos apuntamos lo que nos quedó pendiente por ver para la siguiente visita…esta ciudad invita por supuesto a repetir. Un beso!!:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *