Burdeos, el espejo de agua

«La ciudad del vino en Francia»

Burdeos es una ciudad portuaria del sudoeste de Francia, capital de la región de Nueva Aquitania y la prefectura del departamento de Gironda.

Hemos estado allí un par de veces y lo cierto es que nos gustó mucho. Tiene muy buen ambiente, sobre todo en verano. Ofrece bastantes visitas interesantes. Un agradable paseo en barco, el espejo de agua, disfrutar de sus parques, visitar la majestuosa Torre Pey-Berland y vivir el cálido ambiente del casco antiguo son solo algunas de las atracciones de las que podréis disfrutar en esta animada ciudad francesa. Dada su cercanía con España, es sin duda un destino perfecto para una escapada. ¡No os lo penséis y animaos a conocerla!.

¿Qué ver en Burdeos?

Uno o dos días son suficientes para conocer Burdeos. Es una ciudad que se debe recorrer paseando por su bonito centro histórico, sin horarios ni prisas. A continuación os dejamos los puntos que no os podéis perder.

La Plaza de la Bolsa y el Espejo de Agua

La Plaza de la Bolsa (Place de la Bourse) es el punto más importante de Burdeos y una de las obras más representativas de la arquitectura clásica francesa del siglo XVIII. Ha contribuido al auge de la ciudad, su comercio y su reputación. Fue construida bajo la administración de Claude Boucher según el diseño del arquitecto real Ange-Jacques Gabriel, entre 1730 y 1775. Desde 1869, se encuentra en la plaza la fuente del las Tres Gracias.​

El Espejo de Agua (Miroir d’eau) está situado frente a la plaza y es el más grande del mundo, con una superficie de 3450 m². Observar todos los edificios reflejados en el agua es sin duda la imagen más fotografiada de la ciudad. Una instantánea bellísima y de esas que no se olvidan:). El espejo de agua forma parte del Patrimonio Mundial Contemporáneo. 

La Plaza de la Bolsa y el Espejo de Agua

La Catedral de Saint-André y la Torre de Pey-Berland

La Catedral de Saint-André es uno de los templos más antiguos de Burdeos. Algunas partes datan del siglo XI, aún cuando la mayor parte fue edificada posteriormente y en estilo gótico clásico. La Puerta Real posee una interesante obra sobre el El Juicio Final.

Fue en esta Catedral donde se llevó a cabo la celebración del matrimonio entre Leonor de Aquitania y Luis VIII. Un majestuoso órgano catedralicio se ubica en la zona posterior del templo y es habitual que se lleven a cabo conciertos entre los meses de junio y octubre.

El famoso campanario de la Catedral es llamado Torre de Pey-Berland. Su nombre se debe a que fue mandada construir por el arzobispo Pey-Berland, impulsor de la renovación de la iglesia en Aquitania. Por supuesto os recomendamos que subáis a lo alto para contemplar la vista:).

Catedral de Burdeos
Torre de Pey-Berland, en Burdeos

Barrio de Saint Pierre

El barrio de Saint Pierre es el centro neurálgico de la ciudad y corazón histórico. Lo mejor es pasear por sus calles sin rumbo fijo: de esta manera conoceréis cada detalle a vuestro ritmo, sin prisas, dejándoos llevar por vuestro propio instinto.

Fue en este barrio donde los bordeleses se refugiaron tras la caída de la Burdigala romana. Además, el lugar donde actualmente se ubica la plaza de Saint Pierre coincide con la entrada del antiguo puerto interior, en el que atracaban los navíos cargados de mercancías para repartirlas por el resto de provincias. Los antiguos mercaderes y artesanos, que habitaban gran parte de esta zona, dejaron su impronta dotando de nombres a las calles según sus oficios (la calle de los almacenes de cereales o la de los mercaderes de baúles son solo dos ejemplos). Son nombres que se mantienen hoy día.

Veréis que hay gran variedad de restaurantes y cafeterías repartidas por todo el barrio. Esta zona es sin duda la mejor para comer. La gastronomía será por supuesto otro de los placeres en vuestra escapada a Burdeos…¡y claro está no os podéis ir de allí sin haber probado el vino de la zona!.

Plaza en el barrio de Saint Pierre, en Burdeos

La Basílica de San Miguel y La Flèche

La Basílica de San Miguel (basilique Saint-Michel) es uno de los principales lugares de culto católicos en la ciudad. Construida a partir del siglo XIV al XVI, es característica del estilo gótico flamígero.

La basílica comparte con la Catedral de Saint-André la peculiaridad de estar dotada de un campanile o campanario independiente del santuario. La torre  es también llamada por los bordeleses “La Flèche”. Con sus 114 metros de altura el imponente campanario es considerado el segundo más alto de Francia. Como en la catedral, por supuesto también os recomendamos que subáis para divisar una bonita panorámica de la ciudad Aunque no hay ascensor…¡merece la pena!:).

La Basílica de San Miguel y la Flèche, en Burdeos

La Place des Quinconces

Es una de las plazas más grandes de Europa, con una superficie de aproximadamente 126 000 m².

Fue trazada en 1820 en la ubicación del Château Trompette, con el objetivo de evitar una rebelión contra la ciudad. Adoptó su forma actual (un rectángulo alargado redondeado con un semicírculo en uno de los lados estrechos) en 1816. Los árboles fueron plantados en 1818 dispuestos en quincunces (la figura del número 5 del dado), de aquí el nombre de la plaza.

En la parte cercana al río, hay dos columnas con estatuas dedicadas al transporte marítimo de Burdeos y las actividades comerciales. En el lado más cercano al centro de la ciudad se encuentra el majestuoso Monument aux Girondins, una gran fuente ornamental que rodea una columna coronada por una estatua de libertad.

Plaza de Quinconces, en Burdeos

Jardín Público de Burdeos

Como muchas ciudades Burdeos también cuenta con su espacio verde. El jardín público está situado en el corazón de la ciudad. Un punto sin duda perfecto para relajaros y hacer una parada en vuestra visita.

El espacio es bastante grande y alberga numerosos espacios de juegos y zonas para niños, además del famoso teatro de marionetas Guignol Guérin. El jardín está rodeado de una sucesión de casas señoriales, donde se encuentran el Museo de Historia Natural y un antiguo Jardín Botánico.

Este área verde cuenta con la distinción de «Jardin Remarquable de France» que premia a los jardines más destacados del país. 

El jardín público de Burdeos

La Puerta Cailhau

¡Veréis que en Burdeos hay bastantes puertas, de esas como «torrecitas medievales»!:). La llamada Porte Cailhau es la más importante. También denominada Puerta del Palacio es una de las antiguas entradas de la ciudad amurallada de Burdeos. Sus orígenes se remontan al siglo XV. Dada su situación en la zona cercana al río, la porte Cailhau era el acceso principal a la ciudad desde el puerto.

Puerta Cailhau, en Burdeos

El puente de piedra

El puente de piedra (Pont de Pierre), es un puente que atraviesa el río Garona, uniendo la orilla izquierda (Cours Victor Hugo) con el barrio de la Bastide (Avenue Thiers) en la orilla derecha. Está registrado como monumento histórico desde el 17 de diciembre de 2002.

Fue el primer puente sobre el río, construido por orden de Napoléon I entre 1810 y 1822.

El puente de piedra de Burdeos

El Gran Teatro de Burdeos

Otro de los edificios emblemáticos de esta ciudad. El Grand Théâtre (Gran Teatro) fue inaugurado en 17 de abril de 1780 con la obra Atalía de Jean Racine, y mandado construir por el mariscal Richelieu. En 1789 tuvo lugar el estreno del ballet La Fille Mal Gardée y allí Marius Petipa coreografió sus primeras obras.

Fue diseñado por el arquitecto Victor Louis (1731-1800), ganador del Gran Premio de Roma y que intervino en los jardines del Palais Royal y en el Théâtre Français de París.

Está declarado monumento histórico de Francia, tiene 88 metros de largo por 47 de ancho con una sala para 1,100 espectadores.

El Gran Teatro de Burdeos

El Grosse Cloche

El Grosse Cloche de Burdeos es el campanario del antiguo ayuntamiento de la ciudad. Junto a la puerta Cailhau, es uno de los pocos monumentos civiles de origen medieval que conserva Burdeos. Fue construido en el siglo XV sobre los restos de la antigua puerta de San Eloy (también llamada Puerta de Santiago) del siglo XIII. Bajo el mismo pasaban los peregrinos hacia Santiago de Compostela.

La campana actual se incorporó en 1775 y pesa alrededor de 7800 kg. Suena cinco veces al año en fechas señaladas. El reloj incorporado en 1759 según los planos del matemático y astrónomo Paul Larroque ha sustituido al de 1567 realizado por Raymond Sudre. 

El Grosse Cloche, en Burdeos

El Ayuntamiento

También conocido como Palacio Rohan, el Ayuntamiento de Burdeos fue construido en 1771 en el elegante estilo neoclásico Luis XIV. 

No fue hasta 1836 cuando el Palais Rohan se convirtió oficialmente en el Ayuntamiento de la ciudad. Hoy en día, el edificio está rodeado de jardines ingleses y alberga el Museo de Bellas Artes, una de las mayores galerías de arte en Francia fuera de París.

Ayuntamiento de Burdeos

La Plaza Gambetta

Es otra de las principales plazas de la ciudad. En este rincón de Burdeos encontramos un jardín paisajista de 1880, un lugar muy frecuentado especialmente en verano.

La Plaza Gambetta de Burdeos

La ciudad del vino

Burdeos es conocida como la ciudad del vino (la cité du vin) en Francia y existe un lugar que nos recuerda este hecho. La idea del arquitecto que diseñó el edificio fue la de simular un decantador de vino, el resultado la verdad que es más abstracto y evocador. Cuando accedáis a la exposición os entregarán una audioguía (en español o el idioma que elijáis). El museo es muy completo y hay muchísima información así que se puede estar buena parte del día si queréis. Al finalizar podréis subir al mirador por los ascensores de la entrada y al llegar os darán una copa de vino a vuestra elección.

El Río Garona

Pasear cerca del río es sin duda otro de los planes estupendos que hacer en Burdeos. El diseño de esta zona fue creado hace pocos años por el paisajista Michel Corajoud.

El Triángulo de Oro

Para todos los amantes de las compras, esta propuesta es fundamental. ¡Llega el momento de hablar de shopping!. Para ello nos tenemos que dirigir al conocido como Triángulo de Oro, una zona del casco histórico que se extiende entre la Plaza Gambetta, la avenida de Tourny y el Gran Teatro.

Este triángulo, también llamado Barrio de los Grandes Hombres, concentra gran parte de la actividad comercial y se encuentra repleto de tiendas de lujo y llamativos escaparates. Eso sí, para animarse a gastar en esta zona hay que ser consciente de que es necesario llevar bien preparada la cartera. ¡No todos los bolsillos son aptos para estos comercios!.

Además de negocios de moda, este sector cuenta con cafeterías y restaurantes en los que poder hacer una parada para recargar fuerzas. Para pasear sin estar pendiente del tráfico y del caos que este supone, las calles Porte Dijeaux y Sainte-Catherine son perfectas porque son peatonales.

Transporte

La ciudad de Burdeos es perfectamente asequible para recorrerla andando y es como se debe hacer. Pasear por su centro histórico y observar su animado ambiente, sobre todo en verano, es sin duda un placer para cualquier viajero. 

Burdeos cuenta con aeropuerto. Es el Aeropuerto de Burdeos-Mérignac, que está localizado en Mérignac,  a 10 km al oeste de la ciudad. También se puede llegar en tren desde distintos puntos.

Información general de Francia

Otros post relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *